Histórico
13 diciembre 2013El Enganche

Real Madrid: No hay Khedira, que por Modric no venga

Modric - Real Madrid

Por Alberto Piñero (@pineroalberto), periodista cobertura diaria Real Madrid

¿Usted sería capaz de hacer desaparecer cuarenta millones de euros? ¿No? Pues Luka Modric, sí. Le ha llevado algo más de un año, pero al final el croata lo ha conseguido. Aterrizó en Concha Espina a finales de agosto de 2012, sin haber realizado casi pretemporada, a una liga distinta con un idioma nuevo, y jugando en una posición que no era la suya. Lo que provocó que durante sus primeros meses de estancia en Madrid, nadie en el mundo del fútbol pudiera olvidarse de los cuarenta millones de euros que pagó el Real Madrid para sacarle del Tottenham. Un precio que entonces parecía desorbitado para las prestaciones que ofrecía sobre el césped. Sin embargo, a día de hoy, esa cifra parece haberse esfumado. Quien se fija en Modric, no ve ya esos cuarenta millones de euros del traspaso. Como le sucediera antes a los Sergio Ramos, Pepe, Varane, Xabi o Ronaldo… pues el ‘19’ blanco ya está en ese selecto grupo también.

Modric se ha hecho fundamental en este Madrid. No ahora, sino ya a finales de la pasada temporada. Aporta al centro del campo una pulida técnica, una magnífica visión de juego, disparo lejano, incorporación al ataque, un buen desplazamiento en largo, y sobre todo, mucho recorrido en la parcela ancha. Al lado de Xabi Alonso, parece una lagartija comparada con un oso pardo. Lo que le posibilita una gran capacidad para robar el balón, además de esa inusual imprevisibilidad para los marcadores contrarios. Si a todo ello le añadimos que en este año ha aprendido el oficio del mediocentro, depurando todos esos arriesgados e innatos movimientos de mediapunta que en ocasiones le dejaban en evidencia cerca de su propia portería, el resultado es un mediocampista total. Un mediocampista, a día de hoy, ‘titularísimo’ en este Madrid, que diría Manuel Pellegrini.

¿Usted sería capaz de hacer desaparecer cuarenta millones de euros? ¿No? Pues Luka Modric, sí. Le ha llevado algo más de un año, pero al final el croata lo ha conseguido

Modric - Bale Real MadridCuentan además medios cercanos al Real Madrid que el efecto Modric no sólo se ha dejado sentir sobre el verde, sino sobre todo, fuera de él. Pues el croata es un jugador de esos realmente profesionales, implicados y meticulosos con su trabajo. Se notaba nada más llegar, cuando, ya la primera vez que salió en zona mixta a los pocos partidos de aterrizar en Madrid, sorprendió a los presentes hablando en castellano. Un detalle que no es para sentenciar a quien no lo cuida, pero que al contrario, sí dice muchas cosas positivas de quien lo tiene. En este caso, Modric, que se ha ganado el respeto del madridismo, pero también el cariño de sus compañeros y técnicos.

Un Modric cuya aura se ha proyectado mucho más en estas últimas fechas sin Sami Khedira a disposición de Carlo Ancelotti, además. Estaba comenzando a ser importante el croata, y ahora es prácticamente imprescindible. Una lástima que haya tenido que lesionarse el germano para que en el Real Madrid se dieran cuenta de que es posible jugar al fútbol sin un pivote de contención, llamados también mediocentros defensivos, jugadores físicos, futbolistas de equilibrio, y no sé cuántos otros eufemismos más. Pero el caso es que se puede. El propio Real Madrid lo hace ahora, cuando el técnico de Reggiolo se ha propuesto que mariden los Xabi Alonso, Modric e Isco Alarcón en la medular. Una combinación que ha hecho olvidar la ficticia necesidad de un Khedira en los equipos actuales de fútbol. Una combinación que ha multiplicado exponencialmente el caudal de fútbol del conjunto madridista. Y una combinación que ha hecho lucir mucho más a esos mismos tres centrocampistas.

Modric al lado de Xabi Alonso, parece una lagartija comparada con un oso pardo. Hizo falta que Khedira se lesionara.

Porque no es lo mismo ser cabeza de ratón que cabeza de león. Así decían que le sucedía a Lionel Messi con la selección argentina y el Barcelona. Y así le sucede también a este tridente blanco formado por Xabi-Modric-Isco, que cuando ambos se alían, todos parecen mejores. Y no se trata de que el croata marcara un golazo de bellísima factura ante el Copenhague este pasado martes. Se trata de que, marquen goles o no, los tres comienzan a funcionar juntos melódicamente, y así hacen para con el resto del equipo también. Bienvenido sea, pensará el aficionado al fútbol, más allá del color de su bufanda. Khedira ha quedado ya atrás, la moda ahora es Modric. No hay mal que por bien no venga.

También te interesa: Real Madrid: Casillas, suplencia amnésica

Síguenos también en Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche