Histórico
25 octubre 2013El Enganche

Real Madrid: Clásico para Morata como derbi para Raúl

Morata - Real Madrid

Por Alberto Piñero, periodista cobertura diaria Real Madrid (@pineroalberto)

No lo entendían. Rondaba la hora de partido cuando Benzema se mostraba incapaz de marcar gol a escasos dos metros de la línea de gol de la Juventus, con Buffon ya batido. El francés llevaba un encuentro dignísimo hasta el momento, pero ese inexplicable fallo sirvió de acicate para que el temido runrún del Santiago Bernabéu aflorara. Y perdurara durante prácticamente diez minutos, en los que no había nadie en el coliseo blanco que no hubiera iniciado con sus compañeros de butaca una discusión sobre la valía de Benzema. Justo hasta que el ‘9’ merengue fuera sustituido. Los pitos se dejaron sentir, entonces. Y detrás de mí, en el estadio merengue, una familia llegada de Turín hablaba con su anfitrión madrileño: “No lo entendemos. ¿Por qué pitan a Benzema? Si es vuestro delantero y no ha jugado mal, ¿no?”. La explicación del entendido madridista fue clara: “No nos gusta. Queremos que juegue Morata. Es más joven, corre más, tiene más ambición. Es un chico de la cantera que gusta a todos. Se deja el alma. Ya veréis cuando salga cómo juega…”.

Creo que no entendieron muy bien la explicación, pues la callada fue la respuesta de parte de los aficionados bianconeri. Aunque por otra parte, tampoco hay mucho que entender. Se trata más bien de sensaciones, de sentimientos, de filias y de fobias. Y ahí, la razón tiene poco margen de maniobra. Morata se ha ganado el corazón del madridismo. Cosa que Benzema nunca hizo. Tiene el nombre, la experiencia y el talento para ello, pero también el mismo escaso magnetismo que Pilar Rubio presentando programas de televisión. Incomprensible, sí, pero la fórmula, repetida una y mil veces, sigue sin enganchar. Quizás con goles todo se digeriría mucho más sencillo, pero cuando no hay ni eso, hasta a los más devotos les cuesta pasar el trago, áspero desde hace tiempo. El de Benzema, digo. Y mientras, el chico es otra cosa. El chico, Morata, solo necesita un día de esplendor que puede ser… ya.

Thiago-Morata-Isco

Tesitura que ha aprovechado a la perfección Morata, dicho sea de paso. Para bien del Madrid, y para bien propio. Porque nadie le ha regalado nada, todo se lo ha ganado a base de sudor y esfuerzo, hasta llegar a esa posición de privilegio en la escala de afecciones del madridismo. Nunca fue el canterano más dotado de La Fábrica. Siempre había otros jugadores que parecían tener más cartas para asentarse en la élite: algunos más talentosos como Sarabia, Rodrigo o Jesé, por citar algunos, y otros más fiables y eficientes, como Nacho Fernández, Carvajal o Juanfran Moreno. Pero Morata aúna parte de la técnica de los unos, con parte del corazón y la cabeza de los otros. Una combinación que, habiendo sabido madurarla, ha modelado a un chico que, recién cumplidos los 21 años, está golpeando la puerta con semejante fuerza y constancia que está a punto de caer al suelo hecha añicos.

Puedo presumir de haberle visto jugar desde juveniles en la cantera del Real Madrid, y nunca vi semejante descaro, entrega, y habilidad en él como ahora

Morata y Raúl

Morata está en su mejor momento hoy. Puedo presumir de haberle visto jugar desde juveniles en la cantera del Real Madrid, y nunca vi semejante descaro, entrega, y habilidad en él como ahora. Después de un magnífico partido ante el Málaga no tuvo el premio de la titularidad ante la Juventus, pero poco le perturbó. Ancelotti le concedió diez minutos, y en los dos primeros balones que tocó hizo dos recortes en la banda para dejar sentados a dos jugadores de la Vecchia Signora. La mismísima Vecchia Signora, perdón. Insultantemente buenos, ambos recortes. El tercer balón que tocó fue para disparar a puerta, aprovechando que Cristiano le había desdoblado para llevarse a su marcador. El ‘7’ no entendió la maniobra. Es Ronaldo el que se desmarcaba, el bueno del equipo, aquel al que buscar para terminar las jugadas, no un cualquiera. Morata se disculpó a posteriori, pero su primer pensamiento fue disparar a puerta. Como hacen los delanteros del Real Madrid. Como hacen los grandes. Pude escuchar cómo a mis vecinos turineses de la fila de atrás se les escapaba un “¡vaya!” en ese momento. Muy significativo. Ellos también se dieron cuenta de la situación, también se estaban empezando a contagiar.

Da la sensación de que a Morata sólo le hace falta ya un gran desencadenante que sirva como representación de ese golpe en la puerta que la deje abierta definitivamente. Se huele. Se ve venir. Y el Clásico que asoma tras la esquina parece un momento ideal para ello. Ha marcado goles ya con el Real Madrid, algunos decisivos como ante el Levante, pero una gran actuación en un partido superlativo le haría conocido hasta en Turín. Así les sucedió a Pepe y Varane ante el Barcelona, por ejemplo. Y también, cómo no, a Raúl González ante el Atlético. El mítico ‘7’ venía de un debut calamitoso con el primer equipo del Real Madrid en Zaragoza, con ocasiones claras falladas por doquier, pero una semana después demostró la personalidad de un campeón para colocar en la escuadra un balón en el borde del área. Adiós barreras.

A Morata sólo le hace falta ya un gran desencadenante que sirva como representación de ese golpe en la puerta. Raúl tuvo esa confianza y encontró ese día de catapulta.

Morata y Raúl, canteranos ambos, que habiendo pasado también por el Atlético se asientan en el primer equipo, guardan muchas similitudes. En ese afán de superación sin ser los más talentosos, en esa inteligencia futbolística sobre el terreno de juego, en ese derroche de ganas en el verde, en el hambre, en el sentimiento, en el olfato de gol, en el cariño del madridismo… Sólo hace falta esa chispa que haga prender todo. Y este Clásico para Morata puede ser como aquel derbi para Raúl. El Real Madrid llama a su cantera a capítulo por fin, y Morata estará al otro lado del aparato, presto para responder.

También te interesa: Real Madrid: Isco, el talento de Ozil + 20 y Real Madrid: Cinco cosas que debes saber sobre Isco

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche