Histórico
18 marzo 2014Andrés Cabrera Quintero

Chelsea: La semana de la temporada

Chelsea - Galatasaray

Los primeros rayos de sol luchan por abrirse paso entre las nubes para alumbrar The Bridge. Esta noche serán los focos los que iluminen a las estrellas del balón. Un estadio con mucha historia reciente, albergará un nuevo partido de Champions. Algo a lo que se ha malacostumbrado en los últimos años. Hoy es un día importante para el barrio rico de Londres. Quizás, sea la jornada más trascendental de lo que va de temporada para los pupilos de Mourinho. Hoy, es el día D. Las 20:45 será la hora H. Arranca la semana de la temporada para el Chelsea. El éxito o el fracaso en dos partidos.

En la temporada del regreso de Mourinho, luces y sombras se alternan. Sin un brillo especial, el Chelsea llega a falta de dos meses para terminar la competición con opciones de Premier y Champions. Si bien es líder de la competición regular, no depende de sí mismo, ya que el Manchester City cuenta con tres partidos menos. Mientras que en Europa no se ha enfrentado aún a un rival de alcurnia, y pese a ello, lo ha pasado mal. Tanto, que tras empatar en Estambul ante el Galatasaray, hoy se la juega. Caer esta noche, significaría lucir por el resto de la temporada, la etiqueta de fracaso, pase lo que pase en la competición nacional. Para colmo, el sábado se enfrentan al Arsenal, partido clave en la lucha por el título local. El Chelsea, a escena.

Perder el pasado fin de semana en Premier ha debilitado la moral del Chelsea en la que, seguramente, sea la semana más clave de lo que llevamos de campaña

Cuando Chris Foy señaló el final del partido en Villa Park el Chelsea se topaba con la realidad. En un mar de desesperación, enfado, y por qué no decirlo, lamentos, Mourinho sabía lo que se les venía encima. Habían tropezado en el partido más afable de la semana. Habían perdido ante el Aston Villa, cuando no conocían la derrota en Premier desde 7 de diciembre, día que cayeron en el Britannia. Una buena racha que les había servido para comandar la Premier, ganando, en ese periodo de tiempo, a dos rivales directos como Liverpool y Manchester City. Mourinho, como es habitual en él, cargó contra el colegiado. Había un trasfondo más allá de la derrota en Birmingham, el Chelsea necesitaba moralmente esa victoria para afrontar la semana clave, y no llegó. Ahora toca levantarse.

El Chelsea visitaba ell Ali Sami Yen, para el encuentro de ida, sabiéndose superior, los aficionados blues estaban más pendientes de elogiar a una antigua gloria como Drogba, que del partido. Total, si por lo que fuera no ganaban, tenían la vuelta en su feudo. Tras el gol inicial de Fernando Torres, los blues, más si cabe, sabían que tenían la eliminatoria en las manos. Por otro lado, estaba una afición que conocía lo complejo de pasar la eliminatoria, repetir la gesta de la fase de grupos, donde eliminaron a la Juventus, sería algo grandioso, pero improbable. Aunque alentarían a su equipo hasta el último suspiro. Entre la hinchada turca, se coló un grupo de aficionados del Millwall, que mezclaron sus banderas con las de sus hermanos turcos, hermanos en aquel día por ser rivales del Chelsea. Finalmente, Chedjou, puso las tablas. Resultado ligeramente favorable al Chelsea, pero con todo abierto. Ahora, los miedos son mayores que hace dos semanas. Ahora, la confianza blue está mermada.

La Premier se ha puesto muy delicada un un simple error esta semana ante Galatasaray, condenaría ya la campaña de Mourinho que, salvo reacción clara, acabará por debajo de lo esperado

Drogba- Galatasaray

Los otomanos llegan a Londres, sin nada que perder. A la hora que se escriben estas líneas, los jugadores del Galatasaray estarán concentrándose, descansado, para un partido de máximo nivel. Algunos jugadores del plantel, ya saben lo que es eso, otros aún les falta algo de experiencia. Pero, para uno en concreto será especial esta fecha, Didier Drogba tendrá que tener cuidado de no equivocarse de vestuario, ahora el suyo es el de visitante. El africano es una de las mayores leyendas de la historia blue. El recibimiento a buen seguro será espectacular, pero esto no es un homenaje, aquí hay en juego un puesto entre los ocho mejores de Europa, y Drogba querrá pasar tanto o más que el Chelsea.

El trabajo de una temporada, se vislumbra en una semana, pero esto es el fútbol. No vale con sacar resultados durante mucho tiempo, los resultados tienen que darse en los momentos claves. Nadie discutirá la temporada del Leverkusen en 2002 o la del Benfica en 2013, pero la realidad es que al final no se llevaron nada, fracasaron en el momento clave. El Chelsea fue precisamente verdugo del Benfica en la final de la Europa League del pasado curso, ahora el Chelsea luchará por no emularles, aunque a otra escala. Esto no es una final. No lo es en el sentido puro, literal de la palabra, pero sí que lo es para la escuadra de Mourinho si quieren alcanzar cotas mayores. Salir derrotados hoy y el sábado tiraría al traste el trabajo de toda la temporada. Es la semana clave, el momento clave. El Chelsea debe luchar ante sus miedos y seguir en la pelea.

También te interesa: Chelsea: Etoo y la promesa del destino

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche