Histórico
20 marzo 2014Andrés Cabrera Quintero

Red Bull Salzburgo: ¿Espejismo o realidad?

Soriano

En las últimas fechas se ha puesto de moda hablar del Red Bull Salzburgo. Palabras de elogio en su mayoría. Un club que está firmando una temporada, hasta la fecha, para enmarcar. Camino de una nueva Bundesliga austriaca, en cuartos de la copa (siendo claro favorito) y a un paso de meterse entre los ocho mejores de la Europa League, las expectativas son elevadas. En el trofeo continental, el alma mater de este equipo, ya fue finalista en 1994. Mucho han cambiado las cosas desde entonces, el torneo para empezar, ya no se llama Copa de la UEFA y el equipo, ahora perteneciente al imperio Red Bull, se llamaba por entonces Casino Salzburgo. Otros tiempos, quizás menos mercantilizados, con otra idea de fútbol. Ahora, al hilo de esta gran campaña de los austriacos, surge una pregunta, el Red Bull Salzburgo, ¿es un espejismo, o por el contrario, tenemos a un equipo capaz de todo?

Fase de grupos perfecta. Comenzaba la Europa League, y los austriacos fueron encuadrados en un grupo junto a Esbjerg, Elfsborg y Standard de Lieja. Como era obvio, el equipo de la bebida energética, pasó fácil. Lo que no se esperaba es que ganara los seis partidos, algo que solo el Tottenham pudo emular en la competición. Hasta aquí, todo entraba dentro de una relativa normalidad. La verdadera sorpresa, y primer signo de grandeza de este Salzburgo se dio en el primer cruce directo. El sorteo le emparejó con un cuatro veces campeón de Europa, el Ajax, que venía eliminado de la Champions, pero tras haber ganado a todo un Barcelona. Partido de alto voltaje. El 0-3 en el Amsterdam Arena, con un recital, sobre todo, de Jonathan Soriano, significó que muchos comenzaran a percatarse del potencial de este equipo, a otros cuantos aún les quedan dudas, pese al 6-1 global que le endosó al Ajax. Hoy es un día para que el Red Bull Salzburgo acalle a los segundos. 

Hay escepticismo con el Salzburg. Por un lado es la clara revelación imparable y, por otro, sus opciones parecen limitadas al rival que le caiga en las eliminatorias

El momento actual del equipo austriaco, tiene dos prismas. En primer lugar, tenemos a los escépticos. Gente incrédula, que si bien sabe de la buena temporada del equipo que dirige Roger Schmidt, pone en tela de juicio el nivel de los adversarios. Ciertamente, la competitividad del campeonato austriaco es baja, con tan solo diez equipos en la liga, y con la única competencia de los equipos de Viena, los cuales se han descolgado este año. Ahora mismo el equipo de Salzburgo aventaja en 27 puntos a su más inmediato perseguidor, el Grödig. Sólo restan 9 jornadas, por lo que este fin de semana, casi con toda seguridad alzará el primer título de la temporada. Estas personas desconfiadas, a las que antes no referíamos, saben que a la hora de la verdad, pocas alteraciones hay en el fútbol, siempre acaban ganando los títulos los más grandes. No hay licencia para soñar. El Salzburgo lo ha hecho muy bien, pero aún no se ha topado con un gran coco. Éste es su punto de vista.

Red Bull SalzburgEn el otro lado de la balanza, se encuentran los soñadores. Románticos de la magia del balón que creen que todo es posible. Aunque los verdaderos románticos del fútbol, jamás querrían que un equipo con nombre de una marca, de bebida energética en este caso, ganara algo. Incluso, una buena parte de aficionados tradicionales del Austria Salzburgo o Casino Salzburgo reniegan de este equipo, casi igual que los dueños de Red Bull, reniegan del pasado del club. Los soñadores, que esperan el efecto sorpresivo del Salzburgo, sustentan sus argumentos con datos. El equipo del que tratamos sólo ha perdido dos partidos en toda la temporada, ante el Admira y el Rapid Viena. Ambos los perdió de forma consecutiva en noviembre. Desde entonces camino despejado para los de Schmidt. También, un dato muy recurrente es que hasta la fecha es el único equipo en ganar al Bayern en 2014. Lo hizo en un amistoso en el descanso invernal que tienen las competiciones de Alemania y Austria. El resultado fue apabullante, 3-0 ganó el Red Bull Salzburgo. Para colmo la victoria se dio en el día del cumpleaños de Pep Guardiola. Los creyentes en que el dominio de este equipo se puede expandir por Europa, tienen datos para creer. Soñar es gratis para ellos.

La idea de ver a un equipo de una liga ‘menor’ en fases europeas tan avanzadas, recuerda romanticismos de antaño, pero todo pierde fuerza cuando su abanderado es una marca de bebibas energéticas…

Buena parte de la respuesta a la pregunta sobre la que gira este texto se resolverá esta noche. El Salzburgo juega la vuelta de los octavos de final ante el Basilea. Una eliminatoria que sigue completamente abierta tras el empate a nada de la ida. El trasfondo de este duelo, va más allá de una simple eliminatoria. A un lado, estará el club revelación de esta edición de la Europa League, al otro, el equipo revelación de la pasada. Los suizos se plantaron en semifinales el curso anterior, tras una eliminatoria espectacular ante el Tottenham. Sólo un Chelsea, a la postre campeón, pudo frenarles los pies. El Basilea pese a perder a Salah, aún mantiene a jugadores claves el año pasado como Sommer, Streller o Stocker. Por su parte, el Red Bull Salzburgo cuenta con el máximo goleador de la competición, Jonathan Soriano. Además es el jugador español que más tantos lleva esta temporada. Al delantero catalán le acompaña en punta de lanza, Alan. Dos futbolistas complementarios. Acompañados por los costados por Kampl y Mané, los cuales están realizando un buen papel este año. Todo abierto de cara a esta eliminatoria. Todo o nada a un partido.

Espejismo o realidad. Realidad o espejismo. Llegados a este punto y tras ver los dos enfoques, el posicionamiento a un lado u al otro, vendrá acompañado en parte por la personalidad de cada uno. Particularmente, creo que aunque elogiable, a la campaña del Salzburgo aún les falta rivales de entidad. Oficialmente, sólo esa eliminatoria ante el Ajax, prueba la supuesta fortaleza de los austriacos. Mi posición es reservada con respecto a un supuesto título continental de los de la bebida energética. Considero que hay equipos superiores en liza, que podrían hacer sufrir a los austriacos, siempre y cuando pasen la eliminatoria, lo cual tampoco es sencillo. Aunque siempre el fútbol nos puede tener deparada alguna sorpresa. La experiencia me dice que no sólo con sueños e ilusiones se ganan campeonatos, pero también la experiencia me ha llevado a error en otras ocasiones. En unos meses, igual me trago mis palabras. Quién sabe. El fútbol es maravilloso y a veces los espejismos se convierten en realidad, otras no son más que neblina ante nuestros ojos. Sueños, en todo caso, con un balón de por medio.

También te interesa: TOP 5 delanteros de Europa League

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche