Histórico
30 enero 2014Jose David López

Newcastle: La Fraise, cervecería de ‘champagne’

La Fraise - Newcastle

Televisor a todo volumen, pintas saliendo sin freno por el grifo y un debate abierto cada dos metros. Todos quieren opinar, todos quieren valorar y todos se sienten parte de aquello que los representa en el césped, al que jamás dieron de lado y al que se dirigen fielmente cada semana para defender su manera de vida. El camino esta vez era más corto, el habitual de cada día sin partido, el que les hace sentirse como en ‘casa’ para aplaudir o criticar cada una de las decisiones tomadas por su equipo. Dirige, desde la parte trasera de la barra, Michael Hill, propietario de esta ‘base’ en la que se ha convertido desde hace mucho tiempo el pub The Strawberry (la fresa). Un epicentro histórico, clave, de afiliación ancestral para todos los aficionados del Newcastle, por el ambiente que respira y por su cercanía con St.James Park.

Las últimas necesidades del equipo, que empezó de manera dubitativa la temporada pasada, acabó mal y sigue sin estar al nivel que se espera, han llevado al local más debates de los esperados tras una campaña pasada donde la estabilidad y la ilusión se habían restaurado. La falta de resultados ha provocado que Alan Pardew esté bajo la lupa de la crítica constante, que todos sientan decepción ante lo acontecido y que aquél centro de debate para la hinchada Toon, se haya convertido en un monólogo ante la repentina llegada de jugadores en este mercado de invierno. Tanto, que en cuestión de días, Michael decidió que la mejor forma de apoyar a su equipo era aliarse con las nuevas caras que aterrizan en el ‘universo Urraca’, cambiando el cartel de su local, que durante unos días se llamará La Fraise (fresa en francés), “en honor a la reciente llegada de fichajes en el club francés”. Un pub histórico y típicamente británico que, durante días, se rebautiza como ironía a una conflictiva dinámica de fichajes.

Newcastle 2013Las entonaciones fuertes, Scouse de Joey Barton y Kevin Nolan que alguna vez dominaron el discurso en el Newcastle United ya no echo por el club de repente sereno campo de entrenamiento. En estos días, las voces galos dominan las conversaciones de conmutación sin fisuras del francés al árabe al inglés y viceversa. El tiro en un poco de conversación españoles a lo largo de las discusiones con extraños en holandés e italiano, por no hablar de un menor número de bromas pesadas, y se hace evidente que el escuadrón Alan Pardew se está reconstruyendo a lo largo de las líneas cosmopolitas.

Desde que el club ascendiera, las premisas del club cambiaron, la dirección deportiva tomó otra línea y Alan Pardew no esconde su elogio a la ‘Armada Francesa’

No hace demasiado, ese vestuario estaba liderado por voces poderosas en el panorama del fútbol inglés. Joey Barton o Kevin Nolan ejercían de líderes cuando el equipo descendió a The Championship o luchaba por recuperar el aliento en la élite del fútbol inglés, vociferando con carácter, ambición y energías interminables. Un espíritu impulsivo, tradicional, costumbrista pero, a tenor de los cambios registrados desde entonces, insuficiente para las pretensiones de la entidad, que empezó a regenerarse. Dejó salir a quienes llevaban los galones en ese vestuario, para introducir sus propias novedades, impulsadas todas por un mercado de fichajes donde acabó imponiéndose la voz de un ‘desconocido’. El gran eje del cambio es Graham Carr, jefe de scout con máximo apoyo del presidente Mike Ashley, que decidió imponer sus intenciones a las de Dennis Wise (al que sustituyó hace dos años).

Carr, que apenas había sido jugador humilde del Northampton Town, tenía experiencia como scout en el Tottenham, pero vio como ese respaldo presidencial le permitió acelerar sus avanzados perfiles sobre el fútbol francés. En unos meses, provocó la llegada al Newcastle de Hatem Ben Arfa (ex OM), Yohan Cabaye (ex Lille y desde ayer en el PSG), Sylvain Marveaux (ex Rennes) y el joven argelí Mehdi Abeid (ex Lens). El éxito de los dos primeros, que modificaron el estilo de juego del equipo, que otorgaron más clarividencia, que multiplicó la calidad técnica y que situó al club en los primeros puestos de la clasificación de la Premier durante muchas semanas, no pudo ser rechazado por el presidente Ashley, que empezaba a crear su propio vestuario francófono. Curiosamente, ese que durante mucho tiempo había estado criticando tanto él como su técnico, un Alan Pardew que llegó a increpar a Arsene Wenger por tener tantos extranjeros en su plantilla. Ahora, él mismo tiene a su disposición algo así como un “Arsenal-upon-Tyne” (juego de palabras entre el cuadro londinense y el puente de Newcastle).

Francastle 2013

El Newcastle tiene 10 jugadores franceses y ha encontrado en la Ligue 1 un mercado que le permite contratar a precios asumibles aunque la rentabilidad de los mismos esté en entredicho

El principal atractivo del mercado de Ligue 1 para las Urracas radica en la opción de explorar un campeonato de nivel donde sus más firmes estrellas aún no tienen precios innegociables y, sobre todo, mantienen fichas anuales mucho más bajas que el jugador inglés medio. Por todo ello, intentando recuperar la esencia que les colocó en la línea adecuada el pasado curso y manteniendo un equilibrio financiero asumible, el magnate deportivo (es dueño de las prestigiosas tiendas Sports Direct) ha decidido respetar más que nunca las decisiones de sus delegados, dando rienda suelta a las pretensiones del dúo Carr-Pardew, que en solo unos días, han rearmado su plantilla con hasta cinco caras nuevas, todas llegadas de Francia y todas bajo el mismo protocolo de experiencia-precio-calidad: Mathieu Debuchy (ex Lille e internacional diestro titular), Mapou Yanga-Mbiwa (ex Montpellier, donde era el capitán y el líder defensivo), Moussa Sissoko (potente llegador que lleva años destacando en el Toulouse ya internacional galo), Yoan Gouffran (llegador o extremo con gol llegado del Burdeos) y Massadio Haidara (carrilero izquierdo de enorme proyección y futuro llegado del Nancy e internacional Sub 21).

Las cinco contrataciones (que dejan 10 franceses en la plantilla y que puede unirse en breve Remy Cabella) generaron gastos de apenas 15 millones, reflejando así la facilidad para mejorar sus alternativas de plantilla sin necesidad de debilitar en exceso sus cuentas (recordando que recibieron más de 7 millones por Demba Ba vendido al Chelsea). Buenos refuerzos que, por el contrario, debilitan la palabra y el trabajo del mítico Peter Beardsley, que ejerce de técnico de Reserves y ha impulsado sin demasiada suerte la confianza en la aparición de promesas como Haris Vuckic y Ameobi Sammy. Todo, para la creación del nuevo Newcastle que no obtuvo recompensa el pasado curso, un renovado sentimiento rebautizado como ‘Armée de Ville’ o ‘Francastle United’. Nombres y apodos que ya se escuchan y debaten en el tradicional pub de la esquina de St.James Park que, por unos días, “solo como una broma”, portará su nueva bandera y nombre (La Fraise).

También te interesa: David Ginola: “Le Magnifique” de la Provenza

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche