Histórico
9 noviembre 2013El Enganche

New York Cosmos: Un éxito con final imperecedero

Pelé - NY Cosmos

Por Sergio Gutiérrez (Analista de fútbol estadounidense y MLS)

En 1971 la historia del fútbol en Estados Unidos cambio para siempre. Nesuhi y Ahmet Ertegün dos hermanos emigrantes turcos en New York, que crearon el famoso sello musical Atlantic Records, convencieron a Steve Ross, presidente del grupo Warner, para que acogiese la idea de crear un equipo de fútbol desde cero con la premisa de las importantes ganancias que iba a generar el equipo en pocos años, ya que el deporte del futbol apenas había sido explotado en el gigante americano. El fútbol por entonces no era un deporte conocido en el país de las barras y estrellas, ya que solamente lo practicaban los extranjeros que iban llegando al país en busca de una oportunidad laboral. Ross entendió que ese deporte “que le vendían”, en Europa crecía a gran velocidad y rápidamente se puso manos a la obra. El New York Cosmos, que ya existía dentro del entramado humilde de la recién creada NASL, abanderaba ese movimiento progresivo. Se contrataron a los mejores jugadores locales para formar un equipo que fuera el claro dominador y los resultados no se hicieron esperar, ya en su segunda temporada ganaría el primer título del club.Pero no existía el ‘enganche’ necesario para que el público respaldara ese mega-proyecto.

Steve Ross decidió que la única manera de atraer a las masas era vendiendo un producto de alto nivel. De altísimo nivel. El mejor posible. En 1975, aconsejado por sus allegados, decidió ir a buscar a Pelé. El empresario no sabía quien era: ¿Who es Pelé?. Los financieros le recomendaron al mejor del planeta y no lo pensó. El astro brasileño había anunciado su retirada del fútbol, pero el magnate estadounidense supo convencerlo para “crear fútbol en un país que lo desconocia”. Ross tuvo que recurrir a sus grandes contactos para atraer a Pelé a la gran manzana. Henry Kissinger, por entonces secretario de estado, llamó al propio jugador para convencerlo incluso se cuenta que el brasileño recibió presiones políticas que lo llevaron a aceptar la propuesta. El amigo del jugador, el profesor Mazzei, asesor y conocedor del Cosmos al que había dirigido, junto con el creador del Cosmos, Clive Toye, dieron el resto para obrar el milagro. Pelé, con un cheque de 6 millones de dólares de la época en el bolsillo, decidió entonces ponerse de nuevo las botas para su nuevo reto: ser la referencia absoluta del fútbol en Estados Unidos.

Un suculento contrato en un momento de debilidad financiera, abrieron las opciones milagrosas del Cosmos, que supo ‘vender’ como nadie su fichaje: “En Italia será ídolo de una ciudad, aquí reinarás en todo un país”.

Cosmos 1977

Las portadas de las revistas y las televisiones, anunciaban al unísono la llegada de una superestrella y un nuevo impulso al deporte del país. Ross, con la colaboración de la NASL, había puesto una de las mayores campañas de marketing que se recuerdan en el deporte profesional. La locura fue total. El día de su presentación (en el 21 studio), los fotógrafos se peleaban por conseguir la mejor foto de una estrella reconocida en el mundo pero que apenas en Estados Unidos. desde ese día, seria reconocido para la eternidad. Las ventas de entradas echaban humo y Ross vio por fin que su Cosmos empezaría a generar un éxito sin precedentes. Fiestas de lujo rodeadas de estrellas de Rock, actores de primera fila llenando el vestuario del equipo, giras por todo el planeta a golpe de talonario e infinidad de locuras que conviertieron al NY Cosmos en el club más mediático del planeta y en el primero en reunir estrellas de primerísimo nivel a base de billetes.

El plano deportivo era secundario. El Cosmos no daba crédito a la repercusión que había alcanzado. El fútbol consiguió hacerse un hueco en la televisión y se le quitó la etiqueta de “deporte para emigrantes”. La institución era reconocida en todo el mundo e incluso el Papa, desde el Vaticano, realizó un viaje a New York para entre sus muchos eventos, conocer al mismo Pelé. Una media de 50.000 personas (78.000 fue el techo de asistencia) presenciaban los partidos del Cosmos y tal fue el impacto que Ross decidió atraer a muchas más estrellas a base de dólares.  El alemán Franz Beckenbauer, Carlos Alberto compatriota campeón del mundo en 1970 o el caza goles italiano Giorgio Chinaglia, completaban un equipo de ensueño. Deportivamente, no fue hasta 1977 cuando Pelé y sus compañeros consiguieron el segundo título de la historia del Cosmos. Era el primer gran triunfo de un equipo estelar, en una final muy recordada y emocionante ante Seattle Sounders que termino de decantar Chinaglia con un gol a falta de 10 minutos. Era el día del adiós de Pele (cerrado días después en un amistoso ante Santos). A ese título se unieron tres más, ya sin el brasileño, en el 78, 80 y 82. Cinco títulos de liga que siguen dejando al Comos como el equipo con más títulos de liga, ya sea NASL o MLS de forma indiferente.

Con Pelé, Carlos alberto y Beckenbauer, se convirtió en el primer equipo del planeta en ganar un título con tres campeones del mundo con sus selecciones. Un hito para la época en USA.

Pero aquello fue un espejismo. aquél interés fue pasajero y ni la llegada de estrellas al campeonato como Best, Moore, Banks, Neeskens o incluso Cruyff, lograron mantener la cuota de pantalla necesaria para que el fútbol siguiera su camino exitista. Ni la NASL ni el Cosmos supieron canalizar todo lo que pasaba por sus manos para dar una solidez para el futuro. A pesar de todo el furor que se generó a su alrededor, el Cosmos no era viable. Los sueldos de las estrellas y la política empresarial del club arrastró grandes deudas que hicieron que las acciones del club se desplomasen. La decadencia fue rápida, al igual que su impacto, arrastrando con ella a la NASL que terminó por desaparecer años después. La bancarrota era total y Ross se deshizo del equipo, en una época muy oscura de la Warner como empresa. Chinaglia, con quien tenía una gran relación y al que se acusa directamente como el artificie de la caída del club con sus exigencias y recomendaciones extravagantes a los dirigentes, tomaba el mnado junto a Peppe Pinton, su gran aliado en el club y negociador puro.

Beckenbauer - Pelé - Chinaglia

El italiano intentó hacer sobrevivir al equipo volviendo a las raíces aunque ya era tarde. Cuando la liga echó el cierre, el último intento por hacer sobrevivir al Cosmos fue pasándose a la liga de Indoor en 1983, donde lograron un subcampeonato, pero el futbol Indoor fue un fracaso organizativo y sobretodo en asistencia. Lejos de las grandes multitudes de tan solo un par de años, la liga Indoor fracasó en 1985 y el Cosmos puso punto final a su historia. Trece años de impacto social que aún perduran en el entorno futbolistico del país.

El Cosmos demostró que el fútbol en Estados Unidos puede ser el deporte por excelencia. Lo fue en 1977 con su asistencia récord y un Pelé que hacia las delicias de los fans, todo fue posible. Sin él y sin las estrellas, se tumbó lo construido sobre papel mojado y el fútbol regresó a donde se había escondido anteriormente a la espera de tiempos mejores. Don Garber, el comisionario jefe de la actual MLS tras sus primeros años en el cargo, declaró que la pregunta que más le habían hecho, era una con diferencia: “¿Cuando tendremos el Cosmos en la MLS?” (Se habla de que darán el salto en 2018). La marca “NY Cosmos” perdura en la gente y los aficionados después de tantos años. Hoy, tras décadas parado y obligado a reorganizarse tras su inexistencia, logró recuperar colores, sentimiento y competitividad con nuevos dueños (Paul Kemsley) para, en su primer año de vuelta, disputar ya la finalísima de la NASL. Son otros tiempos, pero la ilusión ha regresado. Este sábado en Atlanta, con Marcos Senna como estilete en el césped y la legión de estrellas pasadas invitadas en las gradas, puede levantar su primer título en 31 años de espera. Nunca nos abandonó. Siempre quedará Cosmos.

También te interesa: Entrevista a Marcos Senna: NY Cosmos quiere ser el mejor equipo de USA

Todo sobre la MLS al detalle en nuestra web

Síguenos también en Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche