Histórico
18 abril 2014El Enganche

MLS: Atlanta, el termómetro de la evolución

Atlanta 2017

Por Sergio Gutiérrez (Analista de fútbol estadounidense y MLS)

La Major League Soccer continúa su expansión y crecimiento hacia lo más alto y vuelve a anunciar un equipo nuevo. Atlanta, será el numero 23 acercándose así, al cierre de proyecto de comisionado de la liga, Don Garber, que apuntaba a 24 equipos antes del 2020 fecha en el que se revisara al completo la competición y se deberán determinar los planes de futuro de la liga. Este es el cuarto anuncio de una franquicia nueva que llega a la MLS en menos de un año, tras New York City, Orlando City y Miami. 2017 sera cuando el nuevo equipo comience su participación en la liga, tan solo quedando en el aire el comienzo de la franquicia de Beckham en Miami, que no será anunciada hasta que termine de confeccionar su plan de estadio.

Atlanta no es un candidato nuevo. La “capital del sur” genera muchas dudas en el entorno MLS, ya que sus puntos débiles son los que han conseguido que las franquicias de reciente creación estén consiguiendo un éxito sin precedentes dentro del fútbol de Estados Unidos. Atlanta no tiene un respaldo social grande, ni siquiera una estructura creada que venga trabajando desde hace un tiempo en la creación de un equipo de fútbol. Por contra, tiene dos puntos fuertes que le han servido para convencer a la liga de forma prácticamente rotunda. Una de ellos es su propietario. Arthur Blank es uno de los gerentes deportivos de EEUU con más colchón económico del país. Su aportaciones de dinero al equipo del que es propietario, Atlanta Falcons de la NFL, es un ejemplo del potencial que puede llegar a ser este nuevo equipo. Blank lleva mucho tiempo estudiando la entrada en la MLS pero no ha sido hasta ahora cuando ha decidido que el momento era el ideal. El segundo punto clave es su nuevo estadio. Muchas ciudades con sus inversionistas detrás, tienen capacidad social y económica para lanzar un equipo en la MLS, pero todos ellos se topan con el problema de la construcción de un estadio acorde a las exigencias. El imperio ya es una realidad.

Atlanta - 2017

El nuevo Georgia Dome de Atlanta cuenta con una capacidad de 70.000 personas y su costo será de más de $1.000M, siendo tecnológicamente el estadio más moderno del mundo cuando abra sus puertas a comienzos del 2017. Su situación está en pleno corazón de la ciudad y sus tantos sus accesos como su comunicación son toda una envidia en la liga. Los responsables del nuevo equipo, necesitan dar rentabilidad a esa potente inversión, y debido al interés que siempre había tenido Blank en la MLS y el gran compromiso de sus hijos con el fútbol, hacen que la ecuación resulte ideal para todas las partes. Evidentemente llenar el estadio en su totalidad no es el objetivo del club, por lo que han decidido diseñar sus gradas de forma que se pueda estructurar para la MLS en una capacidad de 29.000 personas al estilo de cómo se transforma el BC Place de Vancouver. La MLS sabe que este estadio en caso de tener éxito el equipo deportivamente, socialmente puede tener una explosión como la que se produjo en Seattle y finalmente pueda ser capaz de ir abriendo más zonas con lo que su ampliación sería fácil (Atlanta posee el aeropuerto internacional más grande mundo y es sede de Coca Cola o Home Depot Center).

Atlanta tendrá un estadio modelo, imperial, único en todo el mundo por su nueva tecnología. Lo estrenarán y darán a conocer al mundo en 2017

Hasta aquí seria el plan bonito y deseoso que tiene Atlanta y la MLS. El problema es hacer que esta franquicia tenga éxito. Si nos basamos en cómo le ha ido a Atlanta Silverbacks, equipo que compite en la NASL, solo podemos tener la incertidumbre como primera respuesta. El fútbol en Atlanta genera interés, sobre todo entre la creciente población latina que cada año aumenta su presencia en Atlanta. Pero la ciudad es principalmente poblada por afroamericanos que ven el fútbol como un elemento extraño en el deporte diario. En un intento por dar cercanía y aglutinar al mayor número de fans posibles, Blank ha querido que tanto el nombre definitivo como el escudo y los colores del equipo lo elijan los propios fans enviando sus propuestas, una medida similar a la que se ha llevado a cabo por parte del New York City FC, aunque en su caso solo entraba en concurso la elección del escudo.

La otra franquicia actual de la ciudad, los Atlanta Silverbacks, son uno de los líderes de la NASL, pero su seguimiento dista mucho de lo que pretende conseguir la MLS para que su decisión triunfe

Atlanta MLSLas experiencias de Arthur Blank en su antiguo estadio, con amistosos internacionales o partidos de la selección estadounidense siempre han tenido éxito con presencia de 50.000 a 60.000 aficionados que acudían al estadio, pero esto choca frontalmente con el seguimiento de los Silverbacks en la NASL. El primer equipo profesional de fútbol de la ciudad, registraba unas pobres entradas de 2.000-2.500 aficionados en sus primeros años en la liga. El pasado curso con el equipo liderando la competición aumento la presencia de aficionados hasta los 5.000, siendo la asistencia máxima de 9.000 en la final de la liga entre Atlanta y el New York Cosmos, que los Silverbacks perdieron en su propio estadio. Estos datos nos llevan a reflexionar sobre la idea, cada vez más certera, de la poca pasión y seguimiento que se tiene del deporte en el SouthEast de Estados Unidos. La población se volcó con sus equipos cuando son ganadores pero los abandona cuando son meros competidores.

La liga busca un impacto similar ahora en Florida y la entrada de Atlanta como tercera parte del pastel. El nuevo trío de equipos en el sur del país cuenta con una presencia económica y de imagen muy buena en el exterior, pero tan solo en Orlando hay una semilla plantada deportiva y social que seguro se convertirá en éxito, dejando a sus vecinos en toda una incógnita de la que depende seriamente el futuro de la MLS. El nombramiento de las tres franquicias en menos de un año de margen, es un plan estudiado por parte de la liga que no convence a todos, pero que puede cambiar el panorama deportivo del país a medio plazo. La creación de una nueva rivalidad en esta zona del país, debería ayudar a que el interés crezca pero sin lugar a dudas, es una opción arriesgada que presenta todo un desafío para la MLS. Atlanta será un termómetro ideal para saber dónde se sitúa la MLS en las puertas del fin de década y saber si el fútbol en Estados Unidos va a poder intentar el asalto hacia el lugar de las grandes ligas.

También te interesa: MLS: El auto-control de los sueldos millonarios

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche