Histórico
19 febrero 2014Jose David López

Bayern Munich: Los poderes de la Santísima Trinidad

Hopner, Hoennes, Rummenigge - Bayern 2013

Mecanismos de protección para impedir la destrucción de su historia y mantener intacta la identidad nacional. Esas premisas, que chocan frontalmente con la entrada de capital extranjero que amplíe la capacidad monetaria de clubes o empresas dedicadas al fútbol, ha sido una de las grandes teorías de la Bundesliga en los últimos años. Mientras los millonarios rusos, jeques árabes o empresarios de cualquier epicentro con salud económica, buscaban invertir sus brillantes monedas en los más poderosos clubes del planeta, Alemania buscaba como actualizar a diaria su sistema de desinfección y cortafuegos para estas amenazas externas no deseadas. No se contempla la mano interesada, sino que se trabaja firmemente en eludir cualquier intento externo. Prohibió hace muchos años que estos movimientos surgieran en su fútbol, dando una respuesta firme, contundente y legítima cuando alguien osó llamar a su puerta con estos objetivos. Está terminantemente prohibido que cualquier empresa o persona posea el 50% de las acciones del club (sea cual sea su categoría, potencial o historia), por lo que se hace imposible e inviable ver un único dueño, oligarca, jefe o ente que impere su palabra ante el resto.

Esa defensa de sus valores transmite, a su vez, una limpieza legal asegurada en todas las esferas de cada club, otorgando un modelo muy diferente en el organigrama deportivo de las instituciones alemanas. El ejemplo ideal, por peso de su nombre y por cartel de quienes lo representan, es el Bayern de Múnich, que en cada uno de sus escalafones, sitúa a un referente del pasado que ha readaptado sus funciones para ser útil al equipo desde las altas esferas. Jugadores que lideraron títulos en el césped, que festejaron las noches más gloriosas y que sufrieron como nadie cuando los resultados desterraban sus ambiciones. Leyendas bávaras, mitos internacionales con la camiseta alemana y auténticos referentes en todos y cada uno de los libros que eluden a los grandes momentos de la Mannschaft.

Ya lo dijo Oscar Wilde. “La vida no puede escribirse, solo vivirse. La experiencia no tiene valor ético alguno, es simplemente el nombre que damos a nuestros errores”. Y de unos, y de otros, tienen largas historias los que cambiaron la ropa de corto por el traje de corbata. No son empresarios externos, sino ‘hombres de club’ que aprovechan su sapiencia y el conocimiento de los cimientos que tienen sobre la cabeza en cada momento, actuando en consecuencia para defender los valores que siempre mantuvieron al Bayern de Múnich entre los ‘elegidos’. Una teoría madre que, durante toda su vida, ha establecido el organigrama deportivo de la entidad, que completa cada uno de sus puestos y secciones dentro de la entidad, con nombres sobradamente conocidos que respetarán, empujarán y buscarán siempre el orden y defensa de un escudo ligado a su piel. Una teoría que sitúa a líderes futbolísticos de otra época en los cargos de mayor poder de la institución y que se asegura de no perder la identidad personal más allá del transcurso de los años.

Sammer y Effemberg - Bayern 2013Uli Hoennes (nueve años como estrella en los años 70, sumando diez títulos) es presidente del Bayern y presidente de la Junta Directiva, mientras Karl-Heinz Rummenigge (diez años en el club y diez títulos más una decena de galardones personales como goleador absoluto de su época), es presidente en funciones. Ellos dos son, junto al vice-presidente y líder económico-administrativo-legal, Karl Hopfner, los tres grandísimos referentes de la actual estructura del gigante bávaro hasta el punto que sean comparados con la ‘Santísima Trinidad’ (que diría mi amigo Gaby Ruiz). Ellos representan absolutamente todo lo que rodea al gigante muniqués hoy, aunque cabe destacar que hace solo unos meses, Hopner ha dejado su lugar al joven Jan-Christian Dreesen.

A su lado, aunque en el plano deportivo, ejecutando un papel de enlace entre vestuario y técnico mientras aporta su sapiencia, Matthias Sammer (ex mito y Balón de Oro en el rival, Borussia Dortmund). Por encima de todos ellos, como auténtica gloria eterna y doctorado ante cualquier problema, la figura paternalista pero agresiva del único Franz Beckenbauer. A ellos, se unen desde escalafones inferiores mitos como Gerd Muller (técnico de la categoría más baja del club), Paul Breitner (representante del club en actos variados) o incluso Stefan Effenberg (que desestimó entrenar al filial este curso pero que ayda en labores con las categorías inferiores sin cargo estático). Una montaña bávara llena de dioses y leyendas de una época que nunca abandonará sus colores, sentimientos o pasión, manteniendo el camino recto ante cualquier amenaza. Ellos son los hombres con lo que tendrá que lidiar Pep Guardiola.

También te interesa: Bayern: Heynckes, éxito entre el menosprecio

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche