Histórico
30 marzo 2014Jesús Camacho

México: América-Chivas, el Clásico Nacional

El fútbol es un deporte tras el que subyace el simbolismo de un conflicto bélico pero sin muertos, sin duda aquellos estudiantes ingleses que en el siglo XIX elaboraron y homogeneizaron las reglas y normas de lo que ellos consideraron tan solo como un juego jamás imaginaron las dimensiones que adquiriría su deporte con el paso de los años. Y es que la capacidad del fútbol para generar pasiones, emociones y sentimientos no conoce fronteras físicas ni imaginarias puesto que todo lo que rodea a un balón posee la dualidad eterna de amalgamar y dividir. El fútbol es asociación y a la vez división, es revancha, late al ritmo de la gente y la historia, es pura antropología social. Y navegando por los anaqueles históricos sobre los que reposan las crónicas de los enfrentamientos legendarios de la Liga Mayor quisiera contaros el relato futbolístico de una revancha.

La metafórica confrontación bélica que relató el enfrentamiento, la revancha del equipo de Guadalajara, la capital de la “provincia”, representado a través del “Campeonísimo”, “Las Chivas”, “El Rebaño Sagrado” frente al capitalino rico y poderoso de la Ciudad de México, representado en el legendario color crema  de “El Club América”. Aunque los tiempos cambian y el poder del fútbol actual no suele medirse por su peso histórico sino por el peso económico y empresarial de los dueños de las sociedades deportivas a las que representan, no quisiera que pasarais por alto el hecho de que en un América-Chivas, además de ponerse en juego la victoria y unos puntos de la tabla clasificatoria, se traslada a los estadios la confrontación nacional mexicana de “los capitalinos contra los tapatíos”.

Ciudad de México frente a Jalisco, el ritual sublimado de una rivalidad deportiva y social que se remonta a los años cuarenta del siglo pasado, cuando la liga mayor del Distrito Federal, invitó a participar a los equipos de la Federación de Jalisco, además del Moctezuma de Orizaba. Un enfrentamiento que vivió su primer acto un 10 de octubre de 1926 con resultado de empate a uno en el marcador, pero que como ya cité comenzó a gestar su rivalidad en agosto de 1943, en el torneo de Copa, en el que las Chivas se impusieron por un gol a cero a los “cremas”. Ya en aquella temporada 43/44 la historia de este duelo comenzó a escribir las primeras páginas y el inicio de una rivalidad deportiva que traspasó las tribunas para adentrarse en el terreno social. El regionalismo tapatío y el orgullo capitalino, escenificaron en su doble enfrentamiento en Liga la atracción que ejerció dicho duelo entre sus fervientes aficionados. En el partido de la primera vuelta del Torneo de Liga, los tapatíos le ganaron al América 3 goles a 1, pero en la segunda vuelta los “Azulcremas” le propinaron una dolorosa goleada al Guadalajara, un 7 goles a 2, que marcó el inicio de esta legendaria rivalidad.

Concretamente y la crónica histórica de esta legendaria rivalidad cita la fecha del  5 de diciembre de 1959, como la del arranque y comienzo oficial del Clásico de los Clásicos del fútbol mexicano en el consciente colectivo de las aficiones crema y rayadas. El génesis de una rivalidad que vivió su momento álgido con la intervención de Fernando Marcos, entrenador y legendaria figura de los por entonces conocidos como “Millonetas”, que tras vencer 2 a 0 en el Parque Oblatos, donde acabó la condición de invicto que ostentaba el rebaño comentó: “Ya estábamos listos para retar al Guadalajara, decidimos que ellos eran el muchacho bueno de la película y  nosotros el villano; si ellos eran los modestos muchachos mexicanos, nosotros íbamos a ser los soberbios riquillos con extranjeros.” Y remató la jugada con la siguiente frase: “América no viene a Guadalajara a ganar, eso es rutina. Nosotros venimos para cambiarle el número de su teléfono de larga distancia. Así es que ya lo saben mis amigos: cada que quieran llamar a Guadalajara marquen dos cero, dos cero, dos cero o el 20-20-20. Cortesía del América”

Aquellas declaraciones encendieron los ánimos de los jaliscienses, que en la vuelta disputada un 12 de noviembre de 1959 en el Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria, se tomaron la revancha y derrotaron a los ‘azulcremas’. A partir de ese momento la Liga Mayor se vistió de fiesta para acoger en su memoria histórica duelos fratricidas por la hegemonía del fútbol de su país. Noventa minutos para la catarsis y la historia de un gran clásico, una fracción mínima de los 10080 minutos de los que consta una semana en los que las líneas de sentimiento y pasión de los aficionados cremas y chivas se entrelazaron a través del tiempo y las tribunas de ambos estadios, que no hicieron otra cosa que escenificar la hegemonía del uno sobre el otro y viceversa.

Las diez estrellas del “Campeonísimo” de Guadalajara, el vuelo de “Las Águilas del América”, crónicas cremas protagonizadas por Enrique Borja, Carlos Reinoso, Alfredo Tena, Luis Roberto Alves Zague, Cuauhtémoc Blanco…  sobre crónicas chivas rayadas con nombres apellidos como Salvador Reyes, Alberto Onofre, Ignacio “El Cuate” Calderón, Javier “el Cabo Valdivia, Eduardo “Yayo” de la Torre, Ramón Ramírez, Adolfo Bautista, Ramón Morales, Javier “Chicharito” Hernández…

Chivas contra América, Jalisco contra Ciudad de México, donde una vez más la fiesta pagana del fútbol paradójicamente hará vibrar las gradas del Estadio Azteca, aquella gran mole de cemento sacralizada que cada catorce días cobra vida, para acoger en noventa minutos, la pequeña e intensa fracción de una semana de sentimientos y la historia de una gran enemistad. Semanas de sentimiento y pasión que paralizan sus corazones cada cierto tiempo para vivir en la piel del hincha ‘azulcrema’ y rojiblanco, la historia de un nuevo Clásico Nacional. Disfrútenlo…

También te interesa: Chivas: Alberto Onofre, moldeando el fútbol , Estadio Azteca: Un Coloso lleno de historias y América-Chivas: Un viaje hasta el Coloso de Santa Úrsula

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche