Histórico
5 agosto 2013El Enganche

Real Madrid: Gareth Bale… ¿Y por qué no?

Por Fran Alameda (@Fran_Alameda)

El fútbol deja siempre en evidencia a los que quieren aparentar antes que saber. Y la pretemporada es un tiempo estupendo para apuntar: los entrenadores saben mucho sobre su equipo en este tiempo, mientras que el aficionado aún no sabe nada. De tal modo, la emisión de elecciones posteriores de un entrenador tiene una evidente justificación en lo que ahora pasan por alto numerosos ‘informadores’. Mantendré siempre aquello que Kapuscinski tenía bien a decir: “Para hablar sobre alguien, debes haberte tomado al menos un café con él”. Sirva como metáfora y enseñanza.

Desconozco si el ámbito económico del Real Madrid entiende que la operación de Bale es viable o beneficiosa para el club. No tengo a mano la libreta de Ancelotti, pero podemos desglosar a grandes rasgos cómo y quién es Gareth y Bale y cómo y quién está siendo el Madrid de Carletto. La realidad, en la Premier (debiera ir en mayúsculas porque es un matiz importante) nos ha dicho que el lateral-extremo-delantero galés es apabullante a campo abierto. También lo es el Madrid en este aspecto. La Premier nos dijo que a Bale se le reducen el menú contra repliegues bajos y ordenados, es decir, donde los espacios son reducidos. Lógico, por otra parte. Bale no es un jugador asociativo como quizá tampoco lo sea Cristiano.

Pero Inglaterra nos explicó por encima de todo que los clichés donde hay materia prima evidente son un prejuicio torpe y, sobre todo, equivocado. La elección, amén del precio, no es baladí. El Madrid posee el arma más letal contragolpeando (Cristiano) y a tres de los cinco, diez máximo, lanzadores, quizá pasadores, del mundo (Isco, Modric y Özil). Pero a Carletto le gusta controlar. Y le gusta aparecer con balón. Pero al Madrid, desde que existió Santiago Bernabéu, ha tenido devoción por la electricidad. Pim, pam, pum. Golpear desde la superioridad rítmica ha sido como escribir una columna para Umbral. Gozoso, sobre cualquier cosa.

Así pues, prejuzgar a Bale en un Madrid que tiene Xabi, Modric, Özil e Isco (incluso Benzema) para desquebrajar lo estático y a Cristiano (también Di María) para volar nos revierte a la situación Neymar: qué puede dar (obviando el qué hace falta). No hay urgencia como no la había por Isco o Illarramendi. Pero Bale es uno de los mejores del mundo. Florentino se ha cansado de repetir que a ellos los quiere en el Madrid. No a cualquier precio, quizá debería haber matizado, pero el galés no solo es carrera. Que el dedo magníficamente pintado y aliñado no nos impida ver la luna.

También te interesa: Tottenham: Gareth Bale, evolución hacia la amplitud

 Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche