Histórico
22 enero 2014El Enganche

Libertadores: Atlético Paranaense, la revancha del Furacao

Atlético Paranaense

Por Gabriel Casimiro (periodista especializado en fútbol sudamericano)

Brasil es por nomenclatura, una de las potencias del mundo en cuestiones deportivas, y también cuna de grandes equipos y jugadores. Por ello, la competencia entre sí es ineludible. Se ha visto en cada temporada que sus escuadras son grandes animadores de las competencias en esta parte del continente. Y ahora que se aproxima una nueva edición de la Copa Libertadores, no será la excepción. Uno de los clubes, sin grandes aspavientos, resonantes fichajes o grandes movimientos de dinero, es el Atlético Paranaense. Apenas participó en tres ediciones de este certamen, pero en la última de ellas fue donde estuvo a un paso de tocar la gloria (en 2005 llegó a la final donde cayó ante su coterráneo Sao Paulo). Un torneo al que llegaron con perfil bajo, pero que a medida que fueron avanzando, lograron ponerse la etiqueta de seria amenaza hasta eliminar barreras, superar obstáculos y colocarse en el último escalón.

En la final de manera inesperada pero con la alegría desorbitada, tuvieron un detalle negativo que quizás los condicionó y determinó un desenlace que fue en contra de sus propias aspiraciones. ¿Cuál fue? La Conmebol, el organismo que rige todas las competencias oficiales de Sudamérica, les prohibió jugar en su estadio la definición ante los paulistas, argumentando que –por reglamento- no podían utilizar un escenario que albergue menos de 40 mil espectadores. El Arena da Baixada, en ese momento, tenía capacidad para 24 mil personas. Entonces, era imposible que se jugara la definición allí. Los directivos del Furacao se movilizaron de inmediato para tener ‘su’ final en ‘su’ estadio. Se reunieron en junta de socios y determinaron montar una tribuna colgante. “Vamos a trabajar día y noche con 200 hombres. En una semana, tendremos todo orden”, declaró Joao Fleury, presidente del Paranaense.

Un estadio menor a lo que deseaban los estamentos continentales, trastocó la hombrada del que había sido gran revelación de aquella Libertadores 2005. ¿Por qué no se escuchó al ‘pequeño’?

Mientras faltaba poco para terminar de construir la tribuna, la Conmebol –sospechosamente- programó el partido para el estadio Beira Río de Porto Alegre (más de 60 mil espectadores). La directiva reclamó, pues incluso coordinó con el cuerpo de bomberos para ampliar su estadio. En último momento incluso pidió la cesión del estadio de Curitiba –el clásico rival- pero ya todo estaba consumado en su contra. Atlético Paranaense hizo de local en el estadio del Inter de Porto Alegre y apenas igualó 1-1. En la vuelta, Sao Paulo goleó 4-0 y se alzó con la Copa Libertadores 2005.

Quedará la duda si, jugando en su estadio, el Furacao pudo haber cambiado la historia. De todos modos, siempre hay revancha. En este 2014, clasificaron a la primera ronda de la Copa Libertadores, donde enfrentarán al Sporting Cristal peruano en choques de ida y vuelta. Si avanzan, se meterán a la etapa de grupos. Y a partir de allí, solo ellos guiarán su camino. Su estadio hoy es el segundo más moderno de Brasil, con capacidad para 42 mil personas. Ya no hay excusas. En la cancha y fuera, todo etsá en orden para buscar repetir la hazaña y, esta vez… celebrar en casa.

También te interesa: Libertadores: El ‘Once Ideal’ del torneo 2013

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche