Histórico
27 marzo 2014Jose David López

Inter: Zanetti, general por casualidad

Zanetti - Inter

Dicen aquellos que conocen bien las profundidades urbanas que escode Buenos Aires, que uno de los barrios obreros por naturaleza está ubicado en Dock Sud, donde la delincuencia y la moralidad son rivales históricos. El Ferrocarril del Sud lo une al resto de la ciudad y gracias a él, muchos de sus jóvenes pueden acudir a las escuelas de la zona. Uno de ellos, decidió combinar aquellas rutas de enseñanza con el trabajo necesario para ayudar a su familia a mantenerse en pie hasta final de mes. Una mano en la albañilería con su padre, otra en el reparto de leche y otra más en la tienda de su primo.

Hoy, más de treinta años después de aquellos esfuerzos, ese niño sigue entregando alimentos a domicilio y, edificando, ha levantado varios edificios. Ese chiquillo ambicioso y luchador es el dueño de la Fundación PUPI (Por un piberío integrado) que recupera socialmente a quienes están en la misma situación que él atravesó. Además, es icono, leyenda, capitán y general por antonomasia del mismísimo Inter de Milan. Ese niño, ya de 40 años, es Javier Zanetti.

19 temporadas en el Inter de Milan, habiendo superado barreras, lesiones y etapas de ostracismo en la élite, Zanetti representa todo en un club donde ya es el futbolista que más veces se vistió de corto

Desde sus días adolescentes, el fútbol parecía ser una más de sus múltiples labores diarias, la que mejor mezclaba capacidad didáctica con diversión. Su primer equipo (tras no ser aceptado en Independiente), fue el modestísimo Club Atlético Talleres Remedios de Escalada, una entidad que ha quebrado en incontables ocasiones, que milita ahora mismo en la cuarta división argentina y que, curiosamente, como su de un presagio se tratara, recibe el nombre de los Tallarines (la comida favorita de Zanetti y aquella que disfruta en Milan). Apenas dos años después, con apenas 20 primaveras, debutó en la Primera División con Banfield, que se adueñó de su ficha y lo mantuvo lejos de las fauces de River y Boca, que intentaron llevárselo en el mercado veraniego posterior. El Taladro mantuvo el tipo pero el Inter, que se encontró por casualidad a Zanetti cuando acudía a ver en directo a Rambert en un Banfield-Independiente, ordenó su fichaje inmediato.

Apenas dos meses más tarde, debutaba con el equipo neroazzurri ante el Vicenza en la Serie A y, desde entonces, han pasado 19 temporadas, 15 títulos y 853 choques que le hacen ser el jugador con más partidos disputados en la historia del club. Tras el retiro del mito Giuseppe Bergomi (756), ocupó por petición expresa de la directiva y de su vestuario, la capitanía del club. Jamás ha perdido su sitio en el esquema y pese a haber recibido multitud de ofertas para dejar el club durante su carrera (estuvo cerca del Real Madrid hace ya 12 años), unió su corazón al del Inter de por vida. Una cadena difícilmente comparable por sus raíces, ya que la gran mayoría de mitos, los ‘One club Men’ (Totti, Raúl, Del Piero…), comparten sentimientos patrios. Por eso Zanetti es único.

Perseverancia, trabajo y profesionalismo para un jugador casi One Club Men que representa todos los elementos del fútbol de antaño

Vivo ejemplo del jugador trabajador y comprometido, el más sacrificado, el que más corre, aquél que nunca se releja y el que siempre da la talla. Todos los que le conocieron o le conocen, le recuerdan como un auténtico crack. Con el paso de los años, su habitual demarcación en banda derecha, donde solía incorporarse con agresividad y potencia como auténtico carrilero, se readaptó a las necesidades del equipo y le hemos visto actuar de mediocentro, interior, cambiado de banda y hasta en labores de organización. Eso sí, no ocultaré que me desespera cuando conduce eternamente la pelota en un gesto que, pese a todo, le caracteriza y suele ser motivo de arreón emocional en Meazza. Su capacidad de liderazgo, su carácter inquebrantable y la fuerza con la que defiende los colores del Inter, le hacen ser único. Para los tifoso se trata de ‘Il Capitano’, el ‘Trattore’, el jugador sobre el que se sientan las bases del futbolista disciplinado y enamorado del club: “Tra i nerazzurri c’è, un giocatore che, dribbla come Pelè, vai Zanetti alè eh oh!!”, cantan cada partido.

Con 145 partidos disputados con Argentina, los que le hacen ser el internacional albiceleste más convocado de la historia, Zanetti probablemente no podrá completar su sueño de disputar su tercer mundial. Sin embargo, antes de pensar en su siguiente reto y de cerrar su larga y fructífera carrera (hace ya unos años escribí sobre esta fecha de retiro y se hablaba de 2011), tiene un último deseo, que su Inter no acabe en el destierro de los olvidados justo cuando él abra la puerta de salida …

Vota a El Enganche en Futbólogos

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche