Histórico
22 agosto 2013Jose David López

Raúl y el globo aerostático

Raúl - Schalke

Post escrito en diciembre de 2011, que recuperamos por volver Raúl esta noche al Santiago Bernabéu y a vestirse de blanco madridista.

“Quiero coger ese halón, quiero tocar esa estrella roja del amanecer. Subo al techo, perno llego allá. El cielo está más lejos que el mar. Dime cómo llegaré”. Estos acordes de Silvio Rodríguez denotan históricas pretensiones humanas por alcanzar lo lejano, el infinito y, a su vez, unirlo a la sensación de libertad que sólo parece representado en el cielo. Una cima que algunos pretenden alcanzar en una existencia posterior tras meditaciones terrenales y obligaciones morales, pero que otros llevan siglos intentando sentir en su piel pese a que les vaya la vida en ello. El sueño de llegar al cielo nunca fue exclusivo pero sí un reto para todo aquél avezado intelectual.

Dos de ellos, los hermanos Montgolfier, sentados un día en torno a una hoguera, apreciaron que el humo se elevaba osadamente en el aire y comprendieron que el aire caliente es más liviano que el frío, facilitando así su ascensión. Meses después, un gallo, una oveja y un pato, actuaron de improvisados tripulantes en Versalles, con 130.000 almas esperando el milagro de alcanzar el cielo, que se convirtió en realidad. No necesitaba autopropulsión, podía elevarse o permanecer inmóvil en el aire, que juzga libremente su trayecto. Desde las alturas, divisa cualquier rincón, disfruta de los elogios de resto y levanta expectación desde una perspectiva dominante que nunca pierde fuelle ni atención. Hoy, el globo siempre presente, el que incita al debate eterno, el que no necesita ser propulsado y el que se defiende con el único gas de sus goles, se llama Raúl González. La perseverancia por llegar al cielo con un balón en los pies.

Sólo su carácter ganador, la experiencia que le sirve para seguir aglutinando estadísticas positivas a su espectacular currículum y la constancia de quien un día supo abandonar su corazón para disfrutar de su pasión (abandonó el Real Madrid porque Mourinho no le aseguraba un lugar digno a la altura que él aún pretendía mantenerse), le permiten vivir en libertad desde los cielos de Gelsenkirchen. Nunca pierde su estatus, nunca cede posiciones en la grandeza que lo acompaña y cuando alguien intenta desestabilizarlo, recordarle su edad o poner en duda su regularidad (hace poco su técnico, Hubb Stevens osó increpar su estado físico), responde poco después sobre el césped que lo encumbrara de por vida. Ese cielo verde donde Raúl, ajeno a propulsiones mediáticas y a críticas absurdas, nunca encuentra respuestas negativas sino una continua apología que justifica sus méritos diarios.

“Si a un jugador creativo le das ciertas libertades eso termina beneficiando al equipo, tuvo que retractar Stevens, sabedor de que, más allá de la capacidad física (satisfactoria teniendo en cuenta que siempre fue un profesional perfectamente leal a sus labores pese a sus 34 años), la pólvora y sapiencia del ‘7’ superan sobradamente el nivel medio del fútbol alemán. Si ya el pasado año se encumbró la figura de Raúl como el aliciente que llevó al Schalke a semifinales de la Champions League y el que siempre mantuvo el tipo gracias a sus 19 goles en 50 partidos oficiales (ojo a la cantidad de minutos en juego, porque fue uno de los jugadores que mayor desempeño realizó en 2010-2011), su ansiedad de superación le auto-obligaba a exigirse mejoras.

Evitando palabras que alcen la voz a su alrededor y con la comodidad que le produjo la marcha del club del polémico Ralf Rangnick (que sí llegó a pedir su traspaso al club porque no consideraba que estuviera a la altura de sus peticiones), el madrileño ha mejorado más esta campaña y su relax extradeportivo se traduce en 13 goles ya anotados a estas alturas de curso. Seis menos que todo el curso pasado, una clara referencia de progresión y de tranquilidad global pues en los goles de Raúl y en su conexión ofensiva con Huntelaar, radican las esperanzas del Schalke para estar luchando hasta el final por esta Bundesliga (algo que parece difícil a tenor de su frágil defensa, el gran problema que Stevens está logrando solventar poco a poco) y por poder soñar con tocar el cielo europeo en la Europa League.

Sigue siendo máximo realizador histórico de la Copa de Europa con 71 goles, sumará más en la tabla de goleadores en competiciones europeas (donde superó a Muller e Inzaghi), vuelve a lograr sin quererlo que algunos recuerden sus cifras cuando la Selección Española encuentra problemas ofensivos (tras la lesión de Villa, un sector vuelve a reclamar su posición en la Roja) y hace mucho tiempo que es el ‘Rey Minero’ de la Cuenca del Rhur. A sus pies, la afición del Schalke, que ya piensa en ofrecerle un contrato post-retiro para dar imagen internacional al club. En su cabeza, un cielo que lo cobija. Desde allí, con libertad y con el gas de sus goles, el globo Raúl sigue teniendo la mejor perspectiva.

Todo sobre el Schalke en su sección exclusiva

También te interesa: Schalke: Raúl, la luz eterna

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche