Histórico
11 octubre 2013Fran Alameda

España: ‘Expediente’ al nueve

Villa y Torres

Aunque no se quiera, las similitudes entre el Barcelona y la Selección Española son manifiestas. No por la forma, la esencia o los jugadores, sino que, a menudo, coinciden las necesidades y, por uno u otro lado, las deficiencias. Vicente del Bosque no ha conseguido que uno de los delanteros españoles se consolide, parezca fijo o, al menos, ideal. Ni en cuanto a rendimiento, mezcla o técnica, hay uno superior. Se abre la veda.

- Fernando Torres: Siempre ha parecido el que más ofrecía en un función a la base de la selección y su talento. Da rupturas, ritmo y juega bien. Pero juega poco y exhibe fallos que le condenan en la luz pública. Es mejor de lo que parece, pero necesita metros para sonreír. O sea, en lugar de para jugar con la selección española, Torres ha nacido para jugar contra la selección española. Transición, regate y gol.

- David Villa: Conviene precisar que en la selección ha alternado el extremo izquierdo con el puesto de delantero. Disipó dudas durante mucho tiempo, al menos, en lo que se refiere a rendimiento. Quizá chirriaba, pero el abanico de matices o dudas se cerraba a base de goles. Comenzó a jugar menos, perdió chispa y ahora es un delantero más. Con su nombre y su instinto, pero sin su ritmo. La selección no puede permitirse otro jugador que la quiera al pie. Probablemente, el ideal es el de la ruptura corta sin cohesionar el modelo.

Michu- Diego Costa: En el Atlético de Madrid, es el genio definitivo que ha elevado al equipo de Simeone a categoría. No es una anécdota que Del Bosque, fiel de la tranquilidad y poco dado a la novedad que pueda hacer mover la base, diera el paso para convencerle. Qué duda cabe, la mera posibilidad de verlo rodeado de tanto bueno ilusiona. Aunque sea solamente por descubrir si de verdad es tanto como parece o si fuera de un contexto tan acentuado como se desmorona. A nivel colectivo, Diego Costa es un paso más. Y a nivel individual, a día de hoy, es paso y medio más que el resto de delanteros. Le sale todo lo que inventa.

- Álvaro Negredo: Su rendimiento en el City lo ha recolocado muy arriba como opción. Quizá la más segura en cuanto a rendimiento, actitud, conocimiento de sí mismo, del entorno y del colectivo. El más nueve. Incluso el que más disiente del modelo de la selección española en la relación comprensión-ejecución. Brillante dentro del área, pero decrecido cuando no tiene el protagonismo. En la selección recae lejos de él. Casi al inicio de la jugada. No corresponde las medidas ideales, pero los goles siempre relajan los prejuicios.

- Otros: Morata, Michu o Soldado. El primero necesita un puesto de mayor trascendencia en el Madrid, pero tiene margen, voluntad y suficiencia para aparecer a partir del Mundial. El del Swansea ha llegado tarde. Parece un premio a la constancia durante dos años, pero es un tipo peligroso para la competencia. Hace gol fácil, impacta (por razones obvias) visualmente y tiene personalidad. Mucha más de lo que parece en relación a Soldado, que de carácter anda sobrado, pero no deja el sello en el equipo de Del Bosque. Probablemente, el que más peso ha perdido en el viaje a Londres.

A partir de aquí, se abre el abanico. No existe el delantero ideal, incluso no existe el perfil ideal para la selección. Con seguridad, por los matices que introduce el puesto respecto de otros contextos en lo que se refiere a: aparecer poco, marcar y dejar el sello. Debate abierto.

También te interesa: España: Morir con Xavi, malvivir sin Xavi  o España: Diego Costa, adaptabilidad contra moralidad

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche