Histórico
17 diciembre 2013Francisco Ortí

Mundial Clubes: Bayern, la última frontera

Mientras el Barcelona conquistaba el cielo futbolístico al proclamarse campeón del Mundial de Clubes y ganar su texto título consecutivo en 2009, Pep Guardiola se alejó de la multitud. Necesitaba un momento de soledad. Se obligó a alejarse para repasar con perspectiva las experiencias vividas durante su primer año y medio como entrenador en la élite. Vio el 2-6 en el Santiago Bernabéu, las cabalgadas de Yaya Touré en la final de la Copa del Rey. Recordó el gol de Samuel Eto’o en Roma, la aparición de Sergio Busquets y la conversión de Pedrito en Pedro. Y, por supuesto, revivió el Iniestazo de Stamford Bridge. El vértigo que le produjo volcán de emociones explotó en un llanto incontrolable. Sobre el mismo césped del Estadio Sheikh Zayed de Abu Dabi, ante más de 40.000 espectadores y rodeado por toda una plantilla en estado de euforia, Guardiola rompió a llorar y no había modo de pararle. De este manera se cerró un 2009 glorioso para el técnico catalán.

En 2013, Pep Guardiola vuelve al lugar del crimen. Metafóricamente hablando. El Mundial de Clubes ya no se disputa en Abu Dabi, sino que se jugará en Marruecos. Cambia el continente, pero no el contenido. En términos futbolísticos, el escenario para el Bayern de Munich es prácticamente el mismo que el que tuvo el Barcelona en 2009. La única diferencia es que aquel Barça fue capaz de ganar los seis títulos que disputó a lo largo de aquel año. Los azulgrana levantaron Liga, Copa del Rey, Copa de Europa, Supercopa de España, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes, firmando un sextete histórico que nunca nadie antes había conseguido. Los más puristas recordarán que se le escapó la Copa Cataluña, pero la historia no recordará ese borrón. Este Bayern de Munich, tan histórico como aquel Barcelona, sí que dejó de ganar un título ‘importante': la Supercopa de Alemania, que perdió ante el Borussia Dortmund. El Mundial de Clubes sería, por lo tanto, el quinto título del año. No alcanzaría el sextete azulgrana, pero sí el cielo futbolístico. Este Bayern ya ha pasado a la historia, pero todavía debe cruzar la última frontera.

Después de un extraordinario 2013, el gran reto de Pep Guardiola es encontrar el método de motivar a un grupo que lo ha ganado todo, hacerles sentir hambre por un torneo infravalorado en Europa. “Yo intentaré convencerlos de que aún nos queda mucho trabajo por hacer, pero después de la Champions League eso siempre es difícil“, explicó el técnico del Bayern de Munich después del triunfo que obtuvo ante el Hamburgo y con el que despidió la Bundesliga hasta 2014. Uno de los motivos por los que Guardiola abandonó el Barcelona era el miedo de no saber encontrar nuevas vías de motivación para un equipo que ya lo había ganado todo. Esa historia se repite en el Allianz Arena. Sin embargo, hasta el momento los resultados están siendo excelentes. El vestuario no ha perdido el hambre y el Bayern de Munich de Guardiola se está consagrando como el Bayern de los récords. Continúa siendo un equipo arrollador e incluso se están mejorando los números de la etapa de Jupp Heynckes.

Pep Guardiola está consiguiendo perfeccionar lo perfecto. El Bayern de Munich es campeón de invierno, con siete puntos de ventaja respecto a su inmediato perseguidor y unos números brillantes. Los bávaros han ganado 14 de sus 16 partidos, no conocen la derrota y cuentan con un balance goleador de 42 goles a favor y tan solo 8 en contra. En Champions League la superioridad también es mayúscula, aunque si ha perdido un partido, después de caer contra el Manchester City en la última jornada de la fase de grupos. En lo que respecta a Guardiola, él también ha batido récords. El técnico catalán se ha convertido en el primer entrenador de la historia del club bávaro que no ha perdido ninguno de sus primeros 15 primeros partidos de Bundesliga. Y la marca continúa aumentando. Su objetivo ahora es involucrar al equipo en la pelea por el Mundial de Clubes. Sus palabras le delatan. “Se trata de una competición muy prestigiosa. Resulta muy difícil participar y, por ende, ganarla. Además, el título se juega en una final, y ya se sabe que las finales siempre son especiales y uno siempre quiere ganarlas. Para eso estamos aquí“, comentó Guardiola.

“Fueron muchos años de duro trabajo los que nos premiamos con este 2013. Pero esto aún no termina, en el Mundial de Clubes vamos a dar lo mejor que tenemos” – Philipp Lahm

A tenor de las declaraciones de los pesos pesados del vestuario muniqués, el discurso de Guardiola para haber calado en sus jugadores. El Bayern de Munich tiene más hambre de títulos y la mente puesta en el Mundial de Clubes, donde esperan rubricar un año inolvidable para ellos. “El Mundial de Clubes es nuestra última meta este año. Hemos tenido mucho éxito en el 2013 y queremos cerrarlo con broche de oro“, declaró el portero Manuel Neuer. El capitán Philipp Lahm, por su parte, fue igual de expresivo: “fueron muchos años de duro trabajo los que nos premiamos con este 2013. Pero esto aún no termina, en el Mundial de Clubes vamos a dar lo mejor que tenemos“. “Por supuesto que tenemos que ganar dos partidos. Pero ganamos el Mundial y después vendrán unas buenas vacaciones con la familia“, comentó Franck Ribéry. Queda demostrado que el Bayern de Munich interpreta el Mundial de Clubes como la culminación de un año glorioso. No es un apéndice, sino parte importante del mismo. Sin un triunfo en Marruecos la gesta estaría incompleta.

El primer escollo será el Guangzhou Evergrande FC chino de Marcelo Lippi, y si todo marcha bien en la final debería enfrentarse al vencedor de la semifinal que enfrenta al Raja Casablanca marroquí contra el Atlético Mineiro brasileño de Ronaldinho. Dos partidos que separan los excelente de lo histórico. Dos partidos que pueden llevar al Bayern de Munich a la gloria y compartir espacio en el olimpo futbolístico con el Barcelona del 2009. Guardiola coincide en ambas gestas, pero esta diferente. En esta ocasión, las lágrimas no le pertenecen por completo. Debe compartirlas con su predecesor. “Jupp hizo un gran trabajo y es por eso que estoy aquí. No es nada especial”.

Todo sobre el Mundial de Clubes en su zona exclusiva

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche