Histórico
23 diciembre 2013El Enganche

Milan: Allegri y el juicio tifosi

Allegri - Milan

Por André Stinson

Cuando Massimiliano Allegri se sintió perdido aceptó que ya nada podría salvarlo. La selva de poderosa de problemas Rossoneros lo había apresado, implacable y definitivamente. Ante su ignorancia para otorgar soluciones se sentó con tranquilidad a esperar la muerte, el sabía que aquel Scudetto ganado en 2011 por el Milan, era poco menos que insuficiente. Quiso morir allí, en el San Siro, sin ninguna esperanza, aislado, con el pensamiento fijo en sus efímeras glorias distantes con la institución de Lombardía, particularmente en aquella campaña del 2010-2011, donde Alexander Pato, Zlatan Ibrahimovic y Robinho condescendieran con su esquema táctico para otorgarle el primer campeonato en su carrera.

Al despertar se encontró rodeado por un grupo Tifosi de rostro impasible que se disponían a sacrificarlo ante un altar, un altar que a Allegri le pareció como el lecho en que descansaría, al fin, de sus temor a la responsabilidad, de su incapacidad para mostrar temperamento, de su destino, de sí mismo. Tres años en Milan le habían conferido un mediano dominio de las lenguas Tifosi. Intentó algo. Dijo algunas palabras que fueron comprendidas. Entonces floreció en él una idea que tuvo por digna de su talento y conocimiento del entorno. Recordó que para febrero se esperaba la eliminatoria de Champions. Y dispuso, en lo más íntimo, valerse de aquel conocimiento para engañar a sus opresores y salvar la vida. “Si me dejan vivir” les dijo “puedo hacer que la gloria se vista con los colores del Diablo”.

Allegri - Milan

A 5 puntos del descenso y a 14 de puestos Champions, el reto del Milal esta campaña ya está perdido, con lo que ello supone además en lo económico. Llegarán refuerzos en invierno (Honda-Rami), pero no hay más posibilidades reales

Los Tifosi lo miraron fijamente y Allegri sorprendió la incredulidad en sus ojos. Vio que se produjo un pequeño consejo, y esperó confiado. El rival en turno era el Atletico de Madrid, el equipo de Simeone que competía al tú por tú con el Barcelona en España. Ahí fue donde los Tifosi tomaron su decisión.

Dos horas después el corazón de fray Massimiliano Allegri chorreaba su sangre a borbotones de forma vehemente sobre la piedra de los sacrificios (aquella por la que Leonardo había pasado tiempo atrás, con menos méritos para ello), mientras uno de los Tifosi recitaba sin ninguna inflexión de voz, sin prisa, una por una, las infinitas fechas en que se producieron los fracasos de Allegri, incluyendo sus humillantes derrotas contra el Barça, su incapacidad para combatir el esquema de Conte en la Juventus y como olvidar el gol de Rodrigo Palacio. Allegri había rebasado los límites de la paciencia.

También te interesa: Mario Balotelli, el mal pensamiento del instinto

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche