Histórico
5 septiembre 2013David De la Peña

Fiorentina: Rossi, si el talento se lleva en la sangre…

Rossi - Fiorentina 2013

Cuando Enzo Bearzot decidió confiar en Paolo Rossi como uno de los integrantes que la escuadra azzurra iba a llevar al mundial de España, mucha gente se llevó las manos a la cabeza. La relación del futbolista con un caso de amaño de partidos significó dos años de sanción y la falta de continuidad competitiva durante el curso 81/82 hacía que su convocatoria resultase un riesgo importante. Solo pudo disputar los tres últimos partidos de la temporada, pero aún así, Bearzot le consideraba una pieza imprescindible. Finalmente el experimentado técnico friuliano pudo demostrar no solo a Italia, sino también a todo el mundo que tenía razón, y Rossi fue un factor clave en la tercera Copa del Mundo que ganó la Nazionale. “Pablito”, apodo que se ganó tras el Mundial de Argentina cuatro años antes, le había devuelto la confianza, y en el corazón de Bearzot quedó para siempre un hueco reservado para él.

De menuda estatura y escaso peso, la principal virtud de Paolo Rossi era su lectura dentro del área, su capacidad para comprender dónde y cómo iba a desarrollarse la acción y, gracias a esa intuición, acumular goles en su registro anotador. Cualidades en algunos casos diferentes a las de Giuseppe Rossi -el ex del Villarreal tiene más soltura para participar en la elaboración de las jugadas fuera del área y menos agresividad y continuidad para ser productivo dentro de ella-, pero su menuda estatura y el hecho de que por aquel entonces estuviese jugando en España, llevó a Enzo Bearzot en el año 2009 a apodarle “Pepito” Rossi. “Me recuerda a mi Pablito”, dijo Bearzot. “Comparado con él, tal vez tiene menos presencia en los últimos metros, pero tiene el don de la oportunidad, la misma velocidad e incluso un mejor disparo”. Un símbolo futbolístico italiano le daba su beneplácito, y con ello se confirmaba que Giuseppe Rossi estaba llamado a ser una estrella. Hoy, lo demuestra en la Fiorentina.

Antes de mostrar su repertorio en España pudo dejar algunas gotas de su gran talento en el equipo de su infancia, el Parma, aunque antes de eso fue una de las numerosas apuestas de futuro que Sir Alex Ferguson llevó dirección inglesa durante su exitosa etapa en el Manchester United. Rossi ingresó en las categorías inferiores del Parma en el año 2000, y cuatro años más tarde puso rumbo a Inglaterra. Nunca pudo asentarse en el primer equipo, y tras dos cesiones -Newcastle y Parma-, un Villarreal que ya había demostrado saber moverse con magnificencia por el mercado de fichajes, decidió invertir once millones de euros en su fichaje. Fue, a partir de ese momento, cuando vimos su espectacular crecimiento como futbolista. Rossi, primero con Pellegrini, y después con Garrido -con el que alcanzó la mejor cifra goleadora de su carrera, 18 tantos en la liga española 10/11-, consiguió ser considerado como uno de los mejores delanteros del momento. Pasadores como Cazorla o Valero no solo comprendían su registro al espacio, si no que encontraron en él un socio cuando el equipo debía asentarse con el balón en campo rival. El fenómeno Rossi explotó a nivel mundial, y se especuló con que el Villarreal llegó a rechazar una oferta cercana a los 40 millones de euros procedente del Tottenham.

Sin embargo, el comienzo de la temporada 2011/2012 fue también el pistoletazo de salida a un largo calvario. El Villarreal no atravesaba por una buena racha de resultados, y a uno de ellos -la derrota por 3-0 en el Santiago Bernabeú en la jornada 10- se unió una lesión dramática: Giuseppe Rossi se había roto el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha e iba a estar seis meses de baja. El futbolista tuvo que ver a sus compañeros en la grada durante toda la temporada, aunque la desgracia se volvió a cebar en el tramo final de la misma cuando, en abril de 2012 y 6 meses después de la lesión en Madrid, volvió a sufrir la misma rotura en un entrenamiento, a tan solo dos semanas de reaparecer. Pepito decidió esta vez marchar a Estados Unidos, donde fue intervenido por el doctor Richard Steadman, aunque esta vez la recuperación iba a ser más larga, puesto que otra intervención estaba planificada para cuatro meses después, para asegurar una mejor recuperación de la zona afectada. Como mínimo, Giuseppe Rossi iba a estar 16 meses parado, y el impacto en Italia fue importante, ya que estaba obligado a perderse la Eurocopa de Ucrania y Polonia.

Pepito arrancaba el curso 2012/2013 sin esperanzas de vestirse de corto, y con la seguridad de que la paciencia debía ser su mayor aliado. En plena recuperación, dos enamorados de su fútbol decidieron invertir 10 millones de euros -más seis en bonus- en una operación que para muchos, dadas las dos lesiones tan graves de forma continuada, resultaba un riesgo tremendo. Andrea Della Valle y Daniele Pradè -presidente y director deportivo de la Fiorentina- dieron el ok, y Rossi continuó con su recuperación en los Estados Unidos. Debutó con la maglia viola en el último partido de la temporada, con todo ya resuelto en Pescara, aunque su particular puesta a punto se ha llevado a cabo durante este verano. Las ventas de Ljajic y Jovetic le situaban a la cabeza del proyecto, y desde luego, su aportación no podía haber empezado de mejor manera.

Con el “49” a la espalda, fecha de nacimiento de su padre, fallecido en 2010 y para el que siempre tiene palabras de agradecimiento, considerándole decisivo en su aprendizaje como futbolista, Pepito se está convirtiendo en referencia de la viola. Tres goles en dos jornadas, adaptación tremenda al modelo de Montella -un futbolista como él, tan capaz de entender qué necesita la jugada fuera del área, es un regalo para el técnico napolitano-, y la capacidad de añadir un movimiento más agresivo del que ofrecían Jovetic y Ljajic para finalizar las jugadas -lo que se transformará en más goles- hace de él una de las mejores incorporaciones de toda la Serie A 2013/2014. Y es que, como perfectamente podría decirle “Pablito” Rossi con su medalla de campeón del mundo colgada al cuello: “Pepito, ¿Qué son dos años parado, si el talento se lleva en la sangre?”

También te interesa: Serie A: Tres recuerdos ‘Anti-Juve’ en Florencia

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche