Histórico
7 agosto 2013Jose David López

Bundesliga: Previsiones, fichajes y detalles 2013-2014

Siempre sirvió como modelo la honestidad, romanticismo e inteligencia de previsión que emana la Premier League, que conquistó los corazones de medio planeta desde su renovada versión en los años 90. Un paso adelante en comercialidad de su producto, en captación de tentáculos exteriores y en fidelizar unos valores estrictamente automatizados en su sociedad, la que nunca se separa de sus colores futbolísticos. Pero el vanguardismo, la veracidad y el respeto hacia el aficionado, ha reconvertido esas sensaciones hacia Alemania, siendo la Bundesliga el fiel referente hacia el que el fútbol debe dirigirse. Tras el Mundial del 2006, la sensación de haber interiorizado conceptos saludables para el deporte rey quedó reflejada en las gradas, ambiente, organización y, además, competitividad. Porque más allá de tener estadios perfectos (renovados-mejores valoraciones UEFA), aficiones que acuden a la llamada de su club desde la paz (no hay problemas, precios rentables, ayuda a la hinchada a viajar e incluso se facilita acceso a familias enteras sin temor) y una base regulada con acierto a tenor del control que desprende (no permite la compra de clubes por empresarios sea cual sea su nacionalidad), la Bundesliga ha logrado encontrar un punto ideal de espectáculo con clubes equilibrados en todos los aspectos.

No existen deudas injustificadas en los clubes porque nadie puede pasar ni un día viviendo por encima de sus posibilidades reales, se ha logrado creer en la cantera como camino hacia la progresión (desde que en 2002 iniciaran nuevas medidas drásticamente eficientes con obligaciones hacia sus recursos juveniles a todos los clubes) y, con ello, han logrado una sección alemana más atractiva y atrevida que nunca en su concepción (la gran mayoría procede de esta nueva hornada). Esta edición número 50 ha superado sus propias estadísticas positivas, acumulando un 24 % sus ganancias respecto a la última década, permitiendo así a todos sus clubes, conseguir los 2.000 millones de euros de beneficio (en España, por ejemplo, los clubes adeudan unos 750 millones de euros). Y cuando todos estaban ya convencidos de que la Bundesliga es el ejemplo a seguir para la salvación del fútbol como elemento de animosidad de las masas, apareció él para hacer brillar como nunca todo ese esplendor. Baviera y Alemania ya lo veneran como el icono de la grandeza administrativa de su campeonato. Pep Guardiola era el atractivo definitivo para un año que marca la pauta futurista.

Favoritos: Sería ideal que la dinámica de los últimos tiempos (donde en los últimos diez años hemos tenido cinco ganadores diferentes) siguiera su camino en el fútbol alemán, pues mantener el equilibrio competitivo ofrecería grandes atractivos al torneo. Encontrar rivales que aguanten la tesitura y mantengan el ritmo, se ha convertido en una quimera, pues la realidad más cruel admite que, como ya marcó el pasado año con solidez, la única cuestión que puede generar un campeonato abierto radica en que el Bayern se muestre muy por debajo de lo esperado (hace unos meses acabó el campeonato pasado con 25 puntos de diferencia sobre su más inmediato perseguidor). Y viendo su plantilla, proyecto, solvencia, experiencia e incluso refuerzos de este verano, se antoja más que complicado que los bávaros cedan en sus pretensiones. Es el año de Guardiola, del post Heynckes, de las obligaciones y de refrendar todas las grandes metas que ya lograron el pasado año. El único reto muniqués radica en convertirse en dominador europeo y, desde luego, eso pasa por convertirse en ‘dictador’ de la Bundesliga.

Que su paso no sea tan firme como desea, depende casi exclusivamente del Borussia Dortmund. Tras recuperar el caché hace tres cursos, ganar dos de ellos y colocarse como principal atractivo revolucionario del continente, los resultados a largo plazo le debilitaron. No pudo soportar el vertiginoso talante ganador de su enemigo natural y pese a alcanzar metas insospechadas en suelo europeo, su ambición nacional fue mucho menor que años anteriores. Una plantilla mucho más corta, alejada del potencial necesario para competir en todos los frentes y la necesidad imperiosa de vender cada año a una de sus estrellas (precisamente traspasar a Gotze al Bayern, no refuerza sus intenciones), ha vuelto a deparar un verano con humildes pretensiones, aunque con buenos movimientos mercantiles para intentar no distanciarse en exceso de sus metas. Si un Bayer Leverkusen que se ha reforzado muy bien y con inteligencia para mejorar sustancialmente su proyecto o un Schalke siempre irregular y en mitad de una época transitoria, lograran encontrar cierto auto-control de sus cualidades, la Bundesliga podría ser más abierta de lo que parece apuntar. Soñar con una recuperación de Werder Bremen, Hamburgo o Stuttgart suena más a deseo imposible que a realidad latente.

Mejores fichajes: Más gastos que nunca han provocado este curso los dos grandes candidatos al título, pero resulta difícil asumir que Mario Gotze (37 millones) o Thiago Alcántara (25 millones), no acaben encontrando su hueco en las poderosas y experimentadas estrellas muniquesas. Dos de los mejores proyectos de futuro, ya consolidados en la élite con títulos y galardones individuales, que aportarán más clrividencia y talento en diferentes zonas del terreno de juego. Ellos representan el presente pero también un futuro lleno de virtuosismo a coste altísimo, pues pese a sus últimos pagos, el club bávaro jamás era pretencioso en este tipo de negociaciones. El nivel económico del campeonato se ha disparado y se nota en los refuerzos y en el atractivo que ahora provocan en Europa los clubes alemanes, pues solo así se explica que Aubameyang y Mkhitaryan, dos de las grandes revelaciones del pasado año en el continente, hayan terminado fichando por los amarillos (13 y 27 millones de euros detalladamente). Una nueva pareja para ampliar alternativas ofensivas en base, sobre todo, a una segunda línea aún más poderosa. El quinto y definitivo fichaje atractivo del curso estaría mucho más disputado, pero tras sus buenos años en el Hamburgo, el sur-coreano Heung-Min Son, se ha ganado ese derecho por ambición e inteligencia, la de saber que aceptando la oferta del Leverkusen (pagó 10 millones) tendría un valor seguro en el conocimiento del campeonato-contexto.

Previsión: Campeón: Todo aquello que suponga ver la Ensaladera en manos de un club distinto del Bayern en el mes de mayo, será una de las consideradas mayores sorpresas de los últimos tiempos. Son campeones de Europa, tienen una de las mejores plantillas del mundo (sino la mejor), se han reforzado con mucha inteligencia buscando explotar susmejores virtudes y, además, han contratado al entrenador más laureado-mediático de los últimos tiempos con la sola intencion de ser inexpugnables. Dortmund parte desde un segundo escalón, pero lo suficientemente lejano para considerarlo una sorpresa si se produjese.

Revelación:Nos encanta pensar en un futuro donde, mirando hacia atrás, supimos lo que iba a ocurrir. Jugando a eso, la percepción que me dejan las buenas pretensiones-refuerzos del Leverkusen, servirían para destacarle, aunque tampoco sería una revelación como tal después de ser un clásico. Bucenaod más en las catacumbas del fútbol germano, seguro que algún club inesperado se mete muy arriba. Si eso ocurre pronto (motivo principal que impulsa a muchos clubes en últimos años debido a su buena cabeza), podría volver a deparar alguna jornada más adelantada aún con Eintracht, Hoffenheim o Mainz soñando por metas mucho más altas de las previsibles en ellas. Si no existe opción al salto de ningún club particular, no cre que ninguno de ellos sea revelación salvo que saquen al Bayern de su visión ganadora.

Decepción: En un campeonato donde la ‘serie B’ o los animadores, dependen únicamente de clubes muy humildes o de gigantes que llevan años en un nivel alejado de exigido, es muy complicado hablar igualmente de decepciones. Quizás la fragilidad del Werder Bremenn o Stuttgart, sean ya alicientes de temeridad para el curso, pero igualmente entraría dentro de las previsiones de los últimos años. En ellas, se han colado positivamente clubes como Friburgo o Mainz.

Todos los articulos curiosos de nuestra sección Quesito Naranja

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche