Histórico
4 febrero 2014Francisco Ortí

Valencia: Senderos, el otro hijo de la señora Noreen

En una tranquila casa, de un tranquilo barrio de la no tan tranquila Londres comienza el relato futbolístico de Philippe Senderos.  El punto de partida es Barnet, un barrio del norte de Londres en el que vive uno de los mayores mitos del Arsenal. Jamás ha ganado un título para los Gunners, nunca ha marcado un gol y ni siquiera ha vestido alguna vez la clásica camiseta roja de mangas blancas, pero la señora Noreen es un historia vive del conjunto londinense. El Arsenal tiene la costumbre de asignar a los jóvenes talentos que capta en el extranjero una landlady que les acoge en su casa, les cuida y les facilita la adaptación a su nueva vida en Inglaterra. Una de la más celebres es la señora Noreen. Por su hogar han pasado algunas de las promesas más interesantes que han reclutado los Gunners durante los últimos años, pero los más recordados son una pareja de adolescentes que llegó en verano de 2003: Philippe Senderos y Cesc Fabregas.

Las carreras del defensa suizo y el centrocampista español han seguido sentidos distintos, pero los primeros renglones se escriben con un mismo epicentro. Ambos llegaron a Londres durante el verano de 2003 y se instalaron en el hogar de la señora Noreen, aunque en condiciones distintas. Senderos disfrutaba de una habitación considerablemente mayor que la de su compañero. Finlandia tenía la culpa. “Philippe llegó un mes antes porque yo estaba en Finlandia jugando el Mundial Sub’17. Así que él escogió habitación. Yo vivía en dos metros cuadrados y él tenía una suite. Así que cada vez que se iba, ocupaba su habitación“, recuerda el ahora jugador del Barcelona con una sonrisa. Cesc fue subcampeón de aquel Mundial Sub’17, fue el máximo goleador y fue proclamado mejor jugador del torneo, pero pagó un alto precio. Pese a la (comprensible) ‘jugarreta’ inicial del suizo, Senderos y Cesc se convirtieron en inseparables y esenciales el uno para el otro. De hecho, la figura de Senderos fue vital para la adaptación de Fábregas a la vida en Londres.

 Fueron unos años maravillosos y se fraguó una amistad que perdura. Nos conocíamos las tiendas de Oxford Street de memoria” - Cesc Fábregas

Por las venas de Senderos corre sangre española. Su padre, Julián Senderos, es natural de Santiuste, un pueblo de Guadalajara, y siendo muy joven emigró a Ginebra en busca de trabajo. Por ello, Philippe habla perfectamente el español (además de otros cinco idiomas), lo que sirvió de gran ayuda para facilitar la transición a Cesc y aprendiera inglés con más rapidez. Fueron unos años maravillosos y se fraguó una amistad que perdura. Nos conocíamos las tiendas de Oxford Street de memoria, relata el español. Nunca se separaban. Vivían juntos, acudían a entrenar a la ciudad del Arsenal en Hertfordshire en el coche de la señora Noreen, y lo mismo sucedía para volver a casa tras la sesión de trabajo. Ambos estaban destinados a triunfar como jugadores del Arsenal, pero sus caminos se separaron en 2008. Mientras que Cesc Fábregas se convirtió en referente y capitán de los Gunners, Senderos abandonó el club sin pena ni gloria tras una errática sucesión de cesiones.

Sus inicios en el Arsenal fueron prometedores, protagonizando notables actuaciones en la Liga de Campeones en la que el Arsenal alcanzó la final. El público de Highbury se acostumbró a verle como titular con relativa asiduidad, pero poco a poco Arsène Wenger fue perdiendo la confianza en él y tras la Eurocopa de 2008 su carrera perdió el norte. Se marchó cedido al Milan donde no jugó demasiado. Después vivió otra cesión, en este caso al Everton, donde aún tuvo menos minutos. Hasta que en 2010 se desvinculó totalmente del Arsenal y firmó como agente libre por el Fulham. Allí se asentó hasta que en el pasado mercado de invierno se comprometió en un movimiento sorprendente con el Valencia. En Craven Cottage, Senderos tampoco disfrutó de la continuidad que deseaba, aunque en esta ocasión la culpa fue de las lesiones. Una lesión en el tendón de Aquiles le impidió debutar con los Cottagers hasta diez meses después de que se cerrara su fichaje.

“Nunca me planteé jugar con España. Mi madre es serbia y mi padre es español. Tengo sangre española en mis venas. Poseo incluso el pasaporte español, pero yo soy suizo. Es mi país, mis raíces y mis padres me lo han enseñado siempre” – Philippe Senderos

Como penúltima etapa, Philippe Senderos llega a España, ese país que lleva en la sangre y que, según cuentan, visita con frecuencia, pero que nunca quiso defender a nivel de selecciones. Esas raíces españolas nunca llegaron a provocar que Senderos pensara en vestir la roja camiseta de la selección española. “Nunca me planteé jugar con España. Mi madre es serbia y mi padre es español. Tengo sangre española en mis venas. Poseo incluso el pasaporte español, pero yo soy suizo. Es mi país, mis raíces y mis padres me lo han enseñado siempre. Siempre he tenido claro que quería defender los colores de Suiza”, reconoce quien desde pequeño ha estado vinculado con el fútbol español. Incluso desde antes de su llegada al Arsenal. Cuando todavía era un prometedor defensa de la cantera del Servette, Senderos tenía por costumbre acudir a los entrenamientos que realizaba el Real Madrid durante sus concentraciones en tierras helvéticas. Allí se lanzaba a la caza de autógrafos o intentaba fotografiarse junto a unos ídolos que esperaba emular algún día.

Hoy ese niño es jugador del Valencia. Llega sin hacer ruido, en el más absoluto anonimato y sin levantar expectativa alguna, pero está dispuesto a transformar la desidia con la que ha sido recibido. Hasta el propio Valencia se equivocó al anunciar su fichaje y acompañó el comunicado de su incorporación con una foto de Brede Hangeland, su compañero en el Fulham. Espero competir pronto -comentó tras superar el reconocimiento médico con los valencianistasLlego muy bien, jugué la semana pasada y vengo bien físicamente. Llego con mucha ilusión de hacer las cosas bien en el Valencia“. Su etapa en Valencia puede que sea la última oportunidad de la carrera del otro hijo de la señora Noreen. La última oportunidad de una carrera que comenzó en una tranquila casa, de un tranquilo barrio de la no tan tranquila Londres y que hoy le ha llevado hasta Valencia.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche