Histórico
25 marzo 2014Jose David López

Manchester United: Fellaini, la herramienta indecisa

Fellaini - Manchester UnitedHace cinco años, el aeropuerto de Luton sirvió de contexto para uno de los momentos más delirantes en la carrera de David Moyes. El entonces técnico del Everton, llevaba semanas hablando con la directiva del Standard de Lieja (dentro de su perfecto trabajo de cantera, tenía una generación de oro). Su mirada no se desviaba hacía meses. Aquél gigante, corpulento y físico centrocampista que empezaba a demostrar potencial para un nivel superior liderando aquella gran hornada flamenca, le impedía concentrarse y descansar. El técnico escocés (ya representaba en los Toffees la libertad de acción que los clubes británicos ofrecen a quienes adoran por su ardua labor deportiva), sabía hace tiempo que los graves problemas económicos arrastrados, le iban a impedir nuevamente reforzarse como desearía. Su principal necesidad era un delantero, pues la falta de gol le condenaba cada curso a aligerar sus pretensiones clasificatorias y no existía capacidad monetaria real para asumir dos traspasos de altas inversiones. Aquella noche en Luton, los agentes del joven cancelaban el traspaso y, cabreados por la falta de dinero inglés, regresaban en su jet privado.

Pero Moyes, consciente de que era su última oportunidad para dar un vuelco a las ambiciones deportivas en Goodison Park, salió corriendo junto a dos miembros de su directiva. Cuando ya estaba en la pista, con los aviones insonorizando sus oídos y los papeles del contrato por el suelo, los gestos le permitieron ser vistos por los representantes del jugador, que interpretaron aquellos sonidos y caricaturescos rostros como una cita en Bruselas horas después. Así fue, antes de que el día siguiente finalizara, aquella madrugada alocada había permitido cerrar el que era y aún es, el fichaje más caro de la historia del Everton. Ese adolescente que había crecido más rápido que los demás, que abarcaba más metros que nadie y que era capaz de destruir o rematar conforme a las necesidades del partido, encandilaba a media Europa pero el sprint del aeropuerto y 24,7 millones de euros, llevaron la ‘melena’ más famosa del fútbol europeo al barrio blue de Mersey. En días, deslumbraría. En meses, enamoraría. En años, se convertiría en referencia absoluta para el estilo de un David Moyes que ahora tiene el reto de hacer funcionar su preciada herramienta en Old Trafford.

Y el primer problema no habla de planteamientos ni renovaciones tácticas, porque a primera vista, la falta de organización hizo que un refuerzo clave no se cerrara hasta el último día de mercado. Error grueso teniendo en cuenta que hace años, todo mancuniano entiende que la presencia de un mediocentro creativo y de calidad técnica en transición, es vital. Una posición con mermas que debió tener varios refuerzos para paliarlos ya a principios de verano, pero en contraposición con sus principales rivales por el título en la Premier (Chelsea y Manchester City), ha sido el que más tarde y con menos cartel ha ampliado sus alternativas de plantilla. La dificultosa marcha de Alex Ferguson, esa etapa de transición organizativa y estructural en los diferentes escalones del club, no fue el mejor inicio para Moyes, que perdió semanas de desarrollo en el mercado más allá de que a última hora una llamada de Pep Guardiola destrozó el que ya tenía ‘apalabrado’, Thiago Alcántara (el español sí era el único interés real y pactado con su entorno). Ese desliz inesperado cuando todo estaba programado para que el ex azulgrana liderara la nueva idea mancuniana, impuso ritmo frenético y precipitado a las operaciones del club, que empezó a lanzar ofertas indefinidas y poco concretas (Cesc-Baines-Ander Herrera) cuando el valor de los jugadores alcanza su tope máximo ya en los últimos días de mercado.

Fellaini 2012 - Everton (WhoScored.com)

Uno de los ex ayudantes de David Moyes en su anterior etapa, ha tenido que admitir que su experiencia y habilidad en contrataciones siempre fue ligada a otro entorno: “Los fichajes del Everton tenían que ser muy concretos. Buscar jugadores de nivel, calidad y talento, pero no demasiado como para no querer jugar en el Everton”. El técnico no ocultó que es así y respondió que es un sistema nuevo para él (aunque personalmente, insisto en que es mucho más fácil fichar para un club con aspiraciones máxima que para uno más humilde). Las comparaciones con la aureola majestuosa que Alex Ferguson transmitía cuando se interesaba por un jugador y cómo abanderaba su sola presencia cada transferencia, es algo que ahora complica a quienes pretende contratar el club, pues el Sir está pero en la sombra. Muchos han criticado la falta de ambición del nuevo míster, pero la única realidad es que el United ha tenido un cambio mucho más importante en este sentido, la llegada de Ed Woodward como nuevo presidente ejecutivo. Su mano es determinante en cada operación y, al contrario que en etapas previas, debe encontrar su camino en este tipo de decisiones trascendentales para un club en la élite. Un aprendizaje compartido que ya ha quedado en entredicho pero que debe tomar nota de lo ocurrido.

El único que llegó fue el que realmente Moyes sabía que sí esperaría su llamada y que nunca le daría la espalda. Todos supieron siempre que sería un traspaso a cerrar. Ni la primera ni la quinta opción, sino una que no se escaparía. Fellaini costó 32 millones de libras (curiosamente cuatro millones más de lo que estaba considerada su cláusula, que expiró meses atrás) y pese a que sería osado y además erróneo decir que es el tipo de jugador que necesita el Manchester United, es uno de los grandes jugadores de la Premier y de Europa en los últimos años. Lo primero, presencia física en la medular, fuerza, agresividad y corpulencia que se ha perdido paulatinamente tras la enfermedad de Darren Fletcher o las lesiones que apartaron a Owen Hargreaves, y que solo la aparición puntual de Phil Jones en esa zona han ofrecido en alguna ocasión. Fellaini multiplicará esa preponderancia muscular y pulmonar, hasta el punto que, solo en los dos últimos cursos, el belga realizó más faltas en ese sector del campo que cualquier otro jugador del United (fue el que más faltas realizó en todo el campeonato con 176).

“Los fichajes del Everton tenían que ser muy concretos. Buscar jugadores de nivel, calidad y talento, pero no demasiado como para no querer jugar en el Everton”

Fellaini como enganche - 2013Pero esas cualidades del nuevo refuerzo devil, se contrastarán muchísimo más en labores ofensivas. Fellaini se convirtió en comodín atacante estos años, apareciendo con libertad en zonas cercanas al área, adentrándose en ella para rematar y hasta siendo la excusa ideal cuando el guion del partido llevaba a la búsqueda constante de su cabeza en un intento desesperado por destruir defensas rivales. Su cabeza surtió efecto muchas veces, descontrolaba enemigos y obliga a recular a los defensores, que acaban sufriendo notablemente con la sola presencia corpulenta-física-imponente de Marouane. Tanto se notó el aumento de su rentabilidad cuando actuaba en las cercanías del gol, que empezó a jugar muchísimo más adelantado, reactivando las operaciones entre líneas y revitalizando unas labores de enganche que poco se asemejan a las talentosas, clarividentes y mágicas atribuidas históricamente a quienes disfrutan de ese rol. Una labor que contrastó, que se vincula más a clubes con claros problemas en construcción de juego y que, evidentemente, suelen partir con humildad cada partido para ser verticales sin temor a quedar en evidencia.

Eso deberá asumirlo y gestionarlo el United. Buscar a Fellaini aseguró al Everton 33 goles y 14 asistencias (un porcentaje superior al 45% de los goles generados por el club), pero la dinámica de mediocentros llegadores en Old Trafford es radicalmente opuesta si recordamos que Cleverley es quien más tantos aportó y solo fueron 2. Estudiar el efecto de Fellaini en el ataque mancuniano llevará tiempo, pero su altura será difícil de ignorar como solución básica, simple y rentable ante la falta de ideas o ritmo en partidos concretos. Sobre todo teniendo en cuenta que su eficacia por alto es enorme, ya que el pasado año sumó 5 balones ganados en situaciones ofensivas de juego aéreo (superando a Vidic que es, con 4.2, el mayor peligro de la plantilla en esas lides). Los beneficios de la corpulencia, musculatura y centímetros del belga, son evidentes y notorios, por lo que su cercanía al área y presencia junto a los delanteros (Rooney-Van Persie-Welbeck), será constante.

“Siempre que llega para ocupar espacios en el área desde atrás, rentabiliza sus esfuerzos. El mejor rencimiento de Fellaini, cerca del gol”

Sin embargo, desde su llegada y tras unas cuantas pruebas desafortunada, David Moyes parece haber entendido que el rol de su fichaje no será el que hubiera deseado en el mejor de los casos. Como acompañante de mediocentro, la decepción no se hizo esperar (no compagina con Carrick y mucho menos con Cleverley). Encontrar la perfecta sintonía al refuerzo estelar del verano, necesitará un periodo de transición donde se seguirá dejando ver como acompañante de un mediocentro más (Carrick), como enganche (siendo el más centrado en una línea de tres con dos extremos por detrás del punta) e incluso como segundo delantero (con Van Persie delante, como hemos mostrado en la imagen derecha). Fellaini activa muchas cualidades a ataque y a la medular, aunque no las que quizás se deseaban con mayor prioridad. En una zona donde se buscaba un perfil de jugador completamente opuesto, Moyes ha decidido conscientemente en solo unos meses, recuperar al jugador que actuaba como ganzúa de su identidad. Ahora, tras no triunfar en los primeros meses y quedar expuesto ante las críticas, el escenario será más exigente y la demanda más factible, pero todos tienen la lección aprendida para que la herramienta indecisa acaba siendo la cabellera más mediática del planeta.

Todos los articulos de la sección Fútbol Curioso

Síguenos también en Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche