Histórico
13 noviembre 2013Fran Alameda

Mundial 2014: Mal de selecciones

Mundial 2014

El fútbol tiene poco para el aficionado, aunque éste insista en sacar el jugo de un zumo que se mira al espejo cada temporada más consumido. No pondré empeño en añadir retórica al argumento de que el fútbol para selecciones podría hospedarse directamente en los meses de verano o incluso en un parón de algunas semanas, o sea, largo, para continuar posteriormente lo que nos importa a corto plazo. Hace algún tiempo que dejé de cumplir años para cumplir temporadas en un intento de sentirme en completa plenitud, no sin algo de nostalgia, cuando casi alcanzamos el 30 de junio, el día de nuestro cumple. Pero este pasado lunes no hubo fútbol de clubes –se me excuse algún reducto de Sudamérica y la Regionalliga–, después de veintiséis días de partidos de manera consecutiva, se asoman de nuevo las selecciones.

No puede motivar más la historia, quizá: selecciones underground con un largo historial futbolístico-social en busca de una plaza en un mundial que por suerte aún no tiene la cara de mainstream que tiene el de baloncesto, que subasta algunas plazas restantes al mejor postor. Literal. Eso sí que es negocio, aunque cabe esperar que no le salga como a Artur Mas, que convocó elecciones para arrasar y casi acaba debiendo votos. Hoy es miércoles y ayer fue martes, qué importa. Ninguno de los dos días miramos la Champions, salvo la sequedad de algún diferido con la excusa de analizar u observar a tal o cual jugador. Hoy, de hecho, sabemos qué día es y no qué partidos se juegan.

Incluso he podido escuchar cómo algún trabajo de la facultad roba al fútbol el protagonismo en las tertulias de entre clase y clase en la cafetería. Ayer, como cualquier otro día, encendí la televisión con la única ilusión de ver el campo verde de fondo y dos equipos peleando el balón y compitiendo como si fuese aquello fuese Ipurúa embarrado hasta las rodillas. Pero no. Allí no había nada. El informativo decía algo del bebé de Sergio Ramos, que, todo sea dicho, siempre sale a alegrarnos estos días. Quizá no deberíamos descartar que mañana posara para su Instagram con Dennis Abbott, el protagonista de That’s rubbish.

Al fin y al cabo, estos días de selecciones que recorren algunos miles de kilómetros para reverenciarse a la mercadotecnia de países que tienen para alojar a la campeona del mundo, pero no para solucionar su extrema corrupción bajo una dictadura eternizada en el poder. Sirven para esto, para escribir de cualquier cosa menos fútbol, que siempre nos tiene ocupados. Como se entere Rajoy, coloca mañana un clásico improvisado y obliga a Messi a jugarlo, no vaya ser que lo próximo sea salir a la calle y escribir sobre la basura de Madrid.

También te interesa: Ibrahimovic: El ganador sin corona  o Cristiano Ronaldo : El galáctico entre los galácticos

Síguenos también en Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche