Histórico
2 agosto 2013Ariel Judas

El Monopoly de la Liga mexicana

Mientras el fútbol mexicano se recupera de la electrizante final del Torneo Clausura 2013 -la mejor en muchos años-, su identidad y distribución geográfica cambia. Enroque. Cambio de fichas. Cambio de dueños. Mudanzas masivas de planteles de un punto a otro del país. Y la promesa de terminar con la multipropiedad en un plazo máximo de cinco temporadas.

América vuelve a ganar una liga después de bastante tiempo. Cruz Azul agranda su mala racha en finales. Y Gallos Blancos descendió… O algo así. Pese a realizar una buena campaña durante este semestre el promedio condenó al club azul y negro a jugar en el Ascenso MX en 2013/2014. Pero hace una semana Amado Yañez -propietario del Querétaro Fútbol Club- compró la franquicia de Jaguares de Chiapas. La falta de apoyo publicitario, la ausencia de ayuda económica de parte de las administraciones locales y las bajísimas recaudaciones determinaron que la licencia del club de Tuxtla Gutiérrez fuera puesta en venta. Pasando las cosas en limpio, de un día para el otro los jugadores y los aficionados de Gallos Blancos pasaron de estar en la segunda división a recuperar su lugar en la máxima categoría. Y, como contrapartida, los Jaguares dejaron de existir con la misma velocidad. Su plantel y su cuerpo técnico deben mudarse sin preaviso de la selva chiapaneca al Corregidora.

Al hincha le soltaron la mano y lo dejaron con el recuerdo de algunas buenas temporadas, que incluso les hicieron disfrutar de la Copa Libertadores de la mano de Jackson Martínez. El club queretano es dueño ahora de dos planteles y cuenta con dos cuerpos técnicos. El equipo descendido y la estructura adquirida en Chiapas. Por estas horas se realiza el trabajo de descarte para formar un once competitivo para el Apertura 2013. El Gallos Blancos que bajó al Ascenso MX desapareció de manera administrativa, luego de que sus dueños no encontraran un comprador para la franquicia.

El segundo capítulo de esta metamorfosis es protagonizado por los equipos de La Piedad y San Luis. Cada temporada en México se produce solamente un ascenso y un descenso. Le pérdida de categoría de Gallos Blancos -que finalmente no fue tal- se complementa con la llegada Reboceros al máximo circuito. La Piedad consiguió días atrás su cupo en la Liga MX al derrotar en la final de la segunda división a Neza. Ninguno de los dos conjuntos reunía las condiciones mínimas para jugar en la máxima categoría. El estadio en el que juegan los ex Toros Neza no cuenta con las 20.000 localidades mínimas que exige el reglamento de la Primera A. El club tampoco cuenta con divisiones inferiores, otro de los requerimientos básicos exigidos por la liga. La Piedad, en cambio, es un equipo bastante más ordenado, pese a que su cancha de momento no cuenta con iluminación de primer nivel y se duda de su capacidad de poder pagar el aval de 5 millones de dólares exigidos para participar en el torneo de primera división. Antes de que se definiera el título del Ascenso MX los dos finalista parecían candidatos a negociar sus franquicias. Y eso es lo que ocurrió, o al menos se intenta. Fidel Kuri Grajales, el propietario de Reboceros de La Piedad, quiere vender su franquicia al Veracruz (un histórico del fútbol mexicano, actualmente en segunda división), o trasladar al actual equipo a la ciudad portuaria. Por estas horas los accionistas del cuadro michoacano buscan cumplir con los requisitos técnicos y económicos que les permitan efectuar la transformación y mudanza hacia la plaza jarocha.

En el caso del San Luis las cosas son más fáciles de explicar. Hasta no hace mucho el cuadro de los Tuneros era propiedad del gigante mediático Televisa, junto al América y el Necaxa.  A fines de 2012 el empresario Carlos López Chargoy compró al cuadro potosino con la promesa de mantenerlo en su plaza. Hoy, apenas unos meses más tarde, se confirma que el club se muda a Chiapas (sí… la sede de los desaparecidos Jaguares). Con el respaldo de la gobernación local y el respaldo comercial regional, San Luis (que dejará de llamarse de esa manera) se traslada del centro al sur del país.

La jornada de hoy probablemente no tenga precedentes en el fútbol mundial. Se acaba de anunciar la mudanza y cambio de nombres de tres equipos de primera división (dos de ellos ya cerrados, uno por confirmar). Y en el Ascenso MX las modificaciones de identidad y sede afectan a cuatro franquicias. Mientras intenta asimilar (y controlar) la embestida de Carlos Slim y sus empresas, el balompié mexicano se articula y desarma al compás de las necesidades y deseos comerciales de sus barones.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche