Histórico
13 diciembre 2013Jose David López

Mundial Clubes: Guangzhou, un sueño imposible

Guangzhou - 2013

Por @asiaesfutbol (periodista radicado en China-especialista fútbol chino)

En un despacho de la sede central del gigante inmboliario chino Evergrande, en la ciudad de Guangzhou (Cantón), se reunieron, en enero de 2010, un representante de la Asociación de Fútbol de China y un miembro de la junta directiva del grupo inmboliario. El objetivo: intentar que Xu Jiayin, presidente de Evergrande Real Estate Group, no persiguiera un sueño “imposible”, el de crear al mejor club de Asia. A comienzos de 2010, Liu Peng, quien ocupaba el puesto ceremonial de presidente de la AFC (el poder recae en el vicepresidente), buscaba terminar con la corrupción que había herido, casi de muerte, al fútbol chino y a la propia imagen de la federación. El Guangzhou, por aquel entonces propiedad del consorcio farmacéutico local, estaba acusado de amañar partidos y era cuestión de días que se anunciara su sanción. Dos semanas más tarde, el equipo era descendido a la Liga Uno, la segunda división del país, circunstancia que amenazaba incluso su existencia. Puesto a la venta y con los jugadores en busca de nuevos destinos, el equipo cantonés parecía condenado a la desaparición.

Una vez que la sanción se hizo pública, Xu Jiayin comenzó a darle vueltas a una idea que llevaba tiempo en su cabeza. ¿Por qué no utilizar el fútbol como herramienta para hacer crecer la imagen de la compañía? Poco acostumbrado a dejarse aconsejar y guíado sólo por su olfato, una semana más tarde, el 28 de febrero, Xu Jiayin anunciaba la compra del Guangzhou por 100 millones de yuanes (unos 12 millones de euros) y desvelaba la que sería la pieza clave de su proyecto: el mercado de fichajes. Al término de la rueda de prensa, hablando aparte con Liu Peng, le dijo: “Seremos campeones de China en tres años y de Asia en cinco”. Esta afirmación, que más tarde repetería frente a los medios, hizo sonreír a Liu, quien no se esperaba el impulso que el hombre que acababa de dejar la habitación daría a la ruina que acababa de adquirir.

Xu Jiayin es el empresario e inversor más exitoso de la historia del fútbol en Asia. La prensa china lo inserta en listas con Florentino Pérez o Roman Abramovich. Su intervención en forma de sueño, determinante para que China encuentra algo de ilusión en su deporte rey

En verano de ese año, Xu Jiayin, quien también comenzaba a destacar como benefactor en numerosas obras de caridad en China, construyó las bases de su éxito. La contratación del brasileño Muriqui, máximo goleador de la historia del Guangzhou, junto a las de nombres destacados del fútbol chino como Sun Xiang, primer jugador del país en disputar la Champions League de Europa con el PSV, o Zheng Zhi y Gao Lin, capitán y nueve del combinado nacional chino, respectivamente, dieron un salto de calidad al conjunto. Los mimbres con que estaba formado aquel equipo le permitieron ascender esa misma temporada. Ya en la Superliga, con sólo un fichaje, el nombre del Guangzhou Evergrande dio la vuelta al mundo. Darío Conca, un jugador casi desconocido, se convertía de la noche a la mañana en uno de los futbolistas mejor pagados del mundo cobrando cerca de siete millones de euros por temporada. El mundo miraba a la liga china extrañado y otros, como el ex propietario del Shanghai Shenhua, Zhu Jun, intentaban emular el proyecto contratando estrellas como Anelka o Drogba. Todos han logrado generar un contexto más respetado y valorado exteriormente, aunque eso sí, ellos, desde entonces, han perdido a sus jugadores estelares y han acumulado tan solo sonoros fracasos. Solo brilla Guangzhou.

Xu Jiayin - Lippi

En 2011 el equipo ya era superior a cualquiera de sus rivales y se hizo con su primera Superliga. En la ceremonia de entrega de premios de la federación, Xu Jiayin, quien había firmado meses atrás un acuerdo de colaboración con el Real Madrid para crear la escuela de fútbol más grande de China, dijo a Liu Peng: “Sabes que serás recordado como uno de los hombres que reparó la imagen del fútbol chino. No te olvides de mí”. Campeones de Liga y Copa en 2012, el equipo, a través de Liu Yongzhuo, la cabeza visible del mismo tras ser nombrado presidente por el propietario del club, contrató ese año a Marcello Lippi como entrenador y a Lucas Barrios, quien tuvo una salida tormentosa meses más tarde. Los triunfos parecían no tener fin y, sin embargo, algo faltaba. En invierno de 2012, tras el final de la temporada, Xu Jiayin preguntó a Lippi: “¿qué necesitamos para ser campeones de Asia?”. El preparador italiano, quien oía cantos de sirena para entrenar a la selección nacional, respondió convencido: “que los jugadores se lo crean”.

A base de talonario, ha conseguido en menos tiempo del esperado, romper la estadística e historia, pues el fútbol chino nunca tuvo un club tan poderoso 

Casi un año después de aquella conversación, en el Tianhe Stadium de Guangzhou, Lippi celebraba ser el primer técnico en lograr la Liga de Campeones en dos continentes diferentes y los jugadores el poder medirse a algunos de los mejores conjuntos del mundo. Acababan de empatar a dos con el Seúl FC y de proclamarse el mejor equipo del continente, dos años antes de lo que Xu Jiayin predijo. En la grada, escoltando al satisfecho propietario, estaban Liu Peng y Liu Yongzhuo, dos hombres que, tres años antes, se reunían en un despacho de Guangzhou para intentar poner freno a aquellos retos impensables El mismo, camina ya en su primer Mundial de Clubes desde este sábado y no cesará hasta conseguir retar a los mejores del mundo. Hoy, tiene el único escenario que la competición le concede y no pretenden desaprovecharlo, pues el sueño imposible, hace ya tiempo que dejó de serlo…

También te interesa: Guangzhou Evergrande, nuevo campeón asiático 2013

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche