Histórico
12 marzo 2014Fran Alameda

Champions: Barcelona: Volver o morir

Barcelona

La Champions es la madre de todas las historias futbolísticas. Aunque la Europa League haya engendrado buenos equipos y mejores heroicidades, su madre competitiva ha diseñado guiones imprevisibles, saltos al vacío de gigantes en camisa y sellos colectivos de esmoquin escritos por equipos en chándal. Las contradicciones se dan en el fútbol tanto como en el día y es aquí donde hay que poner luz entre lo casual y lo causal. De grandes golpes contra el suelo firmados por equipos vestidos para arrasar (“Se van a abrir y los vamos a chorrear” aventuró Boluda, cuyo apellido en masculino refleja con exactitud su capacidad para presidir el Madrid) a historias de pequeños que acabaron siendo gigantes (el Porto de Mourinho, por ejemplo, o el Mónaco de Deschamps, Morientes y Giuly).

Aciertos y errores depararon un Barcelona-Manchester City en octavos, un primer plato antes de la copa de bienvenida. Un triunfo de inflexión y una inversión en fiasco a repartir entre dos. No será porque ambos no hayan puesto su cuota de voluntad en llevarse la segunda parte. La ida fue un partido en el que la crítica futbolística coincidió en que el City impuso su plan y el Barça los goles. La crítica mediática, la que coincidía en renovar a Martino hace tres semanas y hoy le acusa de no saber dirigir, argumentando en resultados, coincidió que el Barça fue mejor, comentario que podría haber hecho mi abuela con total naturalidad. Incluso, sin esfuerzo, a modo de pitonisa antes de que empezara el partido: “El que marque más goles habrá merecido ganar”. Cum laude para ellos.

El Barça debe ‘olvidar’ a Guardiola sin obviar lo que él hizo, un proceso de refundación sin ceder pie a otro estilo

Previsiblemente, Pellegrini contará con Agüero y dispondrá de una doble punta, lo que, de partida, modifica el planteamiento de la ida y, sobre todo, obliga al Barça a pensar. Colocar dos delanteros contra el Barça es tan obligado como ponerse el cinturón en un coche; si quieres llegar vivo a la meta, hazlo y no preguntes, verás como cada pérdida es un dolor y el Barça acabará cediendo tanto espacio hacia su área que acabará confundiéndose con el Levante. La tesitura, Valladolid mediante, no es complicada de conseguir ni de disfrutar con cierta técnica y, evidentemente, a cierta intensidad. El Camp Nou, además, tiene muchos metros. Otrora ventaja para someter al rival haciéndole correr a lo ancho y largo; ahora, suplicio kilométrico que recorrer para en busca de su propio arco (cuando las cosas van mal uno trata de adaptarse, el primer paso es la argentinización del lenguaje).

Aguero - Negredo

Agüero y Negredo (doble punta) agitarán y percutirán contra la inestabilidad defensiva del Barça dentro y fuera de su área

La mejor noticia que le podía pasar al entorno es que el Bayern de ‘a quien no se debe nombrar’, como escribe Cabeleira, ganara jugando mal (porque el Bayern ganó y jugó mal pese al elogio sin mesura de los apóstoles del resultado) y el Arsenal perdiera jugando casi bien. De la voluntad de estilo ya nada queda, sí de ganar sin importar el método, como si el resultado no fuera consecuencia de los méritos. Da miedo el pragmatismo repentino del cruyffismo disfrazado, surtidor de aire envenenado en momentos sin oxígeno. El Barça, para no mirar al abismo de tú a tú, no puede hacer más que volver. Volver a ganar, claro, pero antes volver a ser. No es cuestión de resultado, sino de estilo, quizá, de idea(s) y méritos. Al fin y al cabo lo cuentan muy bien Jorge Valdano o David Trueba: “Como perder es una posibilidad real, jugar bien [con estilo] es lo único que asegura una modesta satisfacción incluso en la desgracia”.

 También te interesa: Champions: City-Barcelona , perder el balón

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche