Histórico
16 septiembre 2013Jose David López

Champions: Nombres a seguir en la jornada (I)

Champions 2013-2014

Huyendo de lo pretencioso pero sin ignorar la realidad, la Champions League 2013-2014 que arranca este martes en su fase final, multiplica notablemente los detalles de interés respecto a otras temporadas. No solo porque en ella se han instalado casi perpetuamente clubes históricos y clásicos de nuevo cuño, sino porque la lista de posibles aspirantes al título final se ha ampliado respecto a dominios intransigentes. Existen gigantes continentales en las grandes potencias europeas, pero España, Inglaterra, Alemania, Italia y Francia, pueden estar convencidos antes del arranque, que tienen opciones variadas de convertirse en reyes. Siendo generosos con algunas valoraciones y asumiendo un nivel competitivo alto en muchos de los clasificados, las apuestas podrían incluir hasta nueve diferentes candidatos al trono (Real Madrid, Barcelona, M.United, M.City, Chelsea, Bayern Munich, B.Dortmund, Juventus y PSG). Que uno de estos proyectos acabara levantando el máximo trofeo a nivel de clubes del planeta allá por mayo en Lisboa, no sería una sorpresa ni tan siquiera a meses vista.

Esa atractiva equidad, sumada a la cada vez mayor lista de pretendientes a acercarse a ellos (Shakhtar, Atlético Madrid, Porto, Zenit y Napoli) y algún clásico en horas no tan boyantes (Milan, O-Marsella, Benfica, Celtic y Arsenal), convierte la edición 2013-2014 en una de las más interesantes. Cada jornada, la Champions League tiene incontables detalles que queremos analizar previamente. No siempre siguen la estela de lo mediático, no siempre son vinculados a los grandes escenarios y a veces incluso allí, hay situaciones que merecen ser recordadas con un toque especial. Una semana especial, la primera, donde la máxima competición europea deja escenas y apuntes que queremos detallar. Un nuevo inquilino de un banquillo que rompe estadísticas de longevidad, un portero que regresa al máximo nivel tras una lesión que lo frenó en seco, un canterano de vuelta a ‘su’ hogar, un brasileño que ya la rompió en el Manzanares y un rumano de moda que quiere esta Champions como trampolín. Todo, para la ‘otra’ Champions.

David Moyes (Manchester United): 6935 días después, Old Trafford tendrá un nuevo entrenador en la Champions League. La ‘Era Alex Ferguson’ se inició en Europa un 14 de septiembre de 1994 (victoria 4-2 sobre Goteborg, porque curiosamente un año antes cayó contra pronóstico en la última fase previa ante el Galatasaray) y después de 19 años, otro inquilino ocupará su banquillo. David Moyes sigue intentando encontrar la mejor forma, la versión ideal y el equilibrio deseado para su proyecto, que sigue teniendo asesoramiento y una sombra larguísima en la presencia del eterno Sir Alex. Los números de Ferguson le reportan un 55,31 % de victorias, 25 % de empates y tan sólo un 19,68 % de partidos en los que salió derrotado. Cifras, estadísticas y datos que complican la existencia de un nuevo líder que pretende empezar a solventar cualquier duda desde este martes europeo.

Bojan (Ajax): Si hay un contexto que recordará al delantero español toda su carrera y los errores o decepciones que ha ido dejando por el camino hasta estos días como ajaccied, es el que tendrá que afrontar Bojan en su grupo. El atacante, ahora reconvertido a extremo o llegador desde segunda línea con libertad (porque las ausencias en el plantel ofensivo del club de Amsterdam han generado este tipo de opciones en su juego) , se enfrentará al Barcelona, la que fue su ‘casa’ y en la que generó enormes expectativas en sus primeros días de adolescente adelentado a su tiempo. Era el más listo de la clase, el más precoz y el de mayores previsiones de futuro pero hoy, la realidad y una serie de decisiones delicadas en sus aventuras, le obligó a buscar renacer en el Ajax (tendrá que afrontar igualmente la visita a su ex Milan). Y todo, curiosamente en el primer partido entre dos clásicos de este nivel en la Champions League ante un Camp Nou que ni siente ni padece pues Bojan fue la perla que pasó y jamás recordó sus mejores días. Hoy, aún sin haber marcado ni un gol en 6 partidos y 394 minutos dentro del equipo más goleador del torneo más abierto del mundo, vuelve a demostrarse que la realidad es su peor enemigo.

Hulk (Zenit): El que sigue siendo fichaje más caro de la historia del millonario club de Leningrado, ha ganado adeptos a nivel internacional con las presencias en una selección brasileña que ahora sí busca su calidad. Sin embargo, la mejor versión del potente extremo quedó en el pasado. Pérdida de continuidad por molestias físicas, falta de compromiso con su entidad y un sinfín de conflictos personales en el vestuario, han mantenido al brasileño fuera de la concentración necesaria para triunfar. Esta semana regresa al Vicente Calderón donde, seguramente, dejó hace cinco años una de sus mejores sesiones europeas. Un mes de diciembre donde, junto a Lisandro, desmontaron al atlético con potencia, velocidad y pegada ofensiva al contragolpe en un perfil que enamoró a muchos y que, desgraciadamente, no hemos vuelto a disfrutar. El hombre de los 50 millones de euros no ha sacado al Zenit de su incapacidad competitiva en Europa, donde nunca dio el salto definitivo y donde sus deslumbrantes chequeras aun no desestabilizaron el orden esperado. Las aguas del Manzanares no quieren volver a congelarse…

Igor Akinfeev (CSKA Moscú): Intocable bajo palos del que era el equipo incipiente del fútbol exsoviético. Intocable bajo palos dela selección que más había crecido en los últimos años. Intocable para el corazón de cualquier aficionado moscovita por su condición de canterano y eterno cumplidor. Una desafortunada acción con el brasileño Wellinton durante un derby de la capital rusa, liquidó en un segundo una de las mayores esperanzas de presente y futuro en las porterías europeas, pues atravesaba un momento perfecto colocado ya entre los grandes guardametas continentales. Aquella rodilla mal encajada en el suelo, frenó sus aspiraciones, traducidas en una larga ausencia por rotura de ligamentos cruzados en la pierna izquierda, repitiendo sensaciones que el meta ya había padecido en idéntica forma durante 2007. Igor no ha vuelto a ser el mismo y tras tres años sin dejarse caer por la Champions, busca reivindicarse con la élite por las oportunidades perdidas.

Cristian Tanase (Steaua Bucarest): El campeón rumano, uno de los clásicos que en los 80 logró levantar incluso una Copa de Europa en suelo sevillano, jamás volvió a demostrar esa capacidad de impactar en los nuevos tiempos. Tanto, que la fragilidad de su campeonato y la imposibilidad de mantener a sus figuras, convirtió en terciarios a sus internacionales, que quedaron marginados de las grandes fases finales en el nuevo siglo. Esa continuidad ancestral del Steaua, se vio discutida desde entonces, luchando codo a codo para conseguir levantar el título nacional y más aún para superar las fases previas de Champions. El gran estímulo de esta edición rumana, corre a cargo de este centrocampista diestro, de golpeo seco, habilidad en la pelota parada, desequilibrante por talento (que no por velocidad), inteligencia cuando aparece alrededor del área y una lectura impresionante del pase en largo. Juega a pierna cambiada para ampliar sus opciones de generar alternativas ofensivas y es la esperanza en un grupo delicado donde busca el trampolín a Occidente.

También te interesa: Austria Viena: La vuelta del misticismo europeo

Síguenos también desde TwitterFacebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche