Histórico
11 octubre 2013Francisco Ortí

Inglaterra: Joe Hart no quiere ser Scott Carson

La historia del fútbol inglés se escribe entre campos embarrados, inesperados fracasos y, sobre todo, errores de sus porteros. La noche del 21 de noviembre de 2007 no faltó ninguno de estos tres ingredientes. Más allá del éxito logrado en el Mundial de 66 (en el que fueron anfitriones), los ingleses acumulan decepciones cada vez que visten la camiseta de su selección, aunque algunas heridas en cerrarse más de la cuenta. Ese es el caso de la tragedia que ocurrió aquella noche en Wembley, en la que Scott Carson y Steve McClaren pasaron a formar parte de la historia negra de los Three Lions. Inglaterra todavía no la ha olvidado y sus dos protagonistas todavía pagan por ello. Desde entonces, ninguna de las carreras de ambos volvió a ser la misma. Fueron repudiados, alejados de la élite y se han visto obligado a buscar refugio lejos de las Islas. Carson purgó sus pecados en el Bursaspor turco. McClaren ocupa el banquillo del Derby County, en Championship (segunda división inglesa), tras haber recuperado crédito gracias a su trabajo en el Twente.

El 21 de noviembre de 2007 tuvo lugar el partido que cambió sus vidas. Inglaterra llegaba a la última jornada de la fase de clasificación para la Eurocopa 2008 sin haber hecho los deberes, aunque lo tenía todo a su favor para sellar el billete rumbo a Austria y Suiza. Le bastaba con empatar ante Croacia para asegurarse su presencia en la Euro. Un Wembley lleno hasta la bandera, con 90.000 espectadores en las gradas, ejercería de escenario perfecto para culminar el trabajo, aunque la intensa lluvia que arreciaba sobre Londres y el mal estado del terreno de juego no suponían un buen presagio. Pero eso no era más que un problema añadido. El partido estaba envenenado incluso desde antes de que sonara el pitido inicial. Durante las semanas previas al encuentro desde la prensa se habían vertido duras críticas contra Paul Robinson. El seleccionador Steve McClaren se cansó de defenderle públicamente y llegó a afirmar que el entonces portero del Tottenham sería el titular pese a su bajo estado de forma. Sin embargo, McClaren acabó cediendo a las presiones y cuando se hizo pública la alineación en ella no aparecía el nombre de Robinson, sino el del inexperto Scott Carson.

Carson, por entonces cedido por el Liverpool al Aston Villa, había debutado con la absoluta pocos días antes en un amistoso ante Austria. Ese era su único bagaje a nivel internacional, pero Steve McClaren decidió confiar en él para el trascendental encuentro. Tan sólo hicieron falta ocho minutos para que quedara en evidencia que la apuesta no era la correcta. Nada más arrancar el partido, Niko Kranjkar lanzó un disparo inocente desde 25 metros. Ni llevaba excesiva potencia, ni estaba bien colocado. Era un balón fácil para Carson, quien apenas necesitó moverse para agacharse y recogerlo del suelo. Wembley ya pensaba en salir al contragolpe, pero cuando intentó buscar el balón se dio cuenta de que no se encontraba en los guantes de su portero, sino en el fondo de la portería. Incomprensiblemente había sido gol. Carson se equivocó al posicionar las manos y desvió el esférico hacia la red, permitiendo que Croacia se adelantara en el marcador. Inglaterra acabó perdiendo ese encuentro por 2-3 y se quedó fuera de la Eurocopa 2008. Steve McClaren fue destituido al día siguiente, y la carrera Scott Carson inició un declive que le ha llevado hasta acabar en el Bursaspor de Turquía.

Seis años después, Inglaterra llega en una situación idéntica al desenlace de la fase de clasificación para el Mundial 2014, aunque en este caso no disputará uno, sino dos partidos en Wembley. Contra Montenegro y Polonia. Y como sucedía en 2007 el portero titular -ahora Joe Hart- también está siendo discutido por sus recientes malas actuaciones. Los Three Lions lideran el Grupo H con 16 puntos, faltando todavía dos jornadas por disputarse. Ucrania y Montenegro le persiguen con 15 puntos cada uno. La clasificación está prácticamente hecha para Inglaterra, pero ahí es cuando aparecen los fantasmas de 2007 y más viendo el bajo rendimiento que está ofreciendo Joe Hart en el Manchester City. Las pobres actuaciones del portero inglés son el origen de las dudas de la selección inglesa, y en la prensa británica se ha abierto un debate sobre quien debe defender la portería. John Ruddy y Fraser Forster son los candidatos a robarle el puesto.

La culpa de todo la tienen los errores que ha cometido Hart en este inicio de curso. Meses atrás nadie hubiera osado cuestionarle. Hace justo un año incluso se llegó a discutir si Joe Hart era el portero más en forma de Europa. Había brillado en sus últimas temporadas con el Manchester City, siendo pieza clave para que los citizens se proclamaran campeones de la Premier League y sus intervenciones deslumbraban tanto en liga como en la Copa de Europa. A base de paradas se ganó la condición de superportero. Sin embargo, todo esto se ha derrumbado por dos meses malos. Hart ha fallado en acciones puntuales. Ya no es el héroe del City, sino un portero más y que encima comete errores. Pudo hacer más en varios de los goles que ha encajado esta temporada. El punto más bajo lo vivió contra el Bayern de Munich, al no atajar un disparo muy lejano de Franck Ribéry. Hasta su entrenador, Manuel Pellegrini, ha llegado a plantearse relegarle al banquillo. “No te puedo decir si Hart jugará contra el Everton. Lo decidiré mañana, pero él sabe que debe mejorar su rendimiento“, explicó el técnico chileno. Finalmente, Hart fue titular pero el debate ya estaba abierto y ahora se ha trasladado a la selección de Inglaterra.

“Estoy seguro de que no está cómodo con las críticas, pero eso no cambia nada. Por lo que a mí respecta, Hart nunca me ha defraudado. Tengo la confianza y toda la fe en él” – Roy Hodgson

Se han multiplicado las opiniones contrarias a la titularidad de Joe Hart con la selección inglesa y el brutal estado de norma de Fraser Forster supone un argumento de peso para hacer un relevo en la portería de los Three Lions. El gigante del Celtic de Glasgow está firmando actuaciones prodigiosas, especialmente cuando se mide al Barcelona, y algunas voces lo ensalzan como el candidato ideal para ser el titular de Inglaterra. “Ha llegado el momento de que Inglaterra le dé una oportunidad a Forster. En Liga de Campeones ha demostrado de lo que es capaz y que sabe manejar situaciones de presión. Si Hodgson basa sus elecciones por el estado de forma de sus jugadores, Fraser es su única opción“, declaró el totémico Gianluigi Buffon en una entrevista publicada por The Sun. Otros como Kenny Dalglish opinan todo lo contrario y recuerda lo sucedido con Carson para avalar la continuidad de Hart. “Hart debe ser el titular de Inglaterra. Es el momento de confiar en la inexperiencia, recordar lo bueno que es Hart. A pesar de las críticas sigue siendo el mejor portero que tiene Inglaterra“, explicó el escocés.

Scott Carson

Menos dudas hay en el interior del vestuario de la selección inglesa. “Todos cometemos errores. Todos somos humanos“, señaló Phil Jagielka. Hasta John Ruddy, suplente habitual de Hart en Inglaterra, ha salido en defensa de su compañero. “Hart es el número de Inglaterra. Se lo merece por el rendimiento que ha ofrecido durante los últimos años. Sé que la situación que está atravesando no es nada cómoda, pero es uno de los mejores del mundo sin ninguna duda y debemos confiar en él“, declaró el guardameta internacional del Norwich. Mientras en la prensa inglesa se ataca a Joe Hart, éste guarda silencio, pero sus compañeros se encargan de hablar por él. Queda claro que tiene el apoyo del vestuario y, lo que es más importante, también de su seleccionador. Hodgson confirmó en rueda de prensa que Joe Hart será el portero titular en los encuentros contra Montenegro y Polonia que se disputarán en Wembley durante los próximos días.

Los porteros están expuestos a este tipo de situaciones. No criticamos al centrocampista que ha perdido un balón y provoca la situación de gol, sino que nos fijamos en el portero. Creo que Hart sabrá manejar la situación. Estoy seguro de que no está cómodo con las críticas, pero eso no cambia nada. Por lo que a mí respecta, Hart nunca me ha defraudado. Tengo la confianza y toda la fe en él“, confirmó Hodgson. El seleccionador ha cerrado el debate, pero se trata de algo momentáneo. Todo dependerá de la actuación que tenga Hart en el próximo encuentro contra Montenegro. En cualquier caso, los destinos de Hodgson y Hart han quedado unidos, como los de McClaren y Carson. Ellos se hundieron bajo la intensa lluvia que arreció sobre Wembley. ¿Qué sucederá esta vez?

Síguenos también en Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche