Histórico
11 enero 2014Francisco Ortí

Chelsea: Eden, Thorgan y la familia Hazard

Un niño  pasea por su casa con un balón del fútbol en las manos. Mira a un lado, mira al otro y cuando ha comprobado que nadie puede verle deja caer el balón al suelo, pero antes de que pueda golpear por primera vez el esférico un grito le sorprende. “¡No se juega a fútbol en casa!“, resuena con autoridad desde el interior de la habitación contigua. Es la voz su madre. “No nos permiten jugar a fútbol dentro de casa“, repite contrariado Ethan de siete años. Paradójicamente, esta casa en la que está prohibido jugar a fútbol representa la fábrica de talentos futbolísticos más productiva de toda Bélgica, pero no se trata de un centro del alto rendimiento para deportistas de élite, ni siquiera de una escuela, es, simplemente un domicilio familiar. Y es que Ethan, ese niño que no puede jugar a fútbol, es Ethan Hazard, el hermano menor de la familia Hazard, una familia que respira fútbol.

Eden Hazard es el máximo exponente de esa peculiar fábrica de futbolista. “Ahora mismo todo el mundo habla de mí porque he hecho un par de partidos buenos, pero tengo claro que dentro de cuatro años puede que nadie se acuerde de quien soy”, comentaba Eden cuando comenzaba a mostrar su magia en el Lille. Cuatro años después no sólo la gente se acuerda de él sino que es uno de los futbolistas más cotizados del planeta. El mayor de los hermanos Hazard cuenta ahora con 21 años y está considerado como el mejor jugador del momento en Bélgica y aspirante a ser el mejor de la historia de su país. Los 32 millones de libras que ha pagó el ex campeón de Europa, el Chelsea, por él, certifican que estamos hablando de un jugador diferente. Después de cuatro temporadas brillando en el Lille, siendo especialmente decisivo en las dos últimas, el belga por fin daba el salto a un grande de Europa con la intención de confirmarse como uno de los mejores jugadores del momento y luchar por los objetivos más ambiciosos del continente.

El siguiente en el podio de los Hazard es Thorgan, quien también se ha comprometido con el Chelsea desde ese verano. Thorgan, quien recibe su nombre de un personaje de una tira cómica belga, creció admirando a su hermano mayor. “Zidane es mi ejemplo a seguir“, explicó Eden Hazard en una entrevista con 18 años. “El mío es mi hermano“, replicó Thorgan, quien apenas tenía 16 por aquel entonces. Pese a esto y aunque el destino final haya sido el mismo no se puede decir que Thorgan haya seguido los pasos del primogénito de los Hazard.  Eden es un mediapunta desequilibrante, Thorgan es un mediocentro de creación. Eden se siente cómodo en las bandas, Thorgan vive en el circular central. Eden se formó en el Lille, Thorgan lo hizo en el Lens, el eterno rival de la zona. El legendario Marc Wilmots, ahora seleccionador de Bélgica, está encantado con estas diferencias.

Los hermanos Hazard

Son perfectamente compatibles. Cuando coinciden en el terreno de juego se entienden a la perfección. Espero poder juntarlos pronto en la selección absoluta“, afirma Wilmots. Por el momento habrá que esperar a que Thorgan dé el salto definitivo. Hasta ahora tan sólo ha podido jugar con la selección belga sub’19, pero su traspaso al Chelsea acelerará su proceso de maduración, aunque disfrutó de muchos minutos a las órdenes de Roberto Di Matteo y pasó la mayor parte del tiempo con el conjunto de Reserves antes de ser cedido a Bélgica, donde ha destacado desde entonces en el Zulte. Los Blues ven en él una opción de futuro, aunque Eden deja claro que Thorgan es ya una opción de presente. “Thorgan es el mejor de los dos. Llegará más lejos que yo“, ha reconocido en varias ocasiones Eden ante los medios de comunicación. Parece no existir la rivalidad entre hermanos y menos ahora que comparten colores.

Colocar a dos hermanos en el mejor equipo de Europa no es tarea fácil, pero en los Hazard todavía quedan exponentes de su talento futbolístico. Thierry Hazard, el padre, ha jugado a fútbol a nivel semi-profesional con el RAA Louviéroise, en la segunda división de Bélgica como mediocentro defensivo y actualmente es profesor de gimnasia en una escuela. Para Carine, la madre, el fútbol tampoco es ajeno. Ella fue delantero en la primera división de fútbol femenino de Bélgica, pero se vio obligada a colgar las botas cuando se quedó embarazada de Eden. “Todavía jugué algunos partidos estando embarazada. Eden ha marcado goles incluso antes de nacer gracias a mí“, bromea Carine. Y, como no podía ser de otra forma, Carine y Thierry se conocieron en un estadio de fútbol, confirmando que son una familia 100% balompédica.

Por último tenemos a Kylian Hazard, de 17 años, quien ya ha logrado ingresar en las categorías inferiores del Lille. Y, por supuesto, Ethan, el menor de todos, que ha iniciado su carrera en el AFC Tubize, el mismo equipo en el que empezaron a jugar todos sus hermanos. Cada día, sueñan con terminar todos juntos en un mismo césped. Hasta entonces Ethan intentará escapar de la vigilancia de su madre para poder jugar a fútbol. Lo lleva en la sangre…

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche