Histórico
30 agosto 2013Jose David López

Chelsea: Cech, el trillizo del cráneo referencial

No existen apotegmas que proclamen con justicia y eficacia la figura de un elemento incomparable y absolutamente determinante en el fútbol actual. Ninguna posición se considera relevante sobre las demás, tampoco se propaga una demarcación como esencial ni se exportan señas que otorguen prioridad a roles concreto dentro de un sistema táctico. Pero cuando el patrón diseñado responde a un sinfín de lecciones, tesis y obligaciones para situaciones concretas dentro de un partido, aquél que menos responsabilidades tiene que afrontar es el mismo del que dependen las esperanzas de que el funcionamiento global encuentre premio. Quizás no ganen partidos ni aparezcan en las celebraciones, pero suman puntos, desprenden energía colectiva, debilitan al rival, desquician delanteros e impelen su figura como referencial en un proyecto. El mismo, que siempre encontrará acciones puntuales donde él, el solitario, el portero, evitó que el éxito pasara de largo.

Son genios controvertidos, personalidades singulares, individuos peculiares y de histriónicos titulares. Pensamientos y sentencias que durante años, aislados, pudieron desarrollar en la soledad de sus tres palos. Como si de una lista tan improvisada como fantasiosa se tratara, la historia siempre generó leyendas de ‘arañas’, `patos’, `pulpos’ y ‘gatos’ de diferentes raíces, para reflejar actuaciones memorables o cualidades sin parangón, entre aquellos que defendían la portería. Hoy aun hablamos de Lev Yashin como único portero que logró el Balón de Oro, de Dino Zoff como el campeón mundial más longevo, Fillol como el mejor arquero de Sudamérica o de Gordon Banks como el de la mejor parada de la historia. Pero en la actualidad, donde a los porteros se les exige concentración, dureza, carácter y habilidad en incontables facetas, el ‘top 5’ mundial hace tiempo que escribe inalterablemente el nombre de ‘la garza checa’, Petr Cech.

Por edad y experiencia, Petr Cech lleva años siendo referente mundial bajo palos y uno de los guardametas más sólidos de la historia. De físico imponente, con una corpulencia poderosa y 1,96 de altura, siempre ha destacado por su agilidad, coordinación y eficacia, siendo absolutamente determinante en los últimos grandes títulos cosechados por el Chelsea. De Blue, ha sentado cátedra y probablemente en Bridge cerrará su carrera, algo que pese a sumar casi 500 partidos como profesional, aún está lejos pues tiene todavía 29 años. Entre su increíble palmarés individual encontramos cinco premios al Jugador Checo del Año, tres veces mejor portero de Champions League, ganador de los Guantes de Oro y una vez Mejor portero del mundo (otras tres veces finalista). Mantiene dos records vigentes, uno en el campeonato checo con portería imbatida durante 855 minutos y otro similar en Premier por 1025 minutos sin encajar un gol.

Si tenemos en cuenta que empezó a jugar en el Viktoria Plzen (de su ciudad natal) como centrocampista, advertimos que Cech se convirtió en portero por una inoportuna aunque determinante lesión en la pierna derecha, que le obligó a pensar que su carrera tendría que encontrar cariño a la sensación de vivir bajo palos. Debutó profesionalmente en el modestísimo Chmel Blsany (hoy en Tercera División checa) pero sus cualidades pronto llamaron la atención del Sparta de Praga, para abanderar las nuevas generaciones en el gigante nacional. Un estupendo Europeo Sub 21 con su selección en 2002, siendo clave con paradas formidables y dos penaltis atajados que llevaron a los checos al triunfo final, llamaron la atención de clubes más poderosos y el Rennes fue el más activo. Tras haber sido sensación en la Ligue1 (siendo elegido portero del año en Francia), llegó al Chelsea como proyecto de futuro, evidenciado que la confianza de un club recién convertido en millonario, recaía sobre el gigante de Plzen.

Siendo ya incontestable en el universo Blue, el punto clave de su carrera fue superar una fractura de cráneo que pudo acabar con su vida en octubre de 2006 (tras recibir un golpe brutal de Stephen Hunt en la cabeza). Especialmente llamativo fue conocer que, debido a que Cech es trillizo, su cráneo era notablemente más débil que el de una persona normal, ya que compartió energías en su reproducción y nacimiento junto a Sarka (su hermana) y Michal (su hermano que murió a los dos días de nacer tras contraer una infección en el hospital). Como resultado de la colisión, bordeando su muerte y abriendo debates intensos sobre la falta de seguridad para los guardametas en el físico fútbol inglés (Mourinho, su entrenador por entonces, llegó a decir que Hunt era un asesino), el gigante checo estuvo muchos meses alejado de los terrenos de juego. Desde aquella tarde, sufre fallos de memoria, dolores de cabeza y la completa pérdida de visión sobre lo sucedido.

Obstáculos que no le han impedido levantar una Champions, tres Premier, cuatro FA Cup o dos Carling, así como representar uno de los mejores porteros de la historia. Sólo los elegidos lograron además, reunir entre sus vitrinas otro codiciano torneo continental. Una Supercopa de Europa que, en su salón, ya tiene hueco reservado entre su singular casco protector y la foto de sus dos hermanos. Aquellos a los que les debe la vida. Aquellos a los que quiere homenajear este viernes en la noche de Praga (en su propio país). Aquellos que le otorgaron un cráneo tri-partito pero históricamente referencial.

También te interesa: Chelsea: Eva Carneiro,a la chica del banco

Síguenos también desde TwitterFacebook

Chelsea: Cech, el trillizo del cráneo referencial, 5.0 out of 5 based on 3 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche