Histórico
14 noviembre 2013Andrés Cabrera Quintero

Grecia: Karagounis I de Esparta

Karagounis - Grecia

En el siglo V a.C. los persas con Jerjes a la cabeza se predispusieron a invadir Grecia. Una coalición de polis griegas, con Esparta como máximo representante, frenó el avance persa en la batalla acontecida en el desfiladero de las Termópilas. El Rey Leónidas I de Esparta, fue el que comandó dicha defensa, la cual en un principio contaba con 7.000 hombres, frente a los más de 300.000 persas. Tras una traición, Leónidas decidió que solo se quedaran en el frente de batalla hombres de su confianza, no más de 1.500 hombres, y entre ellos únicamente 300 espartanos. La defensa griega en aquel estrecho montañoso fue una de las mayores heroicidades de la historia. Consiguieron retrasar el avance del ejército asiático siete días, mucho más de lo que Jerjes esperaba. Ahora, más de veinticinco siglos después, hay un digno sucesor de Leónidas, el Rey Karagounis I de Esparta.

Giorgios Karagounis nació en Laconia el 6 de marzo de 1977. Su región de origen se sitúa en el Peloponeso, donde se encontraba Esparta en la antigua Grecia. Creció y se educó en una cultura espartana, en aquellas tierras habían vivido los mayores mitos de la historia antigua griega. Karagounis supo desde muy pequeño, que si quería algo en la vida tenía que luchar, no importando quién estuviera en frente, ni lo invencible que pudiera parecer. El gen espartano que corre por sus venas le hace pelear más que nadie. No se cansa, no se frena, no pierde energías y se ha sabido reciclar con los años, como todo viejo guerrero ansioso de empuñar domingo tras domingo una espada que sigue igual de afilada que en su primer salto a la tierra. Para él, todos son enemigos pues cuando eres el humilde, no hay rival al que permitir respirar si no es necesario. Karagounis no se detiene hasta la victoria y ahora quiere vencer al ejército rumano, para llegar a la gran guerra Mundial del próximo verano en Brasil.

Karagounis empezó a jugar en la Selección griega en 1999, por lo que suma catorce años de larga travesía en los mejores años de su historia. Es ya el jugador más internacional de su país y romperá récords si llega a Brasil 2014

Resta poco para que se cumplan diez años de la batalla de las Termópilas moderna. Grecia llegaba a una Eurocopa por segunda vez en su historia, nadie apostaba por este débil ejército. Al igual que pasó con los espartanos en el siglo V a.C., pocos creían que aguantaran más días de la cuenta en el frente de batalla. Grecia comenzó con un gran primer envite, venciendo a los locales lusos. Luego tuvo que retroceder pasos al igualar en batalla ante el ejército hispánico, y perder ante el ruso. Pero estos resultados le permitieron acceder a nuevas batallas, antes otros ejércitos, galos y checos cayeron cual persas por el desfiladero de las Termópilas. La defensa férrea griega permitió que a los helenos solo les faltara una piedra en el camino, de nuevo Portugal, como en asalto inaugural, era el rival. Sabían que no iba a ser una hazaña sencilla, pero llegó la victoria. Grecia había ganado la batalla de las Termpópilas moderna.

En ese momento, Karagounis no era el capitán de ejército, lo era Zagorakis. Aunque la maestría de Karagounis en el centro de batalla, fue de lo más destacable del europeo. Lamentablemente, Karagounis no pudo disputar la gran final por estar sancionado, pero esto le ayudó a crecer, y ser el capitán que es ahora. De los ganadores de aquella Eurocopa, tan solo quedan en el plantel actual griego, Karagounis y Katsouranis, lo cuales han disputado 129 y 107 batallas respectivamente con el combinado heleno. Líderes, intocables, guerreros al frente de batalla. Se colocan en el podio de grandes comandantes del ejército griego junto con Zagorakis, el cual disputó 120 partidos con la selección griega. Karagounis a sus 36 años es el jugador que más partidos ha jugado con Grecia, y le queda un último objetivo, volver a meter a Grecia en un Mundial, sería el tercero en la historia del país, el segundo consecutivo.

Grecia 2004

Para llegar a la gran guerra brasileña, los combatientes mediterráneos tendrán que vencer al ejército rumano. Los de los Cárpatos tienen una historia con grandes victorias bélicas, otomanos y húngaros ya las sufrieron hace siglos, y futbolísticamente las volvieron a repetir en esta fase de clasificación para el Mundial, cuando sobre todo los turcos tenían mejor plantilla, y eran favoritos para la segunda plaza. El primer puesto era indiscutible para los Países Bajos. De las eliminatorias europeas, la más equilibrada y la que genera más dudas a posibles apostantes es este doble duelo entre griegos y rumanos. La experiencia y el valor en el frente de los respectivos capitanes de los equipos beligerantes, será lo que desequilibre la balanza. Karagounis quiere su enésima batalla en fases finales.

Solo quedan dos integrantes de la milagrosa Grecia de 2004, pero ambos son absolutamente determinantes y titulares en la actual selección helena: Dos mitos: Karagounis-Katsouranis

La resolución a este pasional conflicto entre helenos y rumanos se sabrá el próximo martes en Bucarest, pero antes tendrá un primer envite en el Pireo mañana. Defender el territorio griego, como antaño lo hicieron los espartanos, es el objetivo de Karagounis y sus soldados más eficientes, Sokratis, Torosidis, Mitroglou o Samaras, sacrificarán la vida si es precioso, por aguantar el avance del contingente rumano. No encajar un tanto en casa es el objetivo heleno, la mejor defensa será la que esté en Brasil. Grecia ya batalló en Estados Unidos en 1994 y en Sudáfrica en 2010, ahora quiere volver a pelear a nivel mundial, y para ello tiene al mejor jefe de filas, al Rey Karagounis I de Esparta.

También te interesa: Grecia: La quimera y el mito de Rehhagel I

Síguenos también en Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche