Histórico
4 enero 2014Jose David López

Regresa el ‘North London derby’

arsenal_tottenham

Se disputa el North London Derby entre Arsenal y Tottenham. Aprovechamos para rescatar un artículo sobre la historica, tradición y anécdotas de este choque entre enemigos irreconciliables.

En una megalópolis vanguardista como Londres, el fútbol es una excusa perfecta para visitar sus calles, disfrutar de un fish and chips antes de entrar al estadio y empaparse de la filosofía de vida británica que tanto respeto levanta en el entorno balompédico. Sería un milagro que nuestra visita no coincidiera con algún partido pues con 14 equipos profesionales (muchos más amateur), lo difícil no es hacerse con una entrada –que a veces es un reto-, sino elegir qué partido merece más la pena. Los cinco equipos de la Premier tienen prioridad y si, como esta semana, cruzan su camino los dos más enemistados de la urbe, la decisión parece incuestionable. Derbys hay muchos pero ninguno como el North London Derby.

Tottenham y Arsenal son rivales históricos de la ciudad, donde llevan 123 años lidiando por el trono norteño, ya que su primer enfrentamiento data de 1887. Por entonces, los Gunners estaban afincados en Plumstead, al sureste de la ciudad y su verdadero nombre era el de Royal Arsenal. Tan precaria era la situación en aquella cita pionera, que el partido no llegó a su final y quince minutos antes del minuto 90, se suspendió el acto por la enorme oscuridad que acechaba la tarde. En 1909 el choque fue, por vez primera, en el campeonato nacional, lo que abrió una lista interminable que tendrá este domingo su continuidad.

Sin embargo, el derby de Londres entró en vigor como tal en 1913, cuando el Arsenal abandonó su Manor Ground para trasladarse a Highbury. Aquello fue visto como un gesto provocativo para los Spurs, ya que White Hart Lane estaba apenas a 5 millas de la nueva ‘casa’ de su vecino. Ese acercamiento generó una rivalidad natural que chocó con la Primera Guerra Mundial, ya que los duelos, intercalados en el tiempo y en la división dentro de los estamentos del fútbol inglés, no permitían unirles en la misma categoría. En 1919 su antagonismo creció como consecuencia de una votación que decidiría quien ascendería a Primera División tras la guerra, ya que las normas exigían dos equipos más de la ciudad. Uno fue el Chelsea, que ya estaba a ese nivel y el otro debía salir de los equipos de nivel inferior. Pese a la mejor clasificación liguera de los Spurs, el Arsenal fue el elegido y a su presidente, Sir Henry Norris, se le critica aún hoy por supuestas artimañas clandestinas para salir victorioso.

El Tottenham ganó el título en Segunda ese año y se reencontraron en lo más alto, aunque apenas disputaron un par de partidos en esa apreciaba situación. Tal era el odio entre ambas instituciones, que en su choque de 1922 recibieron amenazas desde la Federación hasta que fueron obligados a jugar a puerta cerrada. Tras ello, los constantes descensos y ascensos de ambos clubes evitaron mayores peligros en duelos de máxima trascendencia que van más allá de lo deportivo. Esa falta de nuevos derbys relajó tensiones y frenó las pasiones hasta el punto que durante la segunda Guerra Mundial, el Tottenham dejó jugar al Arsenal en su estadio ya que Highbury fue requisado como aeropuerto improvisado y terminó bombardeado. La azotea de la tribuna norte quedó destrozada y, tras el fin de la refriega, la directiva Gunner regaló un cañón a los directivos del Tottenham como muestra de agradecimiento por la ayuda prestada.

Desde 1950 hasta hoy en día, sólo la campaña 1977-78, no contó con el derby norteño y aunque jamás se han encontrado en una final, hay partidos memorables para la historia de ambas aficiones. En 1971, ambos se cruzaron con el título liguero en juego para el Arsenal (se lo disputaba al Leeds) y a falta de tres minutos, un cabezazo de George Armstrong valió el campeonato para un equipo liderado por Charlie George. En la FA Cup los enfrentamientos han sido constantes aunque los más memorables recuerdan a los de las semifinales de 1991 y 1993. En la primera, el Tottenham de Lineker y Gascoigne se impuso para llevarse finalmente el trofeo y en la segunda, un testarazo de Tony Adams rompió los esquemas para terminar como campeón apenas un mes después.

Aunque las goleadas más abultadas se dieron hace lustros, la última fue favorable a los Spurs, ya que en enero de 2008 la semifinal de la Carling Cup terminó en bochorno para los de Wenger al ser arrollados (5-1). Si de goles hablamos, hay que citar a Billy Minter y Bobby Smith, ya que con nueve dianas son los jugadores que más tantoas han logrado en estos derbys. Sin embargo, el togolés Adebayor sumó ya ocho antes de despedirse. Al africano le hubiera encantado clonar la actuación de Terry Dixon, único jugador en anotar un ‘hat-trick’ en la historia del choque entre rivales irreconciliables en el norte de Londres.

David O´Leary es, aún hoy, el jugador que más derbys ha disputado con un total de 35. Más morboso y polémico, desde luego, es el record de Pat Jennings, que jugó 32 pero con ambos equipos. Y es que a pesar de la larga trayectoria de este duelo, son pocos los jugadores que han vestido las dos zamarras. De todos ellos, el único que ha anotado en ambos bandos dentro de un NLD es el mítico Jimmy Robertson. ¿Querido u odiado…?

Un sinfín de datos, anécdotas y particularidades para un derby pasional entre dos equipos que actualmente atraviesan un buen momento de forma y secundan a los ‘grandes’. El Arsenal intenta no distanciarse demasiado de los candidatos al título mientras el Tottenham busca mantener opciones para seguir en los puestos de honor. Toca disfrutar pero, sobre todo, sentirse parte de la historia. La gran historia del North London derby.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche