Histórico
8 octubre 2013Jose David López

Sporting: Freddy Montero, el salvador leonino

Fredy Montero 2013

Todo el fútbol sudamericano, desde el más pequeño del barrio hasta el más gigante del continente tiene su propia identidad. Una innata sensibilidad para sentir suyo aquello que le representa. Una representatividad cultural que le une desde generaciones. Una fuerza pasional que exterioriza sin tapujos en cualquier parte del planeta sea cual sea la excusa que tenga ante sí. Se trata de algo interior, suyo, único e incuestionable. Y va más allá de jugadores, estrellas o jóvenes. Quizás por ello, por esa extrema facilidad para amar un global, para querer a un ‘todo’, los escalones naturales de su historia le han acabado sepultando a un secundario escalón internacional. De allí han salido muchos de los mejores jugadores del planeta pero esa frase siempre se une a sinónimos de exportación, venta o traspaso. Casi elegidos con una mano serían aquellos considerados verdaderamente grandes que no acabaron intentando retarse en el fútbol europeo. Es decir, que por muy grande que un jugador sea en América, nada será de él para la opinión mundial (salvo Pelé) si no lo demuestra en Europa.

Y bajo esas premisas, impulsados por directivos incapacitados para el poder y obligados por las determinantes deudas financieras, el fútbol sudamericano se fue centrando más en su objetivo de sobrevivir que en su ambición de crecer. Y así, comenzó a vender a todo aquél joven talento, veterano animoso o portero locuaz, con la única meta de aguantar, de perpetuarse, de no convertirse en el ‘verdugo’ que destrozó a la entidad. Esa lista que no paró de engordar jamás, pasó de ser habitualmente destinada a las principales ligas planetarias, a obtener réditos en cualquier rincón mundial. Por lo que brasileños, argentinos, uruguayos, colombianos o ecuatorianos, aparecen con suma facilidad y frecuencia en torneos europeos de tercer nivel, asiáticos, oceánicos y hasta se asoman por el calor africano. Y aunque la adaptación siempre es un hándicap determinante allá donde aterricen, muchos de estos epicentros futbolísticos se convierten en su hogar ideal. Tanto, que algunos de ellos logran el impacto necesario, el trampolín que Sudamérica no les pudo ofrecer y el poder mediático adicional para convertirse en estrellas. La explotación de esos recursos en campeonatos crecientes, sigue su camino y en una de ellas, la ambiciosa MLS, creció, triunfó y goleó hasta cansarse el último killer colombiano: Freddy Montero.

Fredy pasó de ser la perla goleadora del fútbol colombiano, al club más ambicioso de la MLS. No llegó a Europa y si vía al éxito llegó por otros caminos que le otorgaron experiencia y madurez determinante.

Cómo tendrían de claro los directivos del fútbol colombiano que el delantero iba a ser una clara posibilidad de mercado, que a los 13 años cuando entró en Deportivo Cali, a su padre (policía) y a su madre (profesora), les hicieron firmar un contrato por el que si llegaban ofertas de clubes extranjeros una vez cumpliera 18 años, el club era libre de decidir su destino sin ninguna opinión externa. Goleador de varios torneos juveniles, justo cuando fue mayor de edad, se ganó la titularidad con el primer equipo. Fue cedido un año y medio al Academia (club humilde de Bogotá) y al Atlético Huilla, donde el segundo semestre del curso, con apenas 20 años, marcó 13 goles y se convirtió en la estrella que todos habían presagiado desde su infancia. Tal fue el impacto a nivel nacional, que consiguió ser convocado para la selección. Deportivo Cali lo rescató, le puso el ‘9’ estelar y el ‘lazo’ para venderlo estaba en marcha. Fredy solo tuvo que seguir esa línea, marcó 16 goles y las ofertas se multiplicaron tras dos títulos de máximo realizador. Europa occidental (puedo asegurar que el Betis lo tuvo casi fichado en ese verano de 2009), del este (apuestas de Ucrania-Rusia) y el mercado asiático (China y Qatar), estaban a su disposición. Pero la propuesta que más gustó al club colombiano fue la del club más incipiente de Estados Unidos, Seattle Sounders.

Fredy montero - Seattle

La aprobación de esa oferta suponía un golpe personal para Fredy en sus intenciones de poder saltar a Europa y empezar a demostrar en primer nivel su categoría. Un freno desde los analistas más ambiciosos. Un parón a sus metas a corto plazo. Pero igualmente, fue un punto clave en su trayectoria, pues el imponente CenturyLink Field (67.000 asientos casi siempre completos) y la afición más fiel del continente (la Emmerald City Supporters es una de las mayores del planeta actualmente superando sobradamente a cualquier otra en todo el continente americano en número de espectadores), le otorgaron un impulso mediático que muy pocos campeonatos de perfil secundario le hubiera podido ofrecer. En su debut marcó un ‘doblete’ en su primera semana ya fue premiado como hombre clave y en su primer curso se llevó el MVP Newcomer of the Year (mejor novato de la campaña). Obtuvo residencia permanente en USA cuando Seattle lo compró en propiedad en 2010 y se convirtió en una imagen global de la MLS en el exterior, ganando por el camino 3 US Open Cup (torneos de Copa). 60 goles en cuatro años. Rey absoluto de Seattle, jugador emblema del equipo que mayores aspiraciones demostraba y goleador saliente, Fredy solicitó un cambio de aires para probarse así mismo. La fuerza de sus goles y el caché que le otorgó el fútbol estadounidense, difícilmente lo habría podido tener en otro lugar, algo que recordó entre lágrimas el día que se despidió de la que siempre será su ‘casa’. Esa plataforma que Sudamérica no le podía dar.

Es el goleador de moda en Portugal, la nueva esperanza que reactiva al Sporting tras una década de sequía y la nueva bala goleadora que se guarda la Colombia de José Pékerman

Montero 2013El calendario de la MLS, distinto al del resto de competiciones europeas, le hizo aceptar un regreso a su país, cedido al Millonarios que recuperaba protagonismo al jugar de nuevo la Copa Libertadores y multiplicar su actividad-pretensiones. 10 goles en apenas seis meses de competición, volvían a demostrar que su estado de forma era válido para retos mayores, con lo que la apertura veraniega de este 2013 le presentaba el momento clave para encontrar alojamiento. Tras varias opciones y propuestas, la elegida fue muy calculada, aunque guardaba numerosos riegos. El destino, Portugal. La ciudad, Lisboa. El club, un clásico…. En una crisis galopante durante la última década. El Sporting Clube, en constante renovación anual y sin identidad ni proyecto aparentemente continuado desde hace demasiados años, volvía a reinventarse nuevamente como cada curso y en la lista interminable de apuestas personales de mercado, se animó a buscar la cesión del ‘avioncito’ colombiano. Un ‘hat-trick’ en su debut, un tanto clave en el primer derby lisboeta ante el eterno rival Benfica y un sinfín de alternativas ofensivas, le han colocado como el hombre del momento en el fútbol portugués.

Veloz en el remate, grandes definiciones con varios recursos conocidos, buen cabeceador, apto para jugar al espacio o para movilizarlo continuamente en el ataque, la ambición del FM17 (apodo que recibió en Seattle) sigue al alza. Este fin de semana volvió a marcar un ‘doblete’, sumando 9 goles en lo que va de campaña y superando a auténticos referentes del área como su compatriota Jackson Martínez o el paraguayo Cardozo, killers de los rivales nacionales en busca del título. Pero lo más importante de su llegada a Los Leones, es la vitalidad, ánimo y ambición renovada que ha trasmitido al bloque, a la afición y a la entidad, un tri-partido que llevaba años desajustada tras interminables errores de planificación deportiva e institucional. Hoy, la parte verdiblanca de Lisboa lucha por el liderato (durante horas lo está teniendo en las últimas jornadas), cree en el renacer de su vestuario y ha encontrado a un nuevo ídolo para mantener firme esa ensoñación perdida en su memoria (desde 2002 no han levantado un título liguero y desde 2008 mantienen una sequía peligrosísima). Un león perspicaz, lleno de vitalidad y con hambre para salir a cazar goles en busca de recompensas con esa selección colombiana a la que espera acechar rumbo a Brasil 2014 (existe gran competencia pero podría tener opciones de regreso). Una gloria que llegó desde el ostracismo de un campeonato terciario donde ahora, también saben generar estrellas. Hay un nuevo ‘salvador’ en Lisboa.

También te interesa: Camisetas: Nueva Adidas Colombia Mundial 2014

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche