Histórico
31 diciembre 2013Jose David López

Japón: Copa Emperador, el balón ya rueda en 2014

La expansión, un reto excesivamente ambicioso para su inestabilidad histórica, siempre fue el pensamiento de raíz de Japón. Tras librar batallas en suelo soviético, el objetivo era ocupar Indochina, para terminar por asentarse en territorio chino y culminar sus ideales originarios, aunque Estados Unidos e Inglaterra, con grandes intereses en la zona, respondieron con un embargo económico que asfixiaría a los nipones. Con más orgullo que cabeza, estos atacaron a sus enemigos yankees, británicos, tailandeses y holandeses sin previa declaración de guerra, dando inicio a una escala de ataques en numerosos bandos conocido con el paso de los años como ‘La Gran Guerra de Asia Oriental’. Pese al avance japonés, los aliados no tardaron en aglutinar fuerzas hasta ir recuperando poco a poco esos territorios, provocando la rendición nipona en 1945, poniendo fin a un estado de alerta eterna que destruyó cualquier manifestación artística en Japón, retrasando el crecimiento y progresión del fútbol.

Y es que pocos años antes del arranque de la guerra asiática, en 1921, la Federación Inglesa de Fútbol donó a la Asociación Japonesa, un singular trofeo de plata que servía para iniciar torneos semi-profesionales en el país. Ese campeonato, disputado entonces por clubes de Japón, Corea, Taiwán y hasta del protectorado de Manchuria, es considerado el inicio del fútbol a nivel global en el país (más allá de que en 1906 está datado el estreno entre dos clubes nipones en algo ‘parecido’ al fútbol). Se recuerda que el nivel de los taiwaneses sorprendió (tenían varios ‘profesores’ ingleses) y que los japoneses sintieron con la pelota otra manera de abogar por el respeto que reclamaban al mundo con las armas. Sin embargo, la preciada plata del trofeo se convirtió en un bien valiosísimo en la guerra posterior hasta el punto que, debido a la necesidad de metal por la batalla, se acabó perdiendo al ser fundido (por orden de un conocido emperador) en un ataque sobre territorio chino. Había nacido la singular excusa para la Copa del Emperador que más de noventa años después, inicia la actividad futbolística de este 2013 (como cada año) con su finalísima del día 1 a las 6:00 (hora española).

Su origen profesional tuvo que esperar unos años más, pues no fue hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial, en 1947, cuando la Familia Imperial de Japón presentó la Copa del Emperador de manera oficial. Esta se empezó a disputar en un solo encuentro entre el Partido del Este-Oeste, comenzando a ser parte del calendario de la temporada futbolística desde 1951. El siguiente paso hacia su crecimiento y relevancia se llevó a cabo en 1967, cuando la final de la Copa empieza a celebrarse en el Estadio Olímpico de Tokio (hasta ese momento, no había sede fija ni fecha definida) el 1 de enero de cada año, siendo presentada como el ‘Fútbol del Año nuevo’, gracias a la fuerza mediática y el apoyo comercial del patrocinador clave, NHK y la agencia de noticias Kyodo News (ambas mantienen esa organización conjunto con la Asociación Japonesa de Fútbol, Liga de fútbol profesional de Japón y Asociaciones de Fútbol prefecturales.

Desde 1951, la Copa Emperador supone el torneo ‘ nacional copero’ de mayor expectación de todo el continente asiático a nivel de clubes

Una vez profesionalizado el fútbol japonés con su Japan League, la Copa Emperador ha dejado numerosos partidos para la historia ya que mezcla a los grandes clubes del país con los más humildes, pues desde 1996 el torneo se abrió incluso a los equipos amateurs de diferentes escuelas nacionales. De tal manera, Japón está orgullosa de ser una de las que más empeño otorga a la expansión de su fútbol por cada rincón del país, alimentando las esperanzas en clubes menores, estadios humildes e instituciones minoritarias. Desde 2004, además, se amplió el periodo pues con la acumulación de partidos en el calendario, ya no era posible disputarla por completo en diciembre sino que arranca en septiembre. Un dato que evita que los clubes de las zonas más duras en invierno, tengan la opción real de conseguir buenos réditos deportivos. Los clubes de primera división entran en cuarta ronda, la J League se introdujo a través de un sistema de quinielas del torneo desde 2005 y, un año antes, incluso se logró expandir una versión femenina de la Copa (siguiendo misma dinámica bajo el nombre de Copa de la Emperatriz).

El romanticismo japonés, el valor de las tradiciones y el amor por sus premisas, se extrapola a su fútbol con la Copa Emperador

Hace dos años, la Federación Inglesa de Fútbol otorgó a sus símiles japoneses una copa exactamente igual a la que fue concedida en 1921 (la que fue fundida debido al valor de la plata por la necesidades de la guerra), como símbolo de respeto. Japón aceptó el ‘regalo’ para recordar el romanticismo más poderoso que guarda un torneo único en el mundo, prometiendo además que ese trofeo sería la unión de todo su pueblo para “no generar una guerra nunca más”. Hoy, día 1 de enero de 2014, Japón ha amanecido con la finalísima de la Copa del Emperador (entre Yokohama Marinos y Sanfrecce Hiroshima, curiosamente los dos primeros clasificados de la JLeague 2013, con lo que el partido es heróico). El ganador logra el preciado honor del título copero (aunque en el nuevo siglo, existe un rumor de ‘maldición’, pues casi todo el que gana, acaba descendiendo después) pero, sobre todo, consigue plaza directa en la próxima Champions Asiática (AFC Champions), e incluso se le concede el privilegio de llevar en su camiseta el logo oficial de la Asociación Japonesa de Fútbol.

Un trofeo con casi un siglo de vida que representa la competición deportiva japonesa más antigua de su historia pero también, el primer partido del año en todo el planeta y, desde luego, la fuerza del fútbol por encima de cualquier obstáculo. El Emperador decide su nuevo campeón. El balón ya rueda en Japón. El balón ya rueda en 2014.

Todo sobre el Fútbol Japonés en nuestra sección exclusiva

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche