Histórico
7 agosto 2013Francisco Ortí

Ligue 1: Los 5 mejores fichajes jóvenes

La Ligue 1 continúa su espectacular crecimiento gracias al motor en el que se ha convertido el Paris Saint-Germain. El conjunto parisino, con su mastodóntico gasto en fichajes durante los tres últimos años, se ha consumado como el mayor atractivo del fútbol francés. Recluta a las mejores estrellas del mercado y, por lo tanto, acapara miradas. El PSG es un imán de atracción y ha encontrado un escudero en la difícil tarea de robar audiencia a las grandes ligas de Europa: el Mónaco. La decadencia del Olympique de Lyon y la irregularidad perpetua del Olympique de Marsella, el PSG había sido el único embajador de la Ligue 1 con alcurnia suficiente para lucir su nombre por Europa. Este año se suma el AS Mónaco tras resurgir de sus cenizas. La fortuna de Dmitry Rybolovlev ha reactivado a un club que estaba hundido en el foso de la Ligue 2. Gracias a estos ‘nuevos’ ricos han llegado a Francia algunos de los mejores jugadores del mundo. Edinson Cavani, Radamel Falcao o Joao Moutinho se han mudado al fútbol galo. Sin embargo, la Ligue 1 no piensa únicamente en su presente, sino también en un futuro que garantice su estatus a largo plazo y por eso han reclutado a jóvenes promesas, con una gran proyección por delante. Destacamos a los más interesantes en este Top 5.

Lucas Digne (Del Lille al PSG por 15 millones): La política de fichajes de Leonardo hasta el momento había confiado más en la incorporación de jugadores contrastados, futbolista de renombre mundial que aportaran potencial deportivo al mismo tiempo que inyectaban prestigio a un proyecto recién nacido. Pero al mismo tiempo que los Zlatan Ibrahimovic, Ezequiel Lavezzi o Javier Pastore desembarcaban en el Parque de los Príncipes, también lo hacían jóvenes promesas, con menos nombre, pero una proyección enorme por delante. Marco Verratti fue la gran apuesta en ese sentido y el resultado fue inmejorable. Lucas Digne será el siguiente. Ha crecido durante las dos últimas temporadas pegado a la banda izquierda del Stade Pierre-Mauroy y ha competido con el Lille incluso en la Liga de Campeones. A sus 20 años se ha consumado como uno de los mejores laterales izquierdos de Francia y la confirmación llegó en el pasado Mundial Sub’20, en el que fue el mejor del torneo en su puesto y ayudó a Les Bleus a alcanzar el título. En París competirá con Maxwell por ganarse la confianza de Laurent Blanc para el costado izquierdo de la defensa.

James Rodríguez (Del Porto al Mónaco por 45 millones): El AS Mónaco quiere regresar a la élite del fútbol europeo por la vía rápida. Disfrutaron de parejas históricas como la que formaron Henry y Trezeguet, rozaron el cielo al alcanzar la final de la Copa de Europa (que perdieron ante el Porto de Mourinho), pero aquellos tiempos de gloria se esfumaron como consecuencia de una grave crisis deportiva que hundió al equipo monegasco en las catacumbas del fútbol galo, llegando a tocar fondo en la Ligue 2. Sin embargo, la tormenta ya parece haber despejado. La fortuna del millonario ruso Dmitry Rybolovlev y el glamour de Montecarlo aspiran a devolver al AS Monaco a su mejor época, resucitar aquellos maravillosos años en los que se codeaban con los más grandes de Europa y les plantaban cara. Como los millonarios compran de todo menos paciencia, Rybolovlev quiere resultados inmediatos y el atajo más rápido con los fichajes estelares. En ese sentido, han llegado al Louis II Radamel Falcao, Joao Moutinho y James Rodríguez. Falcao es el presente, pero James representa el futuro del Mónaco a largo plazo. Sobre él cae la responsabilidad de dotar de continuidad un proyecto que late a golpe de talonario. Sus condiciones son inmejorables. El entorno, en principio, también.

Gilbert Imbula (Del Guingamp al Marsella por 7,5 millones): El Olympique de Marsella no cuenta con el potencial económico de Paris Saint-Germain y Monaco para entrar en el mercado de fichajes europeo y competir por los mejores del mundo. Sin embargo, continúa siendo una referencia en Francia y ese es el aspecto que deben aprovechar los marselleses para mantener a flote su proyecto. Mientras que PSG y Mónaco miran más allá de sus fronteras en busca de cracks mundiales, el OM ha asaltado un mercado francés que estaba desguarnecido y no ha reparado en gastos para completar una plantilla que aspira a estar en Champions League la próxima temporada. Dimitri Payet, por el que se le han pagado 10 millones de euros al Lille, es la incorporación estrella, aunque también se ha apostado por savia joven como Gilbert Imbula y Benjamin Mendy. Imbula, al que se conoce como Gianelli, llega al Velodrome procedente de la siempre prolífica cantera del Guingamp después de haber sido proclamado como el mejor jugador de la Ligue 2 y haber rendido a un gran nivel en el torneo de esperanzas de Toulon. El OM ha pagado 7,5 millones por él y le convertirá en el dueño de su centro del campo.

Marquinhos (De la Roma al PSG por 31,4 millones): La progresión de Marquinhos ha sido fulgurante. Y, sin embargo, da la sensación de que ninguna de sus pasos es precipitado. En poco más de un año ha pasado de estar jugando con el Corinthians en Brasil a convertirse en uno de los defensas más caros del mercado europeo y ser perseguido por los mejores clubes del Viejo Continente. Progresó en las categorías inferiores del Timao y en la Roma le demostró que no le pesaba dar el salto a Europa pese a haber estrenado recientemente la mayoría de edad. Su brillante rendimiento pronto le permitió asentarse en el once titular romano y al terminar la temporada, el Paris Saint-Germain no ha dudado en pagar 31,4 millones de euros por él, adelantándose a otros colosos del fútbol europeo como el Barcelona, quien también suspiraba por su fichaje. En París, Marquinhos formará la defensa junto a su compatriota Thiago Silva. En Roma fue vital la presencia de su ex compañero del Corinthians Leandro Castán para facilitar su progresión, y en el Parque de los Príncipes será Thiago Silva quien asuma ese rol de tutor. Ellos dos, junto a David Luiz representan el futuro de la defensa del fútbol brasileño. Su próximo reto será inscribir su nombre en la convocatoria de Scolari para la Canarinha de cara al Mundial de Brasil 2014.

Florian Thauvin (Del Bastia al Lille tras cesión): “Es el mejor jugador joven con el que he tenido el gusto de trabajar”. Con estas palabras, el singular técnico del Bastia, Frederic Hantz, presumía con orgullo del chaval que con apenas 20 años había logrado la permanencia para su equipo. El destino de sus elogios era Florian Thauvin, quien, a sus 20 años, se ha confirmado como uno de los futbolistas más prometedores de Francia. Criado en la fábrica de talento de Clairefontaine, Thauvin representa el futuro del fútbol francés y, sobre todo, de un Lille huérfano de referentes tras la fuga de ídolos como Gervinho, Moussa Sow, Payet y, sobre todo, Eden Hazard. Precisamente es con el genial futbolista belga con quien se le compara. Su rol en el campo es parecido. Thauvin es un mediapunta que prefiere actuar pegado al costado izquierdo y que, pese a su juventud, no tiene problemas en echarse el equipo a sus espaldas. Lo hizo en el humilde Bastia, al que llevó a lograr la permanencia e instaló en la zona media de la Ligue 1, y ahora deberá repetir gesta en un escenario más complicado como es el nuevo Grand Stade Lille Métropole.

También te interesará: Los 5 mejores fichajes jóvenes de la Bundesliga

Todas las Jóvenes Promesas en su sección exclusiva

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche