Histórico
13 septiembre 2013Jose David López

PSG: Rabiot, personalidad parisina

Rabiot - PSG

Se pueden contar con los dedos de una mano los jugadores canteranos que consiguen tener regularidad en sus clubes, si estos tienen solvencia financiera, son habituales de peleas por títulos anualmente o se convirtieron en nuevos ricos. Una costumbre que debilita la identidad y el sentimiento propio entre los aficionados más castizos, pero que reactiva y permite sobrevivir a muchos otros clubes, pues el destino de esos jóvenes siempre suele ser un club más humilde donde logrará minutos y continuidad. Históricos son los jugadores que los gigantes continentales dejan a un lado sin el crecimiento ni la confianza necesaria para tener brillo, pero que acaban por convertirse en auténticos referentes con el paso del tiempo, incluso a veces ganándose un regreso postrero al club que les crio pero que no abanderó su propuesta de fútbol por no aliarse con lo mediáticamente correcto. Un canterano genera simpatías y reafirma el equilibrio pasional del club, pero rompe frontalmente las leyes comerciales de la gran mayoría de clubes del planeta.

Y en esa lista de jóvenes que buscan solución a su falta de impacto y que retan diariamente ese decálogo anti-cantera en clubes de primerísimo nivel, pocas veces habría huecos para el fútbol francés. Y es que pese a ser la Ligue 1 el gran aliado europeo de sus jóvenes valores, a los que ofrece más salidas, minutos y continuidad que ningún otro país continental, la aparición de clubes con potente inversión extranjera, ha propiciado ejemplos perfectos. El último de ellos, que busca ganarse la confianza de Laurent Blanc y un hueco entre la elitista plantilla del PSG esta campaña, es una de las grandes perlas de futuro inmediato en el fútbol galo. Un reto para el que está llamado a ser protagonista durante la próxima década tanto en suelo parisino como con la camiseta de Les Bleus: Adrien Rabiot.

Se trata de un jugador de amplísima variedad para el centro del campo. Puede actuar como mediocentro defensivo porque tiene temple, equilibrio, lectura táctica, una capacidad organizativa casi vocacional y, sobre todo, atributos sobrados para robar balones. También puede actuar más adelantado como mediapunta porque una de sus mejores bazas radica en el recorrido y la amplitud de campo que es capaz de abarcar además con una amenaza clara en su buen disparo de media distancia. Y, quizás su mejor posición, precisamente porque le permite ofrecer todas estas cualidades y tener mayor capacidad para desarrollarlas sin una exigencia posicional, es la de interior diestro que complemente a un jugador más físico a su lado, pero que le permita mostrar su clase y elegancia, que la tiene a raudales. Buena planta porque mide 1.88 con apenas 18 años, pero con más argumentos, puesto que es técnico, maneja muy bien la pelota en desplazamientos largos y asociaciones interiores, y tiene una inteligencia especial para interpretar cuando debe alcanzar la frontal como llegador en una de sus grandes especialidades.

Lo que de verdad es curioso es su caminar hasta la élite, pues aunque acaba de cumplir la mayoría de edad, su rápida progresión y el rol de líder generacional que siempre lo ha acompañado, provocó que ya haya tenido varias aventuras extranjeras. Nació en Saint-Maurice, una población diminuta del norte de Francia donde hay muchísimas étnias y, con apenas cuatro años empezó a jugar al fútbol en el modesto Cretéil Lusitanos (equipo de portugueses en la zona) y en el Anfortville (equipo de armenios de la zona), destacó varios años en el primero de ellos y en un torneo de fútbol base, lo firmó con apenas trece años el Manchester City. Un traspaso juvenil que ya hacía ver el tipo de estrella que se atisbaba, pero que no pudieron disfrutar en suelo citizen, porque el club estaba en problemas con la justicia por ese entonces, se frenó toda actividad de mercado debido a los problemas del entonces dueño Thaksin Shinawatra y apenas estuvo seis meses. Cierto que le sirvieron para ser MVP de la FA Cup Youth (copa inglesa de jóvenes). Se sentía muy aislado y la adaptación nunca llegó, por lo que se liberó y acabó en Pau, aunque fue efímero porque ya lo había divisado el PSG.

Llegó con 15 años a París, se coronó campeón de Francia Sub 17 a nivel de clubes y ganó la Copa Al Kaas, siendo con tres goles el MVP del torneo y ganándose por tanto la fama dentro del organigrama deportivo del club. Tanto, que en marzo del año pasado, ya con Carlo Ancelotti en el club, el italiano solicita al director de la academia parisina, un perfil y detalles sobre el estilo y las actuaciones de Rabiot. Meses después, se lo lleva a la pretemporada, participa en la gira del club, tiene bastantes minutos y acaba debutando en Ligue1 en las primeras jornadas como mediocentro acompañando a Matuidi-Motta. Semanas después debuta en Champions, siendo el jugador más joven de la historia del club en hacerlo (superando a Mikel Arteta) y se deja ver en varios partidos más. Sin embargo, en el mercado invernal entiende que la competencia es feroz, que los minutos se van a agotar y decide aceptar una oferta de cesión al Toulouse, que acababa de perder a Moussa Sissoko y quería un jugador para su medular. Ganó más continuidad y minutos que le sirvieron para tener carácter y personalidad, algo que le hizo volver al PSG y contar ya como uno más para Laurent Blanc, que pidió retenerlo y hacerle contrato profesional.

Hay una anécdota sobre su primer sueldo profesional, que apenas lo acaba de recibir hace unos meses. Y es que cuando el club le pagó por vez primera, fue a un hospital donde su padre lleva postrado cinco años, pues sufre una grave enfermedad llamada ‘Síndrome de Cautiverio’ (Parálisis de pies a cabeza, encerrado en el interior de sí mismo y la mente intacta). Al parecer, cuando era pequeño y su padre ya veía las habilidades de su hijo, le hizo prometer que cuidaría de la familia llegando a ser futbolista profesional. Un reto que le hizo madurar muy pronto y que sí se demuestra en su personalidad, muy templada y gesionada en todo momento con entereza.  Rabiot ha sido internacional Sub 16, Sub 17, Sub 18 y ha estado liderando a Francia en el Europeo Sub 19 de este pasado verano, donde fue el jugador determinante de los galos subcampeones. Ya ha sido llamado por Willy Sagnol para la Sub 21 este pasado verano en una pretemporada y aunque apenas había tenido unos minutos hasta ahora en dos partidos de Ligue 1, fue el ‘salvador’ en la última jornada marcando en tiempo reglamentario el gol que permitía la victoria a los parisinos. Un chico con muy buena personalidad, con cualidades para ser un mediocentro completísimo en los próximos años y con altas pretensiones para seguir buscando un éxito completo que no tardará en llegar. París también tiene su ‘perla’.

Todas las Jóvenes Promesas en su sección exclusiva

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche