Histórico
12 diciembre 2013Jose David López

Champions: Nombres de la Jornada

Grosskreutz - BVB

Lo excesos en inversiones durante el mercado de fichajes, los riesgos a endeudarse para el resto de la campaña y las valoraciones de todas las direcciones deportivas de la élite europea, encuentran un momento determinante donde son analizados al detalle. Y ese instante, esa semana, ese partido y esa noche, era para muchos de los principales clubes del continente, la de esta semana. Porque si se afrontan retos, si se pretenden progresiones y si se arriesgan grandes sumas de dinero en cualquier parte del escenario europeo, es para dar respuesta, para reivindicarse y para contestar de la mejor manera posible cuando la Champions League te pone a prueba. La máxima competición de clubes del planeta elije, selecciona y disecciona a aquellos a los que pretende colocar entre los ‘únicos’, en un camino elitista y exigente donde muchos iban a quedar en el camino y otros a seguir adelante con ambición y un esfuerzo final. A ello contribuyeron los protagonistas de esta última semana de grupos en Champions.

Cristiano Ronaldo (Real Madrid): Nadie. Absolutamente nadie ha logrado marcar 9 goles en una fase de grupos de la Champions League. Nadie, hasta que el estado de forma abrumador que mantiene en los últimos meses el portugués, le facilita seguir rompiendo records. Anotó en los cinco partidos que disputó, incluso ante Copenhague acabó errando un penalti que aún hubiera situado su nuevo registro en un escalón superior. Clave en Liga, clave para la selección portuguesa que ya intimida gracias a él a sus rivales y clave, desde luego, en ese sueño de la Décima que toma forma rumbo ya a octavos de final. La versión más arrolladora del que apunta a Balón de Oro 2013, dispuesto a culminar su año de oro antes de plantarse ante el gran reto de su vida en 2014. Nadie puede pararlo hoy…

Sneijder (Galatasaray): Números de estrella en la lista de traspasos más cuantiosos del fútbol turco, números de estrella en la chequera mensual y números de estrella en su espalda, que luce un 10 platino a expensas de noches gloriosas. Y no pudo ser su noche porque el intenso frío y una nevada brutal, convirtieron Estambul en un grotesco patinaje invernal sobre hielo turco, que nada tiene que ver con los baños turcos pero que impide a todos ojos la perfecta sintonía entre pelota y botín. Pero sí fue su día. Ni 24 horas después de que todo el fútbol europeo observara con incredulidad como sobre aquella escenografía impropia de la máxima competición internacional (pero ojo, abandero que se juegue o que pregunten a los sesenteros qué piensan sobre estos ‘copitos’), el mismo que pasó desapercibido, criticado y pasivo en una cita clave, fue salvador. El holandés pasó de verdugo impasible a líder decisivo cuando se instaló en el área y definió cruzado la eliminación de la Juventus y un paso al frente del fútbol otomano. ¡Cómo olvidarlo¡

Sneijder - GalatasarayBalotelli (Milan): Tiene 23 años, una larga lista de descarrilamientos tras de sí y una polémica que le acompañará eternamente, pero la versión competitiva del ‘Bad Boy’ por antonomasia del fútbol italiano, ha sido absolutamente salvadora para los intereses de su equipo. Un Milan que encontró la excusa perfecta a su mal momento de forma y pésima confianza en sus posibilidades, cuando se quedó con un jugador menos por una entrada desorbitada de Montolivo. Tan cerrado fue el equipo de Allegri desde ese instante, que no volvió a dispara a puerta y no se acercó al área en los 65 minutos restantes. Cedió por completo la posesión y la presión a su rival, decidiendo mostrar al mundo lo que significa el concepto ‘italianizar’. Y en esas artes donde el Ajax desesperó por segundos hasta enloquecer por completo, la estrella milanista fue el gran artífice. Se dejó ver en pelea defensiva, ayudando en el lateral diestro y luchando por cada pelota, pero además, fue clave su capacidad para bajar balones largos, mostrar la pelota lejos de su área y quemar la paciencia de la zaga ajaccied. Un paso adelante en competitividad.

Kevin Grosskreutz (Borussia Dortmund): Es el que todos apuntaban cuando tocaba señalar al que debía perder su lugar en el equipo inicial, es el que todos colocan como ‘parche’ cuando existen lesiones por las que modificar el contexto ideal, es el que pocas veces puede disfrutar por jugar en su posición perfecta pero… es el más borusser de todos los que visten de amarillo. El ‘chico de los recados’ tenía una misión en el último tramo de un partido agónico en el Velodrome de Marsella. Hace unos años, allí se perdieron las opciones europeas y cuando parecía que el empate iba a repetir aquellas escenas negativas, apareció el comodín absoluto de Jurgen Klopp. Un balón al área, bordeando las líneas, con la zaga marsellesa metida muy atrás y un remate poderoso que acabó entrando con lágrimas en una red que le debía una noche plausible al chico amarillo. Grosskreutz no lo olvidará.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche