Histórico
10 octubre 2013David De la Peña

Alemania: Low-Lahm y la variante del mediocentro

Lahm - Germany

“Es el jugador más inteligente al que he entrenado”. Las palabras de Pep Guardiola sobre Philipp Lahm después de que el Bayern resolviera en el tramo final un complicado choque frente al Núremberg en el mes de agosto resultaron, en su día, muy simbólicas. Sin embargo, ha sido el paso de los partidos lo que además las han situado en un contexto futbolístico mucho más poderoso. En esa tarde de agosto pudimos empezar a ver lo que Guardiola pretendía hacer con sus laterales y extremos: Lahm ocupaba en fase de salida siempre la posición de interior derecho, lo que hacía sumar un efectivo más en la circulación de pelota -y qué efectivo, caviar-, y buscaba que las recepciones de Arjen Robben fuesen en uno contra uno contra el lateral rival, aprovechando el factor atrayente del capitán -uno más por dentro para tocar obligará a un rival más a ir allí para evitarlo-.

La medida resultó sorprendente, dados algunos automatismos básicos del Bayern de Jupp Heynckes. Durante la pasada tamporada, Schweinsteiger fue el más posicional del inamovible doble pivote, y la salida era muchas veces lateral dado el excelente tacto para tal efecto de Alaba y sobre todo de Lahm. Ese iba a ser alguno de los cambios que el técnico de Sampedor iba a introducir en la máquina bávara. Durante aquel primer tiempo del partido frente al Núremberg, el Bayern no terminó de encontrar ritmo en sus pases, fue una primera parte muy espesa. Sin embargo, Lahm, desde esa posición más interior, ofreció visos de categoría para darle calidad al juego interior. Pero el rendimiento colectivo no fue del todo correcto y Lahm tuvo que ejercer un rol más profundo desde la banda que el visto en la primera parte. Desde esa posición suyo fue el centro a Ribery para el 1-0, aunque también, en alguna acción parecida a la del primer tiempo, encontró a Robben para que marcase el 2-0. Pura comprensión de las necesidades; las palabras de Pep estaban justificadas.

De parecer eun ‘experimento’ de pretemporada, a convertirse en una normalidad de cada once e incluso debatirse si podría reflejarse también en la selección alemana. Lahm ya no es lateral, sino… mediocentro

Nació entonces una relación de complicidad entre el Pep entrenador y el Lahm futbolista. El Bayern no estaba teniendo suerte con las lesiones -Thiago, Javi Martínez, incluso Schweinsteiger o el joven danés Hojbjerg tuvieron problemas físicos-, y el técnico catalán decidió darle el timón del equipo al considerado por muchos mejor lateral derecho del mundo. Philipp ya había jugado como interior durante la pretemporada, pero ahora iba a tener que ejercer un papel mucho más decisivo en el sistema: la de mediocentro en un equipo de Guardiola. La respuesta del capitán ha sido soberbia, brillante, sobresaliente. Su comprensión de las necesidades del equipo, tanto en fase de salida como cuando ha de arriesgar o temporizar para robar, su dominio técnico, y la facilidad para aplicar algunos conceptos básicos del juego de posición -su sensibilidad para ser el tercer hombre en la circulación es brillante- han hecho de la arriesgada y sorprendente decisión de Guardiola uno de los temas del momento en la Bundesliga.

Lahm - Low Alemania

Pero es semana de selecciones y el debate se ha instalado en la Mannschaft. Desde que Low se sentó en el banquillo alemán, hace ya siete años, ha habido un camino más o menos estable. En ese plan de juego Lahm ha sido lateral -derecho o izquierdo, según el momento-, y ha habido una estructura que, a pesar de que ha variado de nombres dada la lógica del espacio de tiempo, se ha asentado. Un doble pivote -en la etapa reciente, la que importa, formado por Schweinsteiger y Khedira-, una línea de tres mediaspuntas -variable dada la gran categoría del equipo germano en esa posición-, y un nueve resolutivo como Miroslav Klose. El sistema alemán, a pesar de que Low ha hecho pública una y otra vez su admiración por el plan de juego de la selección española, tiene bastantes diferencias, sobre todo si nos ceñimos a la época de Vicente Del Bosque. Alemania es más vertical, se hace ancha para atacar, y a pesar de que tiene una salida limpia con Schweinsteiger, también utiliza a Lahm para este efecto, mandando a Khedira a rellenar área, ganar segundas jugadas y eliminar opciones de contra.

Low se reunió con Guardiola hace unos días y la propuesta de Lahm mediocentro tomó forma en su cabeza. Llevarla a cabo en Alemania influenciaría demasiados cambios

Es decir, el Schweinsteiger-Khedira es un elemento competitivo clave para Joachim Low, y además el equilibrio entre los dos se puede entender desde el punto de vista de su trío de mediapuntas más habitual: Müller-Özil-Reus/Podolski. Tres futbolistas preparados para brillar en un sistema vertical, de transición veloz y golpes rápidos y certeros. ¿Cómo deja a Lahm su nuevo rol? El principal “problema” es que hemos descubierto a un futbolista que, realmente, puede mejorar el plan de juego germano teniendo una influencia superior. Lahm puede hacer más equilibrado todo, asegurar la pelota, eliminar contragolpes y ayudar en el robo. Quizá el gran condicionante no es si hay un lateral derecho de garantías para suplir su vacío (aunque es un problema relevante) si no que su inclusión podría modificar un escenario ideal para una de las grandes estrellas del conjunto: Mesut Özil.

Lo lógico sería que Low mantuviese, a pesar del rol diario de Lahm en su club, la estructura de la selección, pero es indiscutible que podrá añadir a su libreto una variante de primerísimo nivel, al alcance de muy pocas selecciones en el mundo: el Lahm mediocentro.

También te interesa: Alemania: La sutíl diferencia de Phillip Lahm

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche