Histórico
17 febrero 2014Jose David López

Manchester City: El rechazo inglés de Pellegrini

Richards-Lescott - England

El ‘huevo’ es la vertiente futbolística de mayor arraigo y actualidad en el fútbol argentino. Se hace un monumento a la garra, el sacrificio físico, la intensidad y el continuo movimiento en busca de incomodar al rival. Una propuesta interesante en parte, de mucho desgaste y que, en múltiples ocasiones, genera encuentros similares a los que podríamos haber disfrutado en el fútbol inglés sesentero. Sin tambores en las gradas y sí con corbatas. Sin entrenadores en chándal y sí encamisados. Y, por supuesto, sin barro como elemento vintage indispensable en cada viaje al pasado. Faltarían detalles contextuales, pero esa amalgama de aptitudes enérgicas, llamada banalmente ‘huevo’ por los argentinos en clara referencia a dejarse la piel corriendo cuando no hay mayores tesoros que escenificar sobre el césped, marca las diferencias entre el ayer y el hoy en el fútbol de primer nivel. Allí siguen (salvo en detalles ‘potreristas). Aquí huyen todos (sí, hasta el Stoke va cambiando). En aquellos escenarios se rebeló hace ya unos años Manuel Pellegrini, el mismo que hoy en el club más millonario del planeta, sigue mostrando preferencias por erradicar lo arcaico, lo físico, lo puramente inglés…

El técnico chileno fue dejando atrás todo aquello que se asemeje a un estilo pretérito (borrando de sus planes jugadores que gozaban de un respeto mayúsculo a nivel nacional)  con la clara intención de indagar en nuevas variantes que permitieran el definitivo progreso competitivo de su equipo y la mejoría constante de un club capacitado para escenificar cualquier propuesta que desee plantear. Y estas, son ajenas a los futbolistas ingleses, pese a que hoy le pese a Roy Hodgson. No hay que retroceder excesivamente en el tiempo para observar un Manchester City con el triple de identidad nacional que hoy, donde apenas escribe cinco jugadores ingleses y donde todos ellos han perdido crédito internacional con el paso de las semanas. Ninguno es fijo, ninguno es del gusto real del chileno, ninguno contará con mayores responsabilidades y todos, absolutamente todos, son prescindibles (Milner y Hart juegan por otros condicionantes). Manuel Pellegrini quiere a los mejores en el césped y para él, éstos, no son los ingleses…

Rodwell - Manchester City

Jack Rodwell (92 minutos esta temporada en 2 partidos): El chico que llegó a sacarse una foto oficial con el Everton junto a la estatua del más grande de los mitos Toffees de la historia, Dixie Dean, no tardó ni unos meses en salir traspasado en cuanto surgió una posibilidad económicamente poderosa. El City ya estaba en pleno proceso de desarrollo mediático y su necesidad medular era tan evidente que la gran perla inglesa para ese rol, era el perfecto para desarrollar sus cualidades en un escenario creciente (15 mill€). Las previsiones reales nunca hubieran imaginado que, apenas un año y medio más tarde, el panorama sea tan desolador para el que estaba llamado a convertirse en mediocentro titular de la selección inglesa a corto plazo. Un par de fallos clave en sus primeros meses, algunas lesiones y una enorme falta de apoyos de parte de la dirección deportiva, que incluso valoró cederlo este verano (al final fue otro inglés como Barry quien salió), han dejado a Jack en el ostracismo. Un lugar donde nadie se acuerda de él, donde ve como incluso un central acaba jugando antes que él en su posición (ha pasado con Demichelis) y donde algunos dudan ya si verdaderamente Rodwell aún pertenece a la plantilla citizen.

Micah Richards (161 minutos esta temporada en 3 partidos): Es imposible no recordar la versión físicamente más impactante que jamás he visto de un adolescente, la de un chico salido de la cantera que iba a disputar sus primeros minutos en la élite de la Premier. Aquél momento donde todo son nervios, él únicamente envió las miradas de quien lo veía por televisión a su imponente presencia sin camiseta. Musculatura, fuerza, potencia y una muralla indescriptible que pronto logró hacerse hueco en el carril diestro citizen y en la selección inglesa. Richards era y es un bisonte en su máxima expresión. El futbolista más dotado del mundo en cualidades corporales, el más feroz, el más enérgico y, desde luego, el más vinculado al fútbol arcaico que tan poco gusta a Pellegrini. Más allá de haber pasado por diversas lesiones y algunas de gravedad, sus últimos años son la clara muestra de cómo un escenario inadecuado, puede frenar casi definitivamente la carrera de un chico que, desde el banco, está dejando pasar sus mejores años. De poder ser referencial, a seguramente, acabar jugando en cualquier equipo de mitad-baja en su país. Un ‘adiós’ paulatino para otro joven por el que muchos preguntan si sigue siendo parte de la plantilla

Lescott - RichardsJoleon Lescott (674 minutos esta temporada en 8 partidos): El fichaje defensivo más alto del fútbol inglés en los últimos años, llegó hasta los 27 mill €, demostrando en números la misma sensación de fuerza, contundencia, capacidad aérea y dominio de la situación defensiva que había dejado en sus años Toffees. Internacional consagrado y fijo en los planes de aquellos que querían seguridad en su pareja de centrales para muchos años. Lejos de conseguir esa meta casi exclusivamente reservada, Lescott fue cayendo poco a poco de los planes de aquellos técnicos que iban pasando sin demora por su banquillo. Nada tiene que ver aquél que lo fichó con el que hoy está al mando. De un estilo castizo, estandarizado a sus mejores cualidades y reproducido en otro contexto de menor exigencia, a una progresión defensiva donde se solicita mucho más a quienes ocupan esas posiciones. La competencia acabó por condenarlo a un rol terciario y solo su altísima ficha le ha permitido mantenerse en el equipo este curso, algo que parece no seguirá ocurriendo más allá del verano. Marcado por la pérdida de confianza, apura su caché buscando minutos cuando las lesiones defensivas le abren cualquier mínima posibilidad.

Tres claros ejemplos que podríamos casi ampliar a sus compañeros Joe Hart (que ha sido suplente por primera vez en varios años pese al status de intocable que arrastraba) y James Milner (que a pesar de tener muchos minutos, prácticamente nunca es titular y ha perdido realmente su trascendencia real en la plantilla). Acumularíamos a esa terminología ‘pellegrinista’ ajena al estilo inglés las salidas de Scott Sinclair y, por supuesto, la de Gareth Barry que ahora triunfa en el Everton), además de observar como huyó de cualquier refuerzo de bandera nacional. La misma que, casi por necesidad primaria y no por merecimientos plenos, deberá defender sus colores en el próximo Mundial 2014 con varios ‘desterrados’ por Pellegrini en su Manchester City. No valen para el universo citizen, pero sí para el universo inglés. Lecturas de un fútbol tan cosmopolita como delirante…

También te interesa: Manchester City: Pellegrini, convicción en el centro del campo

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche