Histórico
2 octubre 2013El Enganche

Copenhague: El león danés, más agazapado

Copenhague 2013

Por Alfonso A. Ibáñez (@Football_Draw analista fútbol danés)

Zola y Asprilla por un bando; en el otro, Vialli, Baggio y Ravanelli. Casi nada al frente; delanteros que nos daban nombre en el patio de colegio en una década en la que el fútbol italiano dominaba Europa. Aquel Parma de Nevio Scala, campeón de la Copa de la UEFA del 95, sentenciaba en ataque lo que Benarrivo, Couto y Sensini solucionaban en defensa. Un equipo infranqueable al que tan sólo supo poner en jaque un modesto del fútbol danés, el Odense Boldklub de Kim Brink. Los rayados, con Thorup y Tchami en ataque, Schjønberg por izquierda y Lars Høgh en portería, venían de eliminar en octavos a un Real Madrid abocado al cambio de ciclo que supondría la conquista de la ansiada séptima Copa de Europa. La excepcional temporada de los de la isla de Fyn puso a Brink en el punto de mira de los mejores equipos del país; entre ellos, el emergente FC København.

El club de la capital, fundado solo cuatro años atrás, ya era uno de los más poderosos de Escandinavia económicamente y buscaba asentar una idea de juego que atrajera a la masa social. De este modo, Brink puso los cimientos sobre los que se edificó el tercer pilar del éxito actual del club: el deportivo. Tras él, Roy Hodgson y Hans Backe pulieron el juego de los leones hasta la llegada de Ståle Solbakken. El ‘hombre milagro’ (pues superó un ataque cardiáco siendo jugador y estuvo literalmente muerto durante 12 minutos), el entrenador más exitoso y con más partidos en la historia del equipo danés, dio luz a un estilo de juego que llegó a plantar cara a uno de los mejores equipos del último cuarto de siglo, el FC Barcelona 2010-11. El 4-4-2 del noruego, forjado tras un lustro de trabajo y de selección natural de la plantilla, planteaba dos líneas muy juntas, con la defensiva adelantada a diez metros de la frontal, y un sistema ofensivo que se iniciaba siempre por banda, buscando la superioridad numérica en línea de tres cuartos (los laterales Pospech y Wendt seleccionaban a la perfección sus incorporaciones). Junto a ésto, las jugadas de estrategia a balón parado llevaron al FC København a estar entre los dieciséis mejores equipos del viejo continente.

Wiland - Copenhague 2013En la actualidad, la situación es completamente diferente. Solbakken regresó al banquillo de los leones hace apenas un mes, tras su nefasta experiencia en Alemania e Inglaterra, con la intención de sofocar el incendio que los resultados y las estrictas decisiones de Ariel Jacobs estaban generando en el vestuario. El técnico noruego se encontró con un equipo sin identidad (Grønkjaer, Zanka y Kvist, daneses y capitanes dentro y fuera del terreno de juego, ya no están en plantilla), indolente ante la menor adversidad y con jugadores (Jacobsen, Bolaños, Claudemir, Santin o Mellberg) muy lejos de su mejor estado de forma. Además, tiene lesionados a los que hasta su llegada eran los titulares en el centro de la zaga, Kris y Sigurdsson, y el extremo Gislason está recuperándose de una lesión en el brazo. Como únicos brotes verdes, el estado de forma de Wiland, salvador ante la Juve en la primera jornada de la fase de grupos, la calidad técnica de Jørgensen, tanto si juega pegado a banda o como segundo delantero, y el descubrimiento de Fanendo Adi, un jugador que empieza a mostrar cosas del mejor N’Doye.

La versión 2013 del campeón danés, dista mucho de la que otrora llegó a competir. Atraviesa momento negro y con bajas. Solbakken se alía al inamovible 4-4-2 pero de metalidad más defensiva

Aún así, Ståle Solbakken ha declarado tener muchas dudas en cuanto al equipo que se enfrentará al Real Madrid. Siempre con el 4-4-2 como esquema de partida, los elegidos podrían ser: Wiland; Jacobsen/Remmer – Mellberg/ Sigurdsson – Margreitter – Bengtsson; Bolaños/Braaten – Claudemir – Delaney/ Kristensen – Braaten/Gislason; Jørgensen- Adi. La duda más razonable está en quién será la pareja de Claudemir en el centro del campo. Delaney, llamado a ser el sucesor de Kvist tanto en el club como en la selección, mejora la salida interior de balón pero carece de inteligencia posicional, lo que le lleva a recular en demasía cuando el rival tiene el balón. Kristensen mejora la contención defensiva en ese carril interior. El lateral derecho empieza a ver en el cambio generacional su mejor solución. El veterano Jacobsen lleva dos meses fuera de forma. Sus necesarias y habituales incorporaciones por derecha han desaparecido para dar paso a numerosos errores defensivos. En la selección, Peter Ankersen le empieza a ganar la partida.

En el København, el canterano Remmer lleva tiempo mereciendo una oportunidad. En bandas, el estado de forma de Bolaños puede cambiar de carril a Braaten y dar entrada en el once titular a Gislason por izquierda, una vez recuperado de su lesión. Por último, la posición que más dolores de cabeza está dando al técnico noruego, el centro de la zaga. Margreitter, a pesar de no haber mostrado nada que mejore a sus compañeros hasta ahora, es una apuesta personal de Solbakken, que lo llevó al Wolves y ahora se lo ha traído cedido a la capital danesa. Mellberg se lesionó el pasado fin de semana ante el Brøndby y será duda hasta última hora, al igual que Sigurdsson, que parece recuperado de su lesión. Kris, lesionado, no irá convocado. Pero lo más importante de todo es que los cuatro son centrales lentos en el giro, lo que les lleva a meterse en área propia en fase defensiva y habilitar espacio entre líneas al rival. El sistema defensivo, otrora admirado en el equipo de Solbakken, hace aguas por doquier. Por todo esto, el Real Madrid, aún no estando en su mejor nivel, debe ganar con facilidad a un conjunto danés del que tan solo debe temer en jugadas a balón parado y en los saques de banda de Claudemir, que también terminan convirtiéndose en centros al área. El Parken será otra cosa.

También te interesa: Copenhague: El descanso cardiaco de Solbakken

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche