Histórico
20 noviembre 2013Fran Alameda

Mundial 2014: Grandes noches

Sakho - Francia 2013

Anoche acabamos oliendo a fútbol. Cierto es que la semana fue infatigable, ni siquiera los amistosos, salteados y a deshoras, llenaron el vacío de martes y miércoles a las 20:45. Pero las selecciones, malditas inocentes de un calendario con saltos de obstáculos, nos habían preparado un festín de equipos, historia y exhibiciones. Sakho y Cristiano Ronaldo decidieron, por poco literalmente, comenzar el carnaval antes de llegar a Brasil. El francés y el portugués firmaron la noche con la que uno ni puede soñar. Porque en un sueño todo es perfecto, así que tanto usted como yo nos imaginaríamos haciendo el mejor partido de nuestra vida en una final de un Mundial. Ellos eligieron, o el partido los eligió a ellos, exhibirse en una repesca, donde solo quedan retales para seguir vivos. Algo así como una resurrección en la que un Cristiano se disfraza de Dios (confeso) y mete un Sakho.

Anoche, el profesor de Ejercicio de la Profesión Periodística tuvo a bien estar en clase media hora más de lo previsto, cuarenta y cinco minutos más de lo que yo había calculado para huir a profesar mi fe en Saint-Denis, uno de esos estadios de los que siempre se espera que marque hasta el recogepelotas. Y Saint-Denis se comportó a base de bien. Ucrania a merced de Francia, fue inferior porque realmente lo es, pero combatió hasta dar la última gota. La imagen del final del partido es una buena definición de la batalla. Más que incluso de lo que había en juego.

Cristiano - Portugal 2013

Cristiano y Sakho vivieron una de esas memorables noches en las que uno acierta a elegir hasta la mujer de su vida

Deschamps se entregó al dominio y colocó a sus jugadores chisposos, arrasando en un 4-3-3 que lo quería todo en todas las partes del campo. En las situaciones límite uno siempre tiende a competir, aunque sea por buena conciencia. Francia partió de ahí. Solucionó sus problemas de salida con Cabaye y un acertado Pogba, abrió los costados con cuchillos que además saben influir por dentro y cedió su corazón a Benzema, por si acaso el suyo no terminaba de latir. Karim, que es un jugador que no siempre tiene voluntad de entender todo lo que ocurre, levantó la cabeza, vio a toda aquella gente a la que supuso de su parte y se envalentonó. Francia metió tres goles. Sufrió, claro, pero los metió y no recibió.

La otra cara fue la de Cristiano. O sus piernas. O su cabeza. Se empeñó en un ejercicio de esfuerzo y brillantez ajeno al ser humano. Como si quisiera que divagáramos durante toda la noche sobre si realmente existe. Como nunca vi algo así, para no volverme loco, desistí, cogí la copa y asentí: ha vuelto a ser una gran noche.

También te interesa: Mundial 2014: Los Nombres de la Jornada

Video-Goles-Análisis de las ‘Repescas’ Europeas

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche