Histórico
28 febrero 2014El Enganche

MLS: Ryan Hollingshead, entre la fe y el fútbol

Ryan Hollingshead

Por Sergio Gutiérrez (Analista de fútbol estadounidense y MLS)

En Estados Unidos, el fútbol tiene historias que contar de todos los colores, pero como la de este chico no hay otra similar… Ryan Hollingshead es un mediocampista todoterreno que a sus 23 años va a debutar en este 2014 como profesional. ¿Y por qué no antes? Porque la iglesia requería de sus servicios. La Harvest Bible Chapel necesitaba extender su predicamento y ahí apareció Scott Hollingshead, hermano mayor de Ryan, quien después de graduarse en UCLA y jugar al futbol decidió colgar las botas para convertirse en pastor, y ambos prometieron que llegado el momento dedicarían sus vidas a cumplir su sueño de levantar una iglesia desde cero.

Para Ryan cumplir esa promesa llegó en su momento más importante. Su vocación, junto a la de su esposa, es similar a la de su hermano aunque no tan clara como para llegar a convertirse en pastor, al menos por el momento. Hacer la pausa en ese instante de su carrera, cuando tan solo cumplía 22 años, fue una decisión muy complicada de tomar. Después de escuchar muchas opiniones y pasar un largo periodo debatiendo consigo mismo que decisión tomar, supo encontrar la respuesta en la fe. Ryan decidió que la MLS podía esperar. Tenía que ayudar a su hermano y a la Harvest Bible Chapel, difundir su mensaje, levantar la primera comunidad en todo California y apoyar la idea en su ciudad natal de Granite Bay, a escasos 20 minutos del centro de Sacramento.

Tres hermanos unidos por la filosofía de la pelota pero con convicciones religiosas tan poderosas como para frenar su carrera deportiva ante la llamada de Dios

Ryan Hollingshead - UCLALa Harvest Bible Chapel tiene un claro mensaje “Extender el Evangelio de Jesucristo y glorificar a Dios por medio de la adoración pública, estudio de la Biblia, y la educación cristiana, promoviendo el compañerismo cristiano por todos los medios posibles para comunicar el Evangelio de Jesucristo”. Esta filosofía, es la que sacó del mundo del fútbol a su hermano mayor. Scott apenas había jugado 6 partidos en UCLA cuando decidió que lo suyo era predicar el evangelio. Se formó como estudiante hasta graduarse y posteriormente se convirtió en “Pastor” tras pasar un periodo en Chicago en la central de Harvest Bible Chapel. No es el único hermano de Ryan que tuvo su oportunidad en el fútbol. Kevin, el menor de los tres, también pasó por UCLA coincidiendo durante un par de años con Ryan, pero no llego a disfrutar de un solo minuto con el equipo. Tras romperse un tobillo en verano antes de comenzar la temporada decidió dejarlo y pasar a otros menesteres. La gloria deportiva solo era para Ryan.

El fútbol para Ryan le llegó como un método de entrada a una gran universidad. La experiencia de su hermano estaba en el horizonte y no tardó en decidir que ese camino era el correcto. No era un gran apasionado del deporte del balompié hasta que empezó a ver que era capaz de dominar todo lo que sucedía sobre el campo. Eso le ayudo a interesarse mucho sobre el fútbol hasta convertirse un fanático. En su instituto era el mejor y posteriormente en equipos locales su rendimiento no pasó desapercibido para UCLA. Uno de los mejores programas universitarios del país respecto al fútbol lo acogió para que fuera un jugador importante y ofreció una gran beca que no podía rechazar, su primer objetivo lo había alcanzado y una vez en ese nivel no decepcionó.

A pesar de conseguir una beca de lujo y obtener un rol importante en el lugar idóneo, la llamada de su hermano y de sus pensamientos religiosos, le hizo renunciar. Ayuda a ‘su’ iglesia pero debutará este año en MLS

Su rendimiento fue a más, y aunque su aparición en el fútbol fue tardía, rápidamente se convirtió en uno de los pilares de los Bruins de UCLA con los que logro un ciclo universitario con buenos números en su haber, 16 goles y 21 asistencias en 89 partidos (69 de ellos como titular). A la vez que su nivel de juego empezaba a recolectar galardones y llamar la atención a nivel nacional, sus oficios y ayudas a la comunidad incrementaban. Al término de su carrera en UCLA decidió presentarse al SuperDraft de la MLS, donde muchos equipos habían puesto su mirada en él. Su objetivo era intentar conseguir una carrera en el mundo profesional pero por todos los equipos era sabido que sus prioridades, en ese punto de su carrera, eran otras.

FC Dallas lo selecciono como número 1 de la 2ª Ronda del SuperDraft, él debería haber subido al estrado a recoger la bufanda de su nuevo equipo para las fotos y dar sus primeras declaraciones, pero él no se encontraba en la sala. Ryan estaba en Haiti. Tras terminar su ciclo universitario no tardó en recoger sus cosas y apurarse rápidamente a su otra pasión. Ayudar a los demás. Cogieron un vuelo hacia la isla del Caribe y se trasladó hacia allí como misionero, junto a su novia, a un orfanato del país. FC Dallas, como el resto de equipos, sabía que Ryan era un tipo especial y su futuro a corto plazo no era el ser futbolista, pero aun así, apostaron por él, por sus cualidades y la promesa de que algún día se vestiría de corto para intentar hacerse un hueco en el mundo profesional.

FC Dallas lo selecciono como número 1 de la 2ª Ronda del SuperDraft, él debería haber subido al estrado a recoger la bufanda de su nuevo equipo para las fotos y dar sus primeras declaraciones, pero él no se encontraba en la sala. Ryan estaba en Haiti. Tras terminar su ciclo universitario no tardo en recoger sus cosas y apurarse rápidamente a su otra pasión. Ayudar a los demás. Cogieron un vuelo hacia la isla del Caribe y se trasladó hacia allí como misionero, junto a su novia, a un orfanato del país. FC Dallas, como el resto de equipos, sabía que Ryan era un tipo especial y su futuro a corto plazo no era el ser futbolista, pero aun así, apostaron por él, por sus cualidades y la promesa de que algún día se vestiría de corto para intentar hacerse un hueco en el mundo profesional.

En la MLS ya jugó durante algunos años otro futbolista que, en mitad de su carrera, cortó sus metas deportivas y se pasó al sacerdocio. Ya hablamos de Chase Hilgenbrinck hace un tiempo

A su regreso de Haiti, Ryan se pudo manos a la obra junto a su hermano Scott en lo que sería “Su misión”, encontrar un lugar para abrir su iglesia y prestar servicio comunitario a todos los habitantes de Sacramento que hasta ellos se acercaran. Ese lugar les fue fácil encontrarlo, su antiguo instituto, donde están en el cuadro de honor como deportistas, les abrió la puerta y consiguieron poner en marcha la primera sede en California de la Harvest Bible Chapel. Desde la primera iglesia fundada en Chicago hasta el día de hoy, el crecimiento ha sido brutal. Más de 90 iglesias se han levantado no solo en Estados Unidos sino que también alrededor del mundo, como en Canada, Inglaterra, Nicaragua o el Nepal por nombrar algunas. Scott hizo su primer oficio, el 6 de Octubre del 2013. La iglesia a día de hoy se sostiene económicamente sin ninguna ayuda, solo con el aporte de sus visitantes. Desde ese día, todos los domingos a las 12 del mediodía, Scott ofrece su sermón semanal de hora y media de duración. El sueño de ambos esta conseguido. Scott ejerciendo de pastor, Ryan ayudando a su hermano y cumpliendo su promesa.

Ryan Hollingshead estaba listo para cumplir la otra parte de su sueño. Ser futbolista. A finales de noviembre del 2013, comunico su decisión a los dirigentes de FC Dallas y estos le abrieron la puerta del equipo firmando su primer contrato como profesional. Para Ryan la nueva aventura no será fácil. Solo ha estado una vez en Frisco (Dallas) tras ser invitado a su regreso de Haiti a conocer las instalaciones y tener una charla con los dirigentes. No conoce nada más. No ha jugado un partido oficial desde Noviembre de 2012, (tan solo un amistoso con un equipo de jugadores locales de Sacramento en un acto social del Sacramento Republicant FC de la USL) al no haber ningún equipo profesional en la ciudad, con el que pudiera al menos mantener la forma. En Dallas están seguros de que Hollingshead puede aportar algo. Después de cumplir su sueño, empieza su otra vida. El tiempo dirá si la pausa espiritual fue decisiva o no en su carrera deportiva. Tiene las condiciones necesarias, pero tendrá que ganarse el cielo deportivo con mucho esfuerzo.

Captura de pantalla 2014-10-28 a las 19.51.57

 

 – ÚNETE A EL ENGANCHE Y DISFRUTA DE NUESTRO CONTENIDO PREMIUM

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche