Histórico
18 noviembre 2013El Enganche

Francia: Regreso al caos de los noventa

Papin - Francia

Por Alberto López Frau (especialista en fútbol histórico)

18 de diciembre de 1989. Francia cierra la fase de clasificación para el Mundial de Italia 90 con una victoria en Toulouse por dos goles a cero ante Chipre. Los galos son terceros de grupo por detrás de Yugoslavia y Escocia. Las derrotas en Belgrado y Glasgow fueron decisivas y la selección francesa, que ya dirige Michel Platini, no estará en la fase final del verano noventero. El equipo que maravilló en el 82, llegó a semifinales en el 86 y conquistó su Eurocopa en el 84, había perdido fuelle poco a poco. Ya quedó fuera de la Eurocopa del 88 y en pleno proceso de renovación no iba a estar en el Mundial italiano en el verano del 90. Aún aguantaban el portero Joel Bats, el lateral derecho Manuel Amoros y el centrocampista Luis Fernández como estandartes de la generación anterior. Jean Marc Ferreri y Jean Pierre Papin eran habituales en un escalón inferior. El resto eran de la nueva hornada, el fútbol francés esbozaba una idea más física, alejada del “Le carré magique” (cuadrado mágico) del 82. Michel Hidalgo ya lo intuyó en el 84 cuando blindó su mediocampo para la Eurocopa con Luis Fernández. Seis años después, la fisonomía de Francia no tenía nada que ver.

Centrales con un físico imperial como Basile Boli, y más tarde Marcel Desailly, centrocampistas de trabajo como Didier Deschamps y de llegada como Frank Sauzee, comenzaban a ser habituales en los onces de Michel Platini. Francia buscaba mayor solidez, salpicada con el talento de Laurent Blanc como hombre libre y una dupla de delanteros espectacular con Eric Cantona, “L’Enfant Terrible”, y el citado Jean Pierre Papin, probablemente uno de los mejores delanteros de la historia rematando de volea a un toque. Francia superó con claridad a Checoslovaquia y a España camino de la Eurocopa del 92. Platini seguía con el proceso de renovación, sólo Luis Fernández aguantaba del mediocampo campeón de Europa del 84, señal inequívoca del cambio de registro. Sacrificio y llegada. El poderío físico exuberante galo alcanzó su cénit en el Mundial del 98, pero quizá el embrión se gestó en esos comienzos de la década de los noventa.

Con una generación llena de genios ‘retro’ que hoy en día son aclamados en todo el mundo (Papin, Cantona, Ginola, Desailly) e incluso con el actual seleccionador, Didier Deschamps, Francia ya se perdió los Mundiales de 1990 y 1994

Cantona - FranciaLa Eurocopa fue decepcionante porque Francia pasó de favorita a caer en la primera fase con aquel gol del danés Lars Elstrup. Fue un aviso de lo que sucedería en los últimos meses del 93. En un mes y cuatro días Francia pasó de liderar su grupo de clasificación para el Mundial de EEUU a cosechar dos derrotas en casa, ante Israel y Bulgaria, y quedarse fuera del Mundial americano. Ya con Houllier en el banquillo y Aimé Jaquet como segundo. Un tremendo palo que a la puertas de la difícil vuelta que le espera ante Ucrania vuelve a estar de actualidad. Una brillante generación del fútbol francés encabezada por Jean Pierre Papin, Eric Cantona y ya con un emergente David Ginola, se quedó sin billete para el Mundial 94. Francia había ido a menos en los últimos meses de aquel ya lejano 1993. El 13 de octubre recibió a Israel en el Parque de los Príncipes. Formó con: Lama; Desailly, Roche, Blanc, Le Guen; Deschamps, Sauzee, Petit; Cantona, Ginola y Papin. Tras comenzar perdiendo y levantar el partido, en los últimos diez minutos empató Berkovich para Israel y en el tiempo de descuento Atar da la vuelta al marcador.

Suecia le ganó el mismo día 3-2 a Finlandia y certificó la primera plaza. Se clasificaban dos y Francia tendría otra oportunidad el 17 de noviembre, también en París ante Bulgaria, para ser segunda de grupo. Además le serviría empatar. Houllier tuvo miedo y metió un centrocampista más en el once prescindiendo de uno de los de arriba de inicio, en este caso de David Ginola. Francia forma con: Lama; Desailly, Blanc, Roche, Le Guen; Deschamps, Sauzee, Petit, Pedros; Cantona y Papin. Merece la pena recordar el once búlgaro porque pocos meses después harían historia en suelo norteamericano: Mikhailov; Kremenliev, T.Ivanov, Hubtchev, Tzvetanov; Yankov, Letchkov, Balakov; Kostadinov, Stoitchkov y Penev. Francia se adelantó por medio de Cantona tras una genialidad de Papin en la frontal que le dejó un balón magnífico. Kostadinov castigó a la defensa francesa cerca del descanso y empató el partido de cabeza a la salida de un córner. Los jugadores se fueron agarrotando y Houllier se temía lo peor desde el banquillo. Ginola entró por Papin mediada la segunda parte y Vincent Guerin por el llegador Sauzee a diez minutos del final para aguantar el empate.

En la fase clasificatoria de 1993, el ‘verdugo’ fue Kostadinov con la Bulgaría más imponente de la historia. Ahora, puede ser Yarmolenko con la Ucrania más sólida de la historia

Francia - Gnila y PapinDimitar Penev, tío de Lubo y técnico búlgaro, se acuerdó de Daniel Borimirov, un medio más ofensivo y retiró a Yankov. La noche en París era fría y en pocos minutos sería gélida para Francia. Pasado el minuto 90 el balón vivía cerca del córner derecho del ataque galo, un centro pasado termina en la botas de Balakov que diseña con su zurda de seda un envío sobre el desmarque de Lubo Penev. El “9” tira de su repertorio de controles orientados, se gira y lanza un envío fantástico sobre el desmarque de Kostadinov que controla de maravilla y lanza un disparo envenenado superando a Lama por el palo corto. Bulgaria acompañará a Suecia al Mundial, Francia se queda fuera por segunda vez consecutiva.

Muchos tendrían revancha años después en 1998 pero hay que detenerse en los Boli, Sauzee, Ginola, Cantona o Papin, jugadores que devolvieron la ilusión al fútbol francés de finales de los 80 y primeros de los 90, pero que están marcados para siempre por aquellos partidos que dejaron a Francia fuera del Mundial. A Papin le llegó pronto el Mundial del 86 y muy tarde el del 98, una pena para un delantero fantástico. Cantona tuvo problemas con los seleccionadores y su carácter no ayudó a sus convocatorias posteriores, igual pasó con Ginola, ambos llegaban a tiempo al Mundial de Francia, pero Jaquet nunca pensó lo mismo. En una historia repetida en otros campeones mundiales, Francia se proclamaría vencedor de su Mundial sin contar con dos de sus mejores atacantes del momento.

Ante Ucrania, este martes en París, debe levantar dos goles y sin duda no querrá repetir su historia del 90 y el 94, una joven generación que asoma puede sufrir su primer revés importante, sólo el tiempo dirá si decisivo para sus carreras. No hay ganas de mirar atrás…

También te interesa: Francia: La maldición de los mitos del 98

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche