Histórico
13 diciembre 2013Jose David López

Sassuolo: Berardi, goles por casualidad

Berardi - Sassuolo

El ascenso de categoría es una explosión de sensaciones, un cúmulo de innovaciones y una notable presión añadida, aunque camuflada durante un tiempo por la alegría de conseguir un reto apreciadísimo. Cuando esa primera lectura de felicidad, sonrisas y buenas pretensiones, toca a su fin y hay que centrarse únicamente en lo deportivo, las cuentas, el modelo deportivo y la obsesión por cada punto, multiplican la agonía. Se empieza desde cero, con más fe que realidad, con más humildad que credibilidad y con más problemas que soluciones. Estas irán apareciendo con cuentagotas, pero serán determinantes para que los clubes ascensores, los que desde el principio ya están apuntados como principales candidatos a volver al ‘pozo’, tengan convicción creciente y amplíen cualquier atisbo de esperanza. En la Serie A, esta campaña ese rol débil, frágil y accesible a goleadas, lo ganó demasiado pronto el recién ascendido Sassuolo.

Ciudad pequeña, entidad afable y una lista de fragilidades que, sin embargo, han girado en las últimas semanas, rompiendo pronósticos y logrando crear una base sobre la que luchar por salvarse. Han pasado de recibir una vergonzosa derrota ante el Inter en las primeras semanas de competición (0-7), a sumar puntos en Roma, Nápoles o Genoa, lo que les hizo ganar en credenciales y destruir un cartel escrito negativamente sobre ellos mucho antes de que pudieran asentarse a los nuevos tiempos de una vida en la élite del fútbol italiano. Y de todos esos detalles que permiten confiar, que han generado optimismo y que ya atraen miradas a su proyecto en busca de explicaciones a tan formidable reacción, existe una absolutamente determinante: Domenico Berardi.

El chico de moda en la Serie A, suma 7 goles, tiene solo 19 años y este verano pasado ya lo fichó la Juventus porque fue determinante en el ascenso del modesto Sassuolo, donde realmente está cedido por la Vecchia

Berardi - SassuoloSe trata de un delantero por números y por su presencia física (mide 1.85 con piernas largas y potentes) pero lejos de ser jugador de movimientos cortos y de presencia en área, ofrece muchas más variantes. Es zurdo, genera grandes desmarques a espaldas de los defensores, es capaz de generar mucho peligro si goza de espacios por delante porque su zancada, potencia, incluso en conducción y velocidad es más que reseñable. Quizás por esa facilidad que tiene para saber leer y explotar bien metros en carrera, es dado a movilidad hacia diferentes perfiles ofensivos, preferiblemente el izquierdo, dado que encuentra opción a buscar desborde exterior o centros con buen toque de pelota hacia el área. Y acentúo lo del buen contacto y temple con el balón, porque una de las cualidades que más ha desarrollado en los últimos tiempos, son precisamente las jugadas a balón parado. Ha marcado varias con definición individual en golpeo casi siempre por colocación, pero también ha generado ocasiones constantes cuando busca compañeros para el remate. Chico de moda en Serie A, 7 goles en lo que llevamos de curso y tercer máximo goleador por tanto en su estreno en primer nivel.

Berardi tiene un recorrido corto aun por su juventud, pero absolutamente digno de la improvisación y de cómo el fútbol puede convertirse en un instrumento que cambie por completo la vida de cualquiera en el momento más inesperado. Y es que Domenico, que nació en Cariati, un pequeño pueblo calabrés del sur de Italia, apenas jugaba de manera altruista al fútbol. Citas con amigos, partidos entre clubes de barrio, vistas a los polideportivos con las ligas comarcales y situaciones alejadas de cualquier atisbo de profesionalismo. Su primer salto, el que estaba casi seguro de ser uno de los pocos que daría en su vida porque no pensó jamás en ganarse la vida con la pelota, le llegó a los 14 años, cuando entró en el club de la comarca, el Consenza, de la Serie D.

Piernas rápidas, zancada importante y conducción en carrera espectacular, valores de futuro para este chico ya convertido en la esperanza de permanencia para el modesto Sassuolo. Ya ha sufrido dos polémicas importantes

Allí pasó dos años, hasta que un viaje a Módena para ver a su hermano Francesco en la ciudad en la que estudiaba, le cambió por completo la perspectiva de su futuro. Quedaron junto a otros chicos para jugar un partido en un campo cercano a la universidad, incluso no eran suficientes y tuvieron que pedir a otros que por allí andaban, que se animaran para crear un partido más digno. Y casualmente, uno de los técnicos del fútbol juvenil del Sassuolo, Luciano Carlino, que dirigía a los Sub 15, estaba cerca divisando a los jóvenes. Esas piernas rápidas, ese físico delgado y una técnica individual muy interesante, llamaron la atención del míster, que no había sido el primero. Meses después, sabríamos que ya había recibido una petición similar en el mítico SPAL, pero que Berardi había rechazado la propuesta nada más llegar, pues no notó sensaciones muy positivas en torno al trabajo que allí realizaban: “No me gustó el ambiente y me fui a casa. No fue lo que yo imaginé”.

Pero eso no ocurrió cuando el Sassuolo, club de una ciudad de apenas 40.000 habitantes y bajo el poder de Giorgio Squinzi, (el jefe de Mapei, al menos yo lo conozco por años de ciclismo), le ofreció un contrato en categorías inferiores. Entró con 16 años al equipo neroverdi y en su primera temporada marcó 13 goles, lo que hizo que a los 17, ya se ganara un puesto en el primer equipo de la mano de Eusebio di Francesco. Ganó en importancia, fue clave absoluta para que el Sassuolo lograra el ascenso la campaña pasada al anotar 11 goles en Serie B. Dejó auténticos recitales desde que debutó en el verano de 2012, marcó en citas clave y por su juventud, incluso debió pedir autorización a sus padres para cobrar su primer sueldo. Con ello, se sacó el permiso de conducir, comprándose un coche meses después y completar el círculo de anécdotas en torno al temprano impacto que ha generado en Italia.

Este curso no pudo empezar como titular debido a una sanción que arrastraba desde el pasado campeonato, cuando en un partido de muchos nervios contra el Livorno, acabó expulsado tras llegar a las manos con el meta Fiorillo. Además, arrastra una serie de polémicas, como cuando fue multado con 3.500 euros por no responder a la llamada de la Sub 19 en el mes de mayo. Fue sancionado por ello nueve meses, podrá volver a jugar el próximo mes de marzo y ya se apunta a que el salto será en la Sub 21, aunque los más optimistas creen que no tardará en ganarse hueco para la absoluta. Y esta acogida a la Serie A, gusta a la Sassuolo pero también a la Juventus, que el último día de mercado de fichajes, lo contrató en una operación a tres bandas muy rápida y de futuro, por 4.5 millones más los préstamos del delantero Zaza y del lateral Ziegler. La Vecchia lo mantuvo cedido y ya empieza a alegrarse por el movimiento de mercado, que empieza a revalorizarse partido a partido y que le podría servir para estar el año que viene en la plantilla juventina. Hasta entonces, 7 goles, talento a raudales y la promesa más incipiente del fútbol italiano actual…

Todas las Jóvenes Promesas en su sección exclusiva

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche