Histórico
7 noviembre 2013Andrés Cabrera Quintero

Arsenal: Salir airoso del Tourmalet

Arsenal 2013

El mundo del ciclismo tiene como principal bastión el Tour de Francia, la competición ciclista de mayor trascendencia a nivel mundial, que se disputa en el país galo en el mes de julio. Dentro de esta carismática prueba, el ascenso al Tourmalet es la etapa montañosa con más historia, desde que en 1910 se subió por primera vez, el ascenso a este puerto de los Pirineos es cita obligada en el Tour. La dureza en su ascenso, así como la pronunciada inclinación, la convierten en un reto personal para los ciclistas. No en balde, Tourmalet significa ‘camino de mal retorno en francés’.  El nombre da una reseña de lo que estos héroes sobre dos ruedas encontrarán allí. Cuando un ciclista alcanza la cima, situada por encima de los 2.000 metros, ha conseguido medio Tour. A partir de entonces, todo es  más fácil, el éxito en Tourmalet refuerza al ciclista de cara al resto de etapas. El ascenso no está siendo fácil, pero salir bien parado del mismo podría significar la consecución del maillot amarillo, algo que lleva mucho tiempo sin conseguir. El Arsenal ante su propio Tourmalet.

Al comienzo de la temporada todo eran dudas en el equipo de Arsène Wenger. Algunos sectores de la prensa hablaban de destitución en caso de que el club gunner no consiguiera el pase a la Champions League, finalmente ganaron con solvencia al Fenerbahçe. La afición le exigía al entrenador que se rascará el bolsillo en busca de un jugador de primer nivel mundial, a última hora llegó Özil. Ahora todas esas dudas, no son más que neblinas del pasado y el Arsenal está ante su mejor momento en años. Líder destacado de la Premier, líder del grupo de la muerte de la Champions, y con unas sensaciones que recuerdan nuevamente a ese club grande que enamoró hace una década.

El fichaje de Ozil les hizo ganar en credibilidad, en equilibrio comparativo respecto al resto de ‘gigantes’ y los resultados, hicieron recuperar su mejor versión

La temporada comenzaba de forma dubitativa por el verde césped del Emirates, una derrota ante el Aston Villa en la primera jornada, no era buen augurio. Wenger, pese a la inestabilidad veraniega, no tuvo ninguna palabra de más, sabía que algo grande se estaba fraguando al norte de Londres. Özil era la pieza que faltaba en un ya engrasado, pero falto de ambición, proyecto. Con el futbolista germano crecieron otras figuras como Ramsey, Cazorla o Giroud. Ahora, a la espera de la vuelta tras lesión de jugadores como Wilshere, Walcott o Podolski, el Arsenal inspira confianza.

Arsenal 2013

El primer pico que tuvo que superar el conjunto gunner fue el Tottenham, en el derby londinense por antonomasia, partido que se decidió en un pequeño detalle. El Arsenal ganaba y comenzaba con optimismo una serie de etapas en llano, que le hicieron colocarse primero en la general inglesa. Entre medias de estas cotas más sencillas, tuvo un ascenso complicado en una etapa europea ante el Napoli, resuelto de la mejor forma posible. Los gunners seguían con su impoluta temporada. Con estas llegábamos al día 22 de octubre, fecha marcada en el calendario gunner como comienzo de su propio Tourmalet. En esa jornada visitaba el Emirates el subcampeón de Europa, el Borussia Dortmund. Primera gran piedra de toque en la temporada de los de Wenger, y primer tropezón. El Arsenal se cayó de la bici, y volvía a generar dudas. Afortunadamente para ellos, el fútbol tiene una redención rápida, y el Crystal Palace, colista de la Premier, paga los platos rotos en esta etapa de descanso antes de comenzar el verdadero ascenso.

El horizonte para el Arsenal estaba muy empinado, y sin tiempo para interiorizar la victoria ante el Crystal, llegaba el Chelsea de Mourinho en Capital One Cup. Los blues vencían en tierras gunners y les apeaban de la cuarta competición en importancia. El Arsenal empezaba con mal pie la etapa de montaña, dos ascensos y dos derrotas. El jefe de filas, Wenger volvía a inspirar una sensación de calma, propia por otra parte en él. La redención llegaría ante el segundo en la general inglesa, el Liverpool. Esta victoria permitía coger una ventaja importante tras diez etapas en Inglaterra, actualmente les saca cinco puntos a sus numerosos perseguidores. Con la moral por las nubes, el Arsenal se encontraba ante una nueva subida, en la que debían tirar de piernas, para no desfallecer en el intento. Delante estaba el Borussia Dortmund, el ascenso era en un escenario realmente complejo, el Westfalenstadion no era un paisaje esperanzador, pero el Arsenal, con un gran sector intermedio, consiguió algo que pocos veían factible, salir líderes también en Europa. Ahora a mitad de subida, el panorama se antoja esperanzador.

Los movimientos de Arsene Wenger este curso y la confianza de los resultados, le han dado la razón con jugadores crecientes como Ramsey o Giroud, hoy, absolutamente claves

Las próximas etapas para estos chicos de moda son Manchester United, Southampton y Marsella, en una prima escalada. Luego tendrá calma relativa con Cardiff y Hull City, para concluir su Tourmalet particular con Everton, Napoli, Manchester City y Chelsea. Futuro aterrador, a la par que ilusionante, el que tiene el Arsenal por delante. De esta escalada, tiene dos posibles salidas, despeñado en su intento de subida, dándose de bruces con la realidad de los últimos años, o crecido, tan crecido que podría ser tomado por fin en serio. El Arsenal quiere volver como aquel ciclista que consiguió muchos logros en su juventud, pero que lleva años tropezando en la misma piedra. El Arsenal quiere subir su Tourmalet y salir airoso del mismo.

También te interesa: Arsenal: Aaron Ramsey, el paso adelante

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche