Histórico
23 abril 2014El Enganche

Real Madrid-Bayern: Benzema, Ribery y el camino recto

Benzema - Ribery

Por Alberto Piñero (@pineroalberto), periodista cobertura diaria Real Madrid

Las semifinales de Champions League tienen cierto sabor francés. Y no, eliminado el PSG, no hay ningún equipo galo entre los cuatro mejores del Viejo Continente: a saber, Atlético, Chelsea, Bayern Múnich y Real Madrid. Sin embargo, no es menos cierto que las opciones de estos dos últimos equipos sí que pasan por dos de sus figuras: Franck Ribéry y Karim Benzema, respectivamente, emblemas de la selección francesa, pero también de Bayern y Real Madrid. Amigos, pero también rivales este miércoles. Enemigos íntimos, que se diría. Muy íntimos, además. Pues el ‘7’ y el ‘9’ comparten algo más que unas semifinales europeas. No obstante, hablar de las dos estrellas galas es hacerlo de las dos esperanzas del combinado del gallo para este próximo Mundial de Brasil. La selección española les obligó a clasificarse a través de la repesca, pero sus registros les avalan: 19 goles y 12 asistencias en 61 partidos el delantero, por los 15 goles y 24 asistencias del extremo en 76 encuentros.

Dos Eurocopas lleva disputadas el ariete y el ahora bávaro jugó también los Mundiales de Alemania y Sudáfrica. En 2010, Raymond Domenech dejó fuera de la convocatoria a Benzema por su bajo nivel. Lógico. Y quizás fuera hasta mejor para él incluso que su debut mundialista no llegara hasta este 2014 que le coge ya maduro, futbolística y personalmente. Pues el paupérrimo papel de la selección francesa en Sudáfrica, con múltiples altercados dentro de la propia expedición gala, dejó marcados, entre otros, al propio Franck. Es ese Mundial de Sudáfrica uno de los puntos de unión entre la faceta puramente futbolística ambos, con su lado más extravagante y polémico fuera de los terrenos de juego. Pero no es el único, ni mucho menos. Hablar de Ribéry y Benzema es hacerlo de dos de los jugadores franceses más exitosos, que en su carrera han sumado nada menos que 25 títulos colectivos. Son dos triunfadores natos, cada uno en su faceta sobre el campo. Pero a su vez, son también dos provocadores licenciados. Les enfants terribles.

Los dos son amigos, los dos son las estrellas de su selección y los dos son claves hoy en día en clubes referenciales. Pero si algo les ha unido para el resto del mundo, es su afán de protagonismo extradeportivo

Ribey - BenzemaAquel Mundial de Sudáfrica no fue sino una piedra más en la abrupta trayectoria de Franck Ribéry. Siendo uno de los veteranos del combinado galo, el de Boulogne-sur-Mer quedó señalado como uno de los instigadores cuando la selección francesa le negó a Raymond Doménech un entrenamiento tras expulsar a Nicolas Anelka por, supuestamente, insultar al seleccionador. Ya afincado en Múnich, aquel incidente le restó popularidad en su Francia natal, hasta el punto de que alguna encuesta apuntaba a que un 66% de la población gala decía tener una mala imagen de Ribéry, incluso en los días previos a la gala de la FIFA que le podía haber convertido en Balón de Oro escasos cuatro meses atrás.

La cuestión es que Franck Ribéry nunca tuvo una vida fácil. Aunque no suele publicitarse así, el galo es, de hecho, un ejemplo de superación en la vida. Abandonado por sus padres en un convento de monjas, a los dos años un accidente de tráfico estuvo a punto de costarle la vida. No fue así, por poco. A cambio, le quedaron más de cien puntos de sutura que remodelaron inevitablemente su cara. ‘Scarface’ le llamaban sus compañeros del colegio por sus cicatrices, ensañándose con el pequeño, quien en lugar de apocarse, fue forjando una personalidad dura y áspera. Se escapaba del convento para jugar al fútbol, y sobrevivió como albañil hasta que el US Boulogne le dio la oportunidad de cumplir su sueño. Poco a poco, entre Ales, Brest, Metz, Galatasaray y, sobre todo, Olympique de Marsella y Bayern Múnich, terminó de materializarlo. Hasta el punto de, como vigente campeón de Europa, imponerse a los Lionel Messi y Cristiano Ronaldo en un galardón individual como el Mejor Jugador UEFA del 2013. Faceta que sólo Andrés Iniesta también lograría. Cuestión de genios.

La vida de los dos franceses más famosos del fútbol actual, tiene un patrón único en su infancia, donde ambos superaron problemas muy complejos. Su carácter así lo reflejó

Karim Benzema, cuyos tropiezos en público son bastante más numerosos que los de su compañero Ribéry, tiene sin embargo buena fama. De origen argelino y forjado en la siempre espinosa Lyon, tampoco Karim tuvo una infancia sencilla, en el seno de una humilde familia numerosa, junto a sus ocho hermanos. Pero por el contrario, Benzema siempre pareció tocado por una varita, señalado como el niño mimado del fútbol francés desde que hiciera su aparición en el Olympique al grito de “¡No os riáis de mí, he venido a quitaros el puesto!”, y con su Trofeo Bravo bajo el brazo. Triunfó ya en Francia antes de dar el salto al Real Madrid, lo que le granjeó muchas filias en su país natal, y llegado a la capital española también ha estado bien protegido por los Zinedine Zidane y Florentino Pérez. Su carácter introvertido y su estilo de pincel fino sobre el césped, terminaron de hacer el resto en pos de construir una imagen para Benzema como si se tratara de una figura de porcelana: bella, ligera y frágil, a partes iguales. ­Derrochando magnetismo para los enamorados del fútbol, capaz de eclipsar así sus frecuentes muestras de indolencia sobre el césped. Y ello, pese a que ha tenido también varias salidas de tono fuera de los terrenos de juego. Por sus accidentes automovilísticos, sus multas de tráfico, y sus escarceos amorosos, aireados sin control por Francia y España.

Benzema - ribery

Zahia Dehar, una prostituta de lujo, estuvo a punto de romper para siempre la carrera de los dos cracks franceses. Su nivel jugó a su favor pero también su amplia billetera para debilitar cualquier rumor que buscara perpetuarse

Especialmente uno, aquel en el que cruzó definitivamente su trayectoria con la de Franck Ribery fuera de los terrenos de juego, aquel en el que ambos terminaron de ganarse el honor de ‘enfants terribles’, aquel en el que estaba Zahia Dehar de por medio, la mujer que a punto estuvo de arruinar las carreras de Benzema y Ribéry, los dos franceses con más proyección del momento. Acusados ambos jugadores en verano de 2010 de mantener una relación con una prostituta menor de edad, la propia Zahia, este pasado mes de enero ambos fueron absueltos por la Justicia francesa. No porque ambos no compartieran lecho con la citada mujer, que entonces efectivamente no había cumplido la mayoría de edad, sino porque se demostró que ninguno de los jugadores que participaron en aquella orgía conocían la verdadera edad de la joven. Las tetas, a punto estuvieron de dejar sin hueco a las sopas en la boca de Ribery y Benzema, siguiendo el refrán español.

22 y 26 años tenían entonces el delantero y el extremo, respectivamente. Ambos habían jugado ya en la selección francesa, y se habían enfrentado incluso en la Ligue 1, pero aquella decisión de compartir también compañía en la cama, a punto estuvo de costarles su carrera en el fútbol. Una lástima para el deporte rey, hubiera sido. Y un abismo el que ambos vieron tan cerca que desde entonces optaron por el camino recto, el alejado de los acantilados. La infancia marcó la fuerte personalidad de ambos y sus primeros pasos en el fútbol de élite. Seguramente el ‘caso Zahia’, entre otros factores, marcó de la misma manera su madurez futbolística. La de un Benzema que hoy es padre de una niña, e imprescindible en la selección y el Real Madrid. La de un Ribéry que comanda con puño de hierro al equipo más fuerte del Viejo Continente desde la regularidad que también le permitió alcanzar el premio al Mejor Jugador de la UEFA en 2013. La de una pareja que son los deportistas segundo y tercero mejor pagados de toda Francia, sólo por detrás de Tony Parker. La de una pareja que este miércoles comparten sólo el sueño de una final de Champions League en Lisboa, cada uno por separado, y ya no tanto aquellas fantasías de hacerse hombres fuera del campo a base de mujeres, coches y declaraciones altisonantes. Les enfants terribles, et les adultes adorables.

También te interesa: Real Madrid: Ancelotti, indiscutible protagonista

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche