Histórico
26 octubre 2013El Enganche

Liga: Barcelona gana el Clásico de las dudas (2-1)

La previa del primer Clásico liguero de la temporada, recalcaba que Barcelona y Real Madrid llegaban con más dudas de lo que les suelen acompañar. Y ambos en una línea parecida, puesto que ninguno muestra una versión notable, siendo aún muy alejadas de las que les reivindican como los mejores clubes del planeta. Solo la estadística de dos astros sobresalientes como Messi-Cristiano, les seguían capacitando para cualquier reto pese a déficits crecientes en otras aristas. Y el post tendría una lectura prácticamente similar, pero bien maquillada con la falta de regularidad ya habitual en la etapa de Martino y el cambio experimental que introdujo Ancelotti, recuperando aquél planteamiento de Mourinho con Ramos de mediocentro (el luso lo hizo en su día repetidamente con Pepe).

Y cuando tantas piezas empiezan a aparecer constantemente lejos de su mejor zona de influencia (Bale en extremo diestro, Cristiano de único delantero, esa extraña posición de Ramos con dos centrales por detrás), las dudas se acrecientan. No fue en defensa donde tuvo problemas el Real Madrid, pues solo concedió dos ocasiones de gol a un Barcelona menos preciso pero comandante desde la pelota, como se esperaba. En una de esas llegadas, Neymar, que era el más activo por entonces, aprovechó para disparar entre piernas defensivas para mandarla a la red. El golpe dolió tanto al cuadro blanco, que ni hubo reacciones, durmiéndose el encuentro en algunas cuestiones menores como tarjetas, entradas a destiempo o una mano en el área a cargo de Adriano, que daría que hablar.

Una de esas cartulinas amarillas, la de Ramos, cambió el duelo. ¿Por qué? Sin el sevillano, Illarramendi y después Benzema, aparecieron en escena con la única idea de dar al menos, lógica. Y con cada uno en su posición natural, con la ambición de quien empieza a conseguir espacios para salir a contragolpe y aprovechando su mayor determinación en transición (pues hasta ese momento no existió en ataque), llegaron ocasiones claras y dominio. Dos contragolpes de Cristiano, uno de Khedira, un posible penalti de Mascherano sobre Cristiano (para preguntar a ambos) y, sobre todo, un disparo al larguero de Benzema, debieron dar réditos en el marcador blanco. Pero sin ese premio, el Barcelona respiró, entendió que el susto era más que un aviso y dio un paso adelante. Con más espacios, la velocidad de un recién salido Alexis, le otorgó un contragolpe veloz que el chileno supo definir como los magos con un sutil remate de vaselina que dejó en entredicho la posición de Diego López. El golpe moral determinante más allá de que Jesé, ya en tiempo de prolongación, fuera capaz de descontar.

El Barcelona fue a saltos, a chispazos y respondió únicamente en instantes concretos gracias a dos de sus velocistas (Neymar-Alexis). El Real Madrid no quiso jugar la primera parte bajo el prisma adecuado y, cuando sí quiso, mostró ser capaz de hacer peligrar el reinado del líder. Ninguno está, a ambos se les espera, pero la pequeña diferencia sigue estando en la maduración de los proyectos. El Clásico separa la Liga, pero estrecha distancias morales.

Síguenos también en Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche