Histórico
15 octubre 2013Jose David López

Mundial 2014: Cinco goles, cinco historias, cinco mundiales

Bosnia - Dzeko

Las diferencias se estrechan, no son apreciables, casi inexistentes. La equidad reina, los nervios estallan y la presión hace tiempo que se volvió insoportablemente aterradora. Hay necesidad de gol, de buscarlo, de frenarlo y de desear. Anhelar victorias de noches heroicas, gestos que pasarán a los anales, momentos que se colocarán en el olimpo particular que cada aficionado guardará para siempre… En juego, una plaza para el Mundial 2014. Varias ciudades vivían su última opción, su última posibilidad y el empujón definitivo para llegar a cumplir ese sueño que en muchos casos era obligación pero que, en otros mucho más humildes, sería el mayor premio posible. Cumplieron la mayoría, defraudaron solo unos pocos, pero la mezcla dejó una perfecta jornada internacional con cinco goles claves que encierran cinco historias y, desde luego, cinco diferentes sueños mundialistas que ya empiezan a formarse.

Ibisevic (Bosnia): Dos eliminatorias finales en las dos últimas fases decisivas de grandes torneos, habían destrozado los sueños de una nación tan joven como ambiciosa. Aquellas dos ‘repescas’ perdidas ante Portugal de manera dramática, habían dolido especialmente en una generación competitiva, que encontró su base, que perfeccionó su experiencia y que amortizó esas sensaciones positivas como nunca. Todas ellas fueron tomando forma en ese coqueto escenario de Zenica, crecieron a medida que el sueño les hacía superar obstáculos y lo remataron en Kaunas (0-1) con el sufrimiento al que tantas veces se había acostumbrado. Pero esta vez fue especial, único y extraordinariamente idílico. Una jugada de Dzeko en el tramo decisivo, ese que marca la diferencia entre jugar desesperadamente y tener aún serenidad para pensar con lógica, proporcionó un desequilibrio clave ante el que solo tuvo que empujar Ibisevic. Ambos ya había sufrido los golpes de años atrás pero ahora, junto a Pjanic, Lulic, Medunjanin, Begovic o Spahic, colocan a los 4 millones de bosnios en una fase final como únic representante balcánico (a expensas de Croacia).

Sigthorsson - Islandia

Sigthorsson (Islandia): Y si hablamos de sorpresas mayúsculas en noches heroicas, quizás la que más cumpliría ese formato, llegaría desde el frío. Oslo reflejó la mítica fase de clasificación de Islandia que, con su generación de oro (empatando 1-1) y aprovechando la derrota de Eslovenia, se colocó por vez primera en su historia en una ‘repesca’ que le haga soñar con algún tipo de esperanza mundialista. La Cenicienta dejó de serlo e los últimos años donde sus resultados empezaron a ser más competitivos, donde su última camada ‘Pro-Bosman’, amplió las metas y donde muchos de ellos son ya jugadores de perfil estelar en diferentes puntos de Europa. Les quedará el último de los retos inimaginables en una cita que podría colocar en Brasil 2014 al país de menor población que jamás pisó este escenario (330.000 habitantes). El tanto de Sigthorsson (Ajax) confirma su voluntad creciente, la que acompañan Sigurdsson, Finbogasson, Gíslason, Gudmunsson, Hallfredsson… y desde luego, un ‘milagrero’ llamado Lars Lagerback.

“Desde la primera generación competitiva de Islandia a la recompensa de equilibrio generada por Bosnia, pasando por el regreso de ‘pasantes’ esporádicos como Rumanía o la ausencia de Turquía. Un martes plagado de detalles”

Rooney (Inglaterra): No hacía falta desesperar. No hacía falta exigir en demasía. No hacía falta enloquecer. Solo hacía falta ganar en Wembley a una Polonia que nada se jugada (pese a los miles y miles, casi 20.000 seguidores que les acompañaban en las gradas), para que el combinado de Roy Hogdson cumpliera el pronóstico y dejara en absurda la goleada de Ucrania. Un 2-0 tranquilo, como pocas veces se ha dado en los proyectos ingleses en busca de estos premios que, por fin, no han dejado mayores problemas posteriores a solventar. No hay una línea muy clara aún de lo que pretende el míster, pero sí hay una generación renovada que ofrece otras alternativas (solo Gerrard-Lampard son de la versión más antigua) y una ilusión más fresca por recuperar prestigio. Estarán en el Mundial 48 años después de haberlo ganado por única vez en su historia. Medio siglo de espera.

Rumania - Marica

Marica (Rumanía): Siempre que recuerdo a la selección rumana me viene a la mente el que es mi primer recuerdo de fútbol en tv. Lacatus, Italia 90 y ‘doblete’ ante URSS. Si avanzo cuatro años más, Dumitrescu y su cita clave ante argentina en USA 94. Y paro. Al igual que mi mente, lo hizo casi por completo un fútbol rumano defenestrado a un papel terciario desde entonces, pues su deslome fue brutal. Una ‘carambola’ y una victoria que se antojaba determinante para apurar opciones, le colocaron de nuevo ante una salvación aún posible. Un rescate de última hora. El protagonista fue el recientemente fichaje del Getafe, un Marica que refleja claramente la sensación que otorgó en los últimos años su país, capaz de generar algún jugador interesante que jamás llegó a confirmar sus expectativas en torneos de nivel medio-alto. Una expectativa que ahora tendrá una eliminatoria de redimirse y volver a apuntar por donde solía.

“Lacatus, Bobby Moore o Gudjohnsen, aparecen en la mente como recuerdos personales de otras épocas gloriosas de aquellos países que ahora, regresan a fases finales con cuentas pendientes o ilusiones primerizas”

Robben (Holanda): No por cerrar un pase mundialista que en el caso de los oranje ya estaba más que cerrado hace semanas. No porque ese tanto del último rey de la Champions League supusiera el final de un camino arrollador con la mejor selección de Europa en la fase de clasificación (solo se dejó un empate y el resto fueron victorias). No porque Van Gaal haya concretado de manera exitosa una renovación generacional que muchos detractores tenía desde el inicio. Pero igualmente histórico por histriónico, fue su victoria en Estambul después de que Turquía desechara todas sus opciones mundialistas perdiendo en el Sukru Saracoglu de manera pasiva para poner colofón negro al año horrible de Fatih Terim al frente (fue cesado hace unas semanas en el Galatasaray y ahora no logra clasificarse ni para la repesca). Nada fresco sobre las sombras. Otro Mundial de largo…

También te interesa: Mundial 2014: España sella su pase a Brasil (2-0)

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche