Histórico
26 octubre 2013Fran Alameda

Barcelona-Real Madrid: Nuevas realidades

Neymar - Barcelona

No sé si nos hemos empeñado en que las sensaciones se superpongan al resultado o solo admitimos un Barcelona que camine de la mano con la excelencia, pero salimos del Clásico con las mismas últimas certezas: el Real Madrid sale con la seguridad de que aún puede dominar los duelos ante su máximo rival. Ancelotti planteó una batalla lógica con la ilógica excepción de la ausencia de Benzema. Xabi Alonso no está, Illarramendi se había desconectado y el Khedira-Modric necesita pegamento entre ellos. O sea, otro más. La decisión de colocar a Sergio Ramos no parecía una locura. Pero, de salida, el Barça no tuvo problemas. El plan de Ancelotti se contradecía quizá con lo propuesto hasta ahora y, como siempre, con el eslogan mediático que traía el italiano. El Madrid hace seis meses que no corre de verdad y el plan de hoy era robar y volar. Para eso los tres expresos arriba, surcando a Piqué-Mascherano  que cada uno soportaba su condena. Xavi quiso el balón e Iniesta, que está que no está, se aprovechó del contexto.

En la segunda parte vimos que el oasis fue el contexto y no el jugador. Ramos no sabía cómo auxiliar cuando sus interiores eran superados númericamente. No conoce el oficio, lógico. Y el Barça aprovechó para volcarse a la izquierda con cierto disimulo, donde Neymar cosió el partido hacia dentro, distrayendo por el carril central, hasta que la encontró al pie. Como extremo, pero pisando zona de conflicto. Allí brilló. Messi, que había sido uno de sus principales ‘problemas’ para encontrarse, se abría a banda. Neymar cogió el permiso y se lo saltó. Marcó y dominó una primera parte de la que podríamos extraer la conclusión de que el Madrid le entregó por fascículos todas las certezas que en el Barça se habían instaurado como dudas. En los primeros cuarenta y cinco, el Barça fue peligroso con balón e igual de peligroso cuando el Madrid lo tenía. La amenaza de robo –a cualquier altura– ya significaba peligro.

El Madrid permitió que el Barça coleccionara certezas donde antes del partido ponía el cartel de ‘dudas’

La segunda parte fue de la misma calidad global, pero más divertida. Guardiola y Mourinho nos acostumbraron a un nivel del que solo cabe pasar página, como nos ocurre con los veinte años. Ya no están –salvo en mi caso–, así que asumamos esta nueva realidad para poder disfrutarla. Ancelotti dio el testigo a Illarramendi, que con un poco de ritmo en las piernas y una par de sesiones de xabialonsismo, o sea, de pase vertical, acabará heredando todo de él, incluso los trajes de Emidio Tucci.

El mediocentro mezcló, el Barça dio un paso atrás porque no era capaz de tener el balón y Benzema sugirió que cuando tiene luz es precisamente en los grandes escenarios. Los balones comenzaron a caerles de cara a Di María y Cristiano, mientras Piqué y Mascherano salían de su zona. El balón estaba permanentemente en el campo del Barça, que para la ocasión se quitó el esmoquin y se puso el chándal. Trabajó y, sin histrionismos atrás, supo contener hasta que Alexis, en un ataque de nostalgia italiana, recordó su apodo. Y se inventó una maravilla.

La entrada de Benzema hace mejores a Cristiano y Di María; y la de Illarramendi, a todo el colectivo

El Barça había encontrado en el resultado el hueco que no le dio su fútbol para respirar. Un hueco que Kaka’ y Robinho, por ejemplo, supieron descifrar. Hoy el Barça defendió. Pero no se sabe qué preocupa más, que contra el Madrid haya tenido que defender más o que en Milan defendiera peor. A ninguno le falta talento, pero a ambos le faltan mecanismos para tener cara de equipo. Mientras tanto, vivirán del resultado, siempre infalible.

También te interesa: Liga: Barcelona gana el Clásico de las dudas (2-1)

Síguenos también en Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche