Histórico
23 octubre 2013El Enganche

Juventus: Ancelotti, Conte, maestro y capitán

Ancelotti - Conte - Juventus

Por Alberto Piñero, periodista cobertura diaria Real Madrid (@pineroalberto)

Han pasado casi quince años pero, como decía el escritor británico Edward Thomas, el pasado es la única cosa muerta cuyo aroma es dulce. De ahí que el partido de este miércoles entre Real Madrid y Juventus sea tan especial. Y es que siendo dos de los equipos favoritos para conquistar la Champions League en el presente curso, este cruce entre merengues y bianconeri rezuma una fragancia a todo un clásico de Europa. Por la historia de ambos clubes. Pero también, cómo no, por la historia de los integrantes de ambos equipos hoy en día. En especial, de un Carlo Ancelotti que debuta en el banquillo merengue en esta edición de la competición europea, pero que un tiempo no hace tanto ocupaba el banquillo de la Vecchia Signora. Era junio de 1998 cuando, sorprendentemente, el técnico de Reggiolo recibía una llamada desde Turín. Acababa de ser relevado en el banquillo del Parma, y andaba barruntando una grandísima oferta del Fenerbahçe turco. Sin mucho interés en emprender una aventura de tal calado, con apenas dos años de experiencia en la Serie A,

Ancelotti cuenta hoy que no sabía cómo rechazar entonces la oferta desde Estambul. Pedía el oro y el moro a Aziz Yildirim, pero ni así conseguía disuadirlos. Hasta que sonó su teléfono, apenas un día antes de que un emisario del Fenerbahçe acudiera a buscarle a su misma casa en Felegara (Parma). Era nada menos que Luciano Moggi. La Juventus quería que fuera el relevo del mismo Marcello Lippi cuando en verano de 1999 se despidiera. No había mejor excusa para dar de lado aquella incierta aventura turca. No había mejor proyecto posible para Ancelotti en su Italia. Firmó contrato el mismo día que se reunió con la triada bianconera –Giraudo, Moggi y Bettega-, en el mismo Hotel Principi di Piemonte. Un golazo, casi sobre la bocina. Lippi no aguantaría la temporada completa, con lo que ya en febrero de 1999 sería el mismo Ancelotti el que tomara las riendas de la Juventus. Comenzaba antes de tiempo su idilio con la Vecchia. Quizás demasiado pronto, sin suficiente margen para que la afición bianconera asimilara el relevo en ‘su’ banquillo. Y es que el recibimiento que tuvo en Turín el hoy técnico del Real Madrid no fue lo que se dice todo lo afectuoso que cabía ser.

Conte - JuventusSí cálido, pero en el peor sentido. Pues apenas habían pasado unos días desde su presentación cuando, en el obelisco de la Piazza Crimea, apareció una pintada dedicada a Ancelotti. “Un cerdo no puede entrenar”, rezaba. Habiendo jugado en la Roma y el Milan, y habiendo entrenado al Parma, la afición de la Juventus sólo podía ver al técnico como su enemigo. O al menos, una facción reducida, la de los más hooligans. “Unas pocas manzanas podridas rodeados por una ciudad llena de gente maravillosa”, como define el propio Ancelotti. Más explícito todavía fue una ocasión, cuando entrenaba ya al Milan, enseñándoles su dedo anular a los aficionados bianconeri de la Curva Scirea. Los tirantes inicios con un sector de la afición no fueron sino el anticipo de lo que el propio Ancelotti denominó como un romance que terminó antes de que comenzara. Durante los dos años y medio que estuvo en la Juventus, el técnico de Reggiolo se convirtió en el primer hincha bianconero, como suele hacer en cada equipo que milita. Especialmente embriagado por el apoyo institucional y la profesionalidad con la que se trabajaba en el equipo de Turín. Sin embargo, en el fondo del todo, Carletto sabía que nunca podría ser parte de la Vecchia. “Era un chico de pueblo, y ellos eran ejecutivos de traje y corbata. Un Swatch frente a tres Rolex (por los tres directivos juventinos). El plástico, frente al oro”, explicaba el propio técnico.

En mayo de 2001, Ancelotti fue despedido. La razón que le dieron, que no había “una buena atmósfera”. La realidad, que en dos temporadas completas, el equipo se había quedado a las puertas del Scudetto, fuera de juego in extremis, pese a sumar 144 puntos en esas dos campañas. Lazio y Roma sumaron más que los turineses en cada uno de esos dos años, respectivamente. Una lástima no poder rematar la faena, pues mimbres había para ello. Nada menos que los Paolo Montero, Edgar Davids, Edwin Van der Sar, David Trezeguet, Gianluca Zambrotta, Ciro Ferrara, y también los destacadísimos por el técnico Alessandro Del Piero y Filippo Inzaghi. Pero sobre todo, Zinedine Zidane y Antonio Conte. Dos de los que serán protagonistas en los banquillos este miércoles en el Santiago Bernabéu: el francés es hoy el segundo técnico del Real Madrid, y el transalpino es el entrenador de la Juventus. Nada más y nada menos. Y quizás sea precisamente eso lo más preciado que recordará estos días Carlo Ancelotti de su paso por la Juventus: las experiencias vitales y profesionales que le brindaron los que entonces fueron sus jugadores. Entre ellos, el que hoy se sienta a su lado, Zidane. Del que dice que es el mejor jugador al que ha entrenado nunca. Y el que estará en el banquillo contrario, Antonio Conte. Que entonces era uno de sus mediocentros todoterrenos, pero por encima de todo, era su capitán. Otrora maestro y alumno, el Bernabéu asistirá al reencuentro de ambos, ya los dos como mentores de otros futbolistas.

Conte fue el capitán de la Juventus de Ancelotti, su continuidad caracterial en el césped y el ídolo turinés del vestuario. Hoy, representa el rol de entrenador más prometedor de Italia

“Han pasado unos años desde que Carlo me entrenó. Pasé dos años con él, y fue una época intensa y maravillosa. Era inevitable que nos acabáramos encontrando, esta vez en los banquillos. Eso significa que se hace mayor y yo también”, comentaba con tono simpático el propio Antonio Conte recientemente a los medios oficiales de UEFA. El miércoles se volverán a ver las caras, pero en un ambiente completamente diferente al de hace quince años. No tan distendido. No con los mismos roles. No en el mismo equipo. Durante los noventa minutos que dure el partido en el Santiago Bernabéu, el aroma entre ambos no podrá ser todo lo dulce que fuera en el pasado.

También te interesa: Real Madrid: Isco, el talento de Ozil + 20 y Real Madrid: Cinco cosas que debes saber sobre Isco

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche