Histórico
25 noviembre 2013Jose David López

West Bromwich: Claudio Yacob, el jerarca anhelado

Yacob - West Bromwich

Podía haber clonado el virtuosismo de Leo Messi, la eficacia rematadora de Gabriel Batistuta o el don oportuno de Jorge Valdano. Todos ellos, y muchos más, nacieron en la provincia de Santa Fé, Argentina. Epicentro de sensaciones y sentimientos en cada esquina, donde los potreros se acumulan ante la avalancha de ‘pibes’ dispuestos a pasar las horas unidos a su verdadera pasión. “El primer regalo que recibí de mi padre era un balón de fútbol y hay tanta pasión por el fútbol en mi casa, que incluso mi hermano menor, Diego, también juega al fútbol profesional en mi país. Juega incluso mejor que yo. Dirige, defiende, equilibra, crea y complementa a sus compañeros. Es también un ‘5’”. Esa definición, que describe a la perfección el futuro que podrá disfrutar Diego, es una seña identificativa del fútbol argentino más patrio, el mediocentro líder, el icono medular y el ‘jefe’ caracterial del equipo.

Un rol que no se adquiere sin personalidad, sacrificio y cualidades, todo lo que en apenas unos meses, sorprendió en la mismísima Premier League, pues quien hablaba, era un Claudio Yacob convertido ya en una de las revelaciones del curso en Inglaterra con el creciente proyecto del West Bromwich Albion. Establecido como pivote angular, determinante en recorrido, equilibrio, compensación y coberturas, es intocable para Steve Clarke, puesto que ha jugado casi todos los minutos desde que llegó el pasado curso (excepto en un partido por molestias) desde que en la primera jornada su debut lo consolidara como pieza clave al ser nombrado MVP. Su contribución es innegociable y The Hawthorns ya ha conseguido su particular ‘eje’, ese que representa una especie en peligro de extinción y que anhelan incluso equipos de la élite.

No triunfó cuando entró como niño a Boca Juniors y salió de Racing de Avellaneda por una desastrosa maquinaria de prensa y afición

Conseguir tal cualificación no fue un proceso llevadero para Yacob, que desde muy pequeño impresionó en las calles santafesinas por su aplomo y jerarquía, rol que no adquirió cuando entró en las inferiores de Boca Juniors con apenas doce años. Añorando la familia, decidió retroceder para regresar a Carcarañá con un entorno que tenía que prepararlo mentalmente para una vida futbolística en proceso de gestación. En su segundo intento se mudó a Avellaneda para unirse a Racing, donde formó parte de la generación juvenil que encandiló al país en categorías inferiores logrando títulos junto a Maxi Moralez, Sergio Romero o Gabriel Mercado, debutando con La Academica con 19 años y ganándose de inmediato el acceso a la selección Sub 20 que disputaba ese año Sudamericano y Mundial. El éxito internacional de aquella camada de oro con Agüero, Zárate, Piatti o los tres compañeros de club antes citados, guardó sitio secundario, de banquillo, a Yacob, que acababa de colocar su nombre en el camino ideal.

Yacob - West BromwichSin embargo, Racing de Avellaneda nunca supo tratar con un juicio acertado a su ‘cinco’, hasta el punto de aislarlo y sacarlo del plantel por una polémica tan absurda como real. Tras caer en un clásico de Avellaneda ante Independiente (4-1), Claudio cambió “pantalones cortos con un amigo personal que jugaba para el otro equipo”, algo que se extendió como la pólvora contra su persona. La prensa y los aficionados clamaban por su ‘atrevimiento’ en circunstancia teóricamente dolorosa para cualquier jugador, pero la realidad del vacío al que fue obligado, estaba más allá. La realidad, es que en Argentina un derbi significa que el enemigo lo es a todos los efectos, sin amistades, sin risas ni concesiones. La prensa lo convirtió en un problema pero la razón por la que no volvió a jugar fue porque no quiso renovar el contrato al no cumplir las expectativas de proyecto que él pretendía. Pese a que lo aislaron varios meses, “Racing siempre estará en mi corazón”.

Un ‘5’ clásico que ha encontrado su rol estelar en West Bromwich. Pocos mediocentros superan su aportación y rendimiento.

Estando fuera de ritmo competitivo, sin entrenamientos globales y fuera de partidos oficiales, decidió que todas aquellas ofertas recibidas que no fueran de Europa, quedarían a un lado, priorizando la Premier League. Mientras esperaba, encontró fuerza y energía en la soledad de sus cuadros (es un estupendo pintor) y los tonos de su guitarra (dicen que es un especialista), pero sobre todo de su perro, pues cuando llegó la propuesta del WBA, “lo primero que hice fue asegurarme de que me dejaban traérmelo a Inglaterra”.

Hoy, su compañero Ben Foster lo llama ‘el asesino silencioso’ porque “no habla casi nunca con el resto, es tímido y callado, pero trabaja como nadie y su aportación es clave para nosotros”, mientras se confirma como ‘doble cinco’ del equipo junto a Mulumbu y alcanza las estadísticas de los mejores del campeonato. Steve Clarke le pide orden táctico, inteligencia para que no se generen espacios tras él y jugar la pelota a espaldas de los volantes. Cualidades y un singular apodo que nada tiene que ver con ‘La Flaca’, el que destilaba en Argentina debido a su liviano físico y pelo largo. Un aspecto que hoy representa el éxito del proyecto Baggie en una Premier League que coloca en la élite a su propio jerarca. El que todos quieren. El que pocos tienen.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche