Histórico
11 diciembre 2013Fran Alameda

Real Madrid: El oxígeno de la ilusión

Real Madrid 2013

La tierra quemada ya es tierra abonada. Del desastre Mourinho, como España hizo con el error Berenger en aquel artículo que Ortega se empeñó en señalar para la historia, al fenómeno Ancelotti y BBC hay apenas un par de meses. Quizá la gestión del portugués tuvo menos de desastrosa de lo que nos quisieron prometer aquellos que vendieron novelas como periódicos y predicciones desastrosas por darle poder al entrenador, como si éste fuese un gañán afanado en destruir todo a su paso.

El Real Madrid, a once de diciembre, es decir, a algo menos de media temporada, es un equipo que ilusiona. No es que esto se pueda cuantificar, pero sí percibir. De hecho, se percibe la mejora colectiva muy por encima de la individualidad, aunque la primera lleve a la segunda. Y viceversa. Su primera fase de Champions, competición que resuena en el madridismo como las próximas elecciones en Aznar, resultó notable, sobreponiéndose a un rival duro –otrora gigante–, otro incómodo y un último colocado benditamente para coger aire en caso de falta de oxígeno.

Modric ha conseguido dar un paso adelante, Xabi Alonso ha regresado en buena forma e Illarra obtendrá minutos hasta conseguir la moral necesaria. Ancelotti respira y el equipo toma oxígeno

El oxígeno de Ancelotti ha llegado a la vez que Xabi Alonso, que con la edad gana adeptas como yerno a la velocidad que su presencia equilibra al Madrid. Xabi es jerarca y tiene ganas, como si necesitara demostrar que Illarra aún no es él, y que tampoco es el cromo original. A su lado, a Khedira lo ha difuminado una lesión, pero Modric gana sensaciones sin ruido, o sea, sin demasiado éxito porque una cuestión muy española es valorar en función a cuánto aparezca en los medios, alentando aquel viejo mantra de Kapuscinski: “Si no sale en los medios, no existe”. Modric está y funciona. Aunque no exista.

Combinando el 4-3-3 con el 4-2-3-1 incitando siempre al necesario control del centro del campo para Ancelotti, el Madrid ha evolucionado a nivel cualitativo. Entre el crecimiento colectivo, eso sí, aparece alguna sensación extraña en lo individual. Como el caso de Di María que quizá acabe siendo una hernia y marcando cuarenta goles a final de temporada. La Champions y el Madrid son el matrimonio perfecto hasta que año tras año se demuestra lo contrario. Pero lo importante, al menos, es que esta temporada, otra vez, han quedado para tomar una Copa.

También te interesa: Champions: Cristiano sigue haciendo historia (0-2)

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche